Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Máxima alerta entre los líderes de la UE

Los dirigentes europeos del G-20 preparan la cumbre de México por videoconferencia

Algunas de las banderas de la UE que ondean frente a la Comisión Europea en Bruselas.
Algunas de las banderas de la UE que ondean frente a la Comisión Europea en Bruselas. EFE

A solo dos días de unas elecciones que amenazan con hacer explotar la unión monetaria, Europa baraja las reformas necesarias para salvar el euro. Pero mientras el médico termina de decidirse por la medicina, las dosis y los plazos, el enfermo corre el riesgo de quedar desahuciado. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, convocó este viernes una videoconferencia con los líderes de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España para preparar el G-20 del próximo lunes y martes en Los Cabos, al oeste de México. Quedan dos semanas para la cumbre en la que Los Veintisiete deberán presentar un plan creíble contra la crisis.

Hace tiempo que Bruselas insiste en señalar el camino para salvaguardar al euro de futuras embestidas: la unión bancaria y fiscal. Hoy lo repitió el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. El finlandés pidió avanzar en la integración, pero quitó esperanzas a los que confían en unas reformas rápidas. " deberían ayudar a reinstaurar la confianza de los mercados, pero los inversores deben dar tiempo a Europa", dijo en una conferencia organizada en Bruselas por Goldman Sachs.

Rehn aseguró que una mayor integración convencería a los inversores de que la unión monetaria es un proyecto irreversible y de que el euro no fracasará, sino que se hará más fuerte. "Soy consciente de que los mercados se mueven rápido. Pero nosotros perderemos el proceso de integración si perdemos a los ciudadanos", aseguró, en una clara mención a las resquemores que en los países más ricos de Europa levanta la idea de asumir riesgos para evitar el desastre de sus socios del sur.

Mientras los líderes arrastran los pies detrás de una crisis que parece interminable, Bruselas se muestra incapaz de empujar a los Gobiernos en busca de una solución. Basta como ejemplo la reforma del sector financiero presentada por la Comisión hace la semana pasada. La propuesta, que ni siquiera incluía un organismo de resolución común para toda la eurozona, se presentó como una cura para crisis futuras, pero no ofreció ninguna clave para luchar contra la que recorre buena parte del continente.

"La unión fiscal y monetaria es imprescindible. Los líderes tendrán que comprometerse a lograrlo en la próxima cumbre. Pero estas medidas, pensadas para el largo plazo , no son suficientes. El Banco Central Europeo es el único con poder para solucionar los problemas a corto plazo", resume André Sapir, del Instituto Bruegel. Sapir reclama que la reunión de finales de junio no incluya solo declaraciones de intenciones, sino medidas concretas con un calendario de actuación.

Las dos próximas semanas prometen emociones fuertes. Con los mercados presionando sobre España e Italia, los líderes de las mayores potencias del planeta se verán las caras el lunes y martes en México. Todo apunta a que ahí se acentuarán las presiones de EE UU y otros países sobre la canciller alemana para que tome medidas más decididas contra la crisis.

Angela Merkel dará la batalla. "Alemania no tiene recursos ilimitados para sacar por sí sola a Europa de la crisis", dijo solemne el jueves en el Bundestag. Más tarde llegarán las reuniones del Eurogrupo, del Ecofin y el encuentro de Merkel, François Hollande, Mario Monti y Mariano Rajoy en Roma. Las negociaciones previas servirán para cocinar el acuerdo que debe salir el 28 y 29 de junio. Entonces se verá si Europa ha encontrado definitivamente la cura al virus con el que se ha infectado o continuará en la UVI hasta nadie sabe cuándo.