Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Najat Belkacem, ministra portavoz del Gobierno francés

“Lo importante son los méritos, no la herencia”

La ministra portavoz del Ejecutivo de Hollande considera que la lucha contra la extrema derecha y el populismo se ganará "manteniendo la promesa republicana: respeto para todo el mundo y derecho de todo el mundo al éxito"

Najat Belkacem, ministra portavoz de Francia. Ampliar foto
Najat Belkacem, ministra portavoz de Francia. AFP

Nacida en la aldea rifeña de Beni Chiker hace 34 años, emigrada de pequeña a Francia, donde su padre encontró un trabajo de albañil, criada en un suburbio, educada en la escuela pública y licenciada en Ciencias Políticas, Najat Belkacem es hija de la meritocracia republicana. Casada y madre de dos gemelas, esta joven franco-marroquí es hoy la ministra portavoz del primer Gobierno de François Hollande.

Pregunta. En sus candidaturas para las legislativas del pasado domingo, el PS apostó por la paridad entre hombres y mujeres y por la diversidad de orígenes. Parece hacer funcionado. Esta Asamblea Nacional es la más variada de la historia, ¿no?

Respuesta. Sí, vamos en la buena dirección. Pero queda aún un largo camino hasta que la representación de la soberanía nacional sea la fiel imagen de la Francia actual, con todos los componentes de su diversidad. Así que vamos a mantener nuestro esfuerzo y vamos a incitar a la derecha francesa a demostrar mayor voluntad. Nos hemos comprometido a suprimir la financiación pública de los partidos políticos que no contribuyan a la paridad. Tanto la paridad entre hombres y mujeres, como la renovación de las generaciones, la multiplicidad de las trayectorias sociales y la diversidad de los orígenes en la clase política, son objetivos republicanos. Respecto a lo que acaba de ocurrir en las elecciones, lo que más me satisface es que la exigencia de paridad, que durante mucho tiempo era percibida como una carga, ha terminado por imponerse como un activo para convencer.

P. Usted lleva unos años defendiendo lo que denomina “la pluralidad visible”. ¿Cómo explica que el paso en esa dirección que acaba de dar Francia haya ido acompañado por un nuevo ascenso del Frente Nacional?

R. En efecto, una Asamblea que va teniendo el verdadero rostro de Francia se inscribe en esta necesidad de visibilidad a la que concedo gran importancia. El miedo al otro se alimenta de la ignorancia, del desconocimiento. Las razones del voto al Frente Nacional son complejas, pero estoy convencida de que una sociedad abierta, diversa, orgullosa de sí misma, en la que los valores de la República sean transmitidos y respetados y en la que la igualdad de oportunidades sea una realidad, será una sociedad que rechazará el populismo. El combate contra el Frente Nacional se ganará manteniendo la promesa republicana: respeto para todo el mundo y derecho de todo el mundo al éxito.

P. Entiendo que usted es de los que piensan que francés es aquel que se adhiere a los valores de la República, sea cual sea su procedencia.

R. Claro, y más que nunca en un mundo abierto como el nuestro. Las fronteras, las naciones y el control de los flujos migratorios existen, por supuesto, pero la República es un ideal universalista, humanista, tolerante y laico que no excluye a priori a nadie. La meritocracia republicana debe ser una realidad para todos los franceses, sea cual sea el modo cómo han llegado a ser franceses. Estoy convencida de ello, y ese es uno de los compromisos más fuertes del presidente Hollande con las nuevas generaciones. Cada uno debe poder encontrar su lugar en la sociedad de mañana en función de sus méritos, no de su herencia.