Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro de Rumanía, acusado de plagiar su tesis doctoral

Ponta, que tiene un enfrentamiento abierto con el presidente Basescu, acusa a este de estar tras las revelaciones de 'Nature'

El primer ministro Víctor Ponta, este lunes en Viena.
El primer ministro Víctor Ponta, este lunes en Viena. AFP

Con semblante serio y una mirada dispersa, el primer ministro rumano, Victor Ponta, salió a la palestra este martes para defenderse de las acusaciones de plagio por parte de la revista científica Nature y el periódico alemán Frankurter Allgemeine Zeitung. Los prestigiosos medios extranjeros sostienen que el socialdemócrata copió pasajes enteros de su tesis doctoral en Derecho, realizada en 2003, de autores célebres en este campo sin apenas citarlos.

Ponta cree que la mano negra de esta maniobra política, a la que calificó de “guerra política”, viene del propio presidente Traian Basescu para que este desista a representar al país balcánico en el próximo Consejo Europeo, que se celebrará los días 28 y 29 de junio. “No sé por qué Basescu no se ha acostumbrado conmigo, no cedo a este tipo de ataques. Todo el mundo era consciente de que hallaría un expediente, ya conocemos al presidente lo suficiente para que no nos sorprenda con estas cosas”, ha subrayado el líder de la coalición gubernamental de la Unión Social Liberal (USL), que gobierna en cohabitación.

“Mientras me reunía con altos cargos y empresarios austríacos, Basescu y sus amigos se ocupaban de mi tesis doctoral”, ha proseguido el premier, quien reconoció que podría haberse equivocado al mencionar las fuentes: “El único reproche que me pueden hacer es que no puse a los autores en las notas a pie de página sino al final como bibliografía”.

Nature esgrimió el lunes que ha visto una serie de documentos recopilados que demuestran que la tesis sobre la Corte Penal Internacional ha sido parcialmente plagiada y explicó que fue entregada por un presunto denunciante anónimo, quien podría ser el ex ministro de Educación, Daniel Funeriu, según Ponta. “¿A quién denuncio ante la justicia? Funeriu desempeña una tarea; no te puedes enfadar con quien ejecuta la orden del presidente”, ha indicado.

“La evidencia de plagio es abrumadora”, afirmó a Nature el presidente del Consejo de Rumania para el Reconocimiento de los Títulos Universitarios, Marius Andruh.

Las acusaciones de plagio están alimentando una gran polémica entre la clase política europea que, incluso, llegaron a causar la dimisión del ministro alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, y del presidente de Hungría, Pal Schmitt. “¿De qué tengo que dimitir? ¿de Doctor?”, ha señalado Ponta ante el asedio de preguntas lanzadas por los periodistas. “¿Qué hacer ahora, vengarme de Basescu? Estos son sus métodos que han provocado que tenga un 5% de confianza de la población”, ha añadido.

El líder socialdemócrata ha lanzado diatribas contra el jefe de Estado a quien le ha acusado de utilizar el “chantaje y la calumnia”. “Se trata de una guerra política entre ambos. Cada día hay una batalla que se tiene que frenar; además, hay que limpiar a la sociedad de estos métodos que, probablemente, durarán hasta noviembre”, cuando se celebren las elecciones legislativas, ha asegurado Ponta.

El tutor de su tesis doctoral y ex primer ministro socialdemócrata, Adrian Nastase, ha justificado esas páginas copiadas en su blog personal al señalar que “este tipo de lenguaje jurídico no se puede modificar”. Además, ha achacado al presiente rumano de estar detrás de este escándalo para cubrir el varapalo sufrido por su formación, el Partido Democrático Liberal (PDL), en las elecciones locales, a principios de junio, en las que perdió casi todas las capitales de provincias.

“Estoy convencido de que Ponta no se verá intimidado ante estos ataques”, ha explicado Nastase. Sin embargo, la presión de la opinión pública ya ha ocasionado problemas en el flamante Ejecutivo, que se formó hace poco más de un mes. Uno de sus ministros se vio obligado a presentar su dimisión tras mentir en su curriculum vitae.