Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Annan reconoce el fracaso de su plan de paz y busca la cooperación de Rusia

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria busca la cooperación de Rusia

Estados Unidos condena enérgicamente la masacre del miércoles en Al Qubeir

Kofi Annan, ante la Asamblea General de la ONU, el 7 de junio.
Kofi Annan, ante la Asamblea General de la ONU, el 7 de junio. AFP

“El plan de paz no se está cumpliendo”. El enviado especial de las Naciones Unidas y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, expresó este jueves pesimismo sobre la situación en aquel país, después de la nueva masacre perpetrada el miércoles en Al Qubeir, una localidad a la que el régimen de Bachar el Asad impidió acceder a los observadores internacionales. Reconociendo el fracaso de su plan de seis puntos hacia la transición democrática, Annan inició este jueves una iniciativa en la ONU para forzar a China y, sobre todo, Rusia, a que autoricen una condena vinculante en el Consejo de Seguridad.

“Hoy, a pesar de que Siria aceptó el plan de seis puntos y la entrada de una valiente misión de observadores de la ONU, debo ser honesto y confirmar que ese plan de paz no se está cumpliendo”, admitió ante la Asamblea General Annan, quien se reunió con Asad hace 10 días. “La comunidad internacional está unida, pero ahora debe llevar esa unidad a un nivel superior. Debemos encontrar la voluntad y el consenso necesarios para tomar medidas y actuar como si fuéramos uno. Acciones o intervenciones individuales no resolverán la crisis”.

A pesar de que Siria aceptó el plan de seis puntos, debo ser honesto y confirmar que ese plan de paz no se está cumpliendo"

Kofi Annan, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas

Annan, que también advirtió del riesgo de una guerra civil, se dirigió a la Asamblea General solo horas después de que las fuerzas leales al régimen de El Asad dispararan a unos observadores de la ONU que trataban de acceder a Al Qubeir, donde los rebeldes aseguran que fueron aniquiladas 80 personas. El plan de seis puntos de Annan contemplaba un alto el fuego, declarado en abril; la retirada de tropas de los centros de población, y el acceso de ayuda humanitaria al país. La aniquilación de 108 personas en la localidad de Hula, el 25 de mayo, provocó ya dudas sobre la intención del régimen de cumplir el programa de Annan.

El nuevo plan del enviado especial pasa, según fuentes de la diplomacia estadounidense, por la creación de un grupo de contacto en el que podrían integrarse los miembros del Consejo de Seguridad, incluidos Rusia y China -que hasta ahora han vetado las resoluciones de condena en ese organismo- y otros países de Oriente Próximo con influencia sobre Damasco, como Turquía, Qatar o Arabia Saudí. El Gobierno francés descartó este jueves que las potencias occidentales buscaran implicar a Irán en las negociaciones organizadas bajo el rótulo de ‘Amigos de Siria’, que se han celebrado ya en Túnez y Estambul y que se reanudarán el 6 de julio en París.

Rusia, sin embargo, recalcó este jueves que no permitirá bajo ninguna circunstancia, que el Consejo de Seguridad autorice la intervención armada en Siria. “No va a haber intervención extranjera autorizada por el Consejo de Seguridad, lo garantizo”, dijo este jueves el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, en una visita a Kazajistán, según informa la agencia RIA Novosti. Rusia tiene asiento permanente, y por lo tanto poder de veto, en el Consejo de Seguridad de la ONU, junto a China, Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Aliado tradicional de Damasco, Moscú ha censurado la aprobación de una resolución de condena a ese régimen en dos ocasiones en el pasado año.

A pesar de las advertencias de Rusia, la Casa Blanca defendió este jueves una solución de consenso al problema sirio. "Instamos de nuevo a todas las naciones a renunciar al apoyo a ese régimen brutal e ilegítimo, y a que se unan en el cometido de respaldar la transición política en Siria", dijo este jueves el portavoz de Barack Obama, Jay Carney, en un comunicado. “El futuro de Siria se verá determinado por la ciudadanía siria, y la comunidad internacional debe unirse para apoyar sus aspiraciones legítimas”.

Previamente, la jefa de la diplomacia norteamericana, Hillary Clinton, había criticado con duras palabras la masacre de Al Qubeir. “El Asad se la ha jugado con un doble o nada, con estos actos de brutalidad y de hipocresía. Siria no será y no puede ser una nación pacífica, estable y aun menos democrática hasta que El Asad se vaya", dijo la secretaria de Esado en una conferencia en Estambul, informa Reuters. “El Gobierno sirio debe aplicar el plan Annan, El Asad debe traspasar el poder y abandonar Siria y debe haber negociaciones para un Gobierno de transición que debe dar lugar a una Siria democrática y bajo control civil".