Selecciona Edición
Iniciar sesión

“La matanza fue provocada por francotiradores”

El líder de la Liga Nacional de Carperos afirma que tras la matanza hay miembros de la policía

El origen de la crisis que provocó la destitución del ya expresidente paraguayo Fernando Lugo fue el desalojo de una finca. A principios de este mes decenas de familias instalaron sus carpas en una hacienda cercana a la localidad de Curuguaty, unos 300 kilómetros al norte de Asunción. No era un terreno cualquiera. Pertenece a Blas N. Riquelme, un empresario de 83 años vinculado al partido conservador Colorado y dueño de uno de los mayores grupos empresariales del país. Cuando la policía llegó al lugar el 15 de junio se topó con unos 50 campesinos pertenecientes a la Liga Nacional de Carperos. En unas circunstancias aún no aclaradas se produjo un tiroteo en el que murieron seis agentes y 11 campesinos. La oposición responsabilizó de la matanza a Lugo, le acusó de “tolerar y apoyar” a los carperos. La Cámara de Diputados solicitó el pasado jueves un juicio político y al día siguiente el Senado le condenó y destituyó por “mal desempeño de sus funciones”. Pero, ¿qué pasó realmente en la finca?

Según la prensa paraguaya, la policía sufrió una emboscada. La versión de José Rodríguez, líder de la Liga Nacional de Carperos, es distinta: “Cuando se llevaba adelante el diálogo entre el representante de los carperos y el jefe de los policías hubo un disparo que, de acuerdo con la versión de los supervivientes campesinos heridos, vino de la policía. Pero los análisis forenses aseguran que no vino ni de la policía ni de los campesinos, sino de francotiradores que se apostaron en las inmediaciones y dispararon al cuello y a la cabeza. Tiraron un hueso para que nos peleáramos como perros. Ya se intentó hacer esto en otros dos desalojos. Pero entonces pudimos descubrir a los francotiradores infiltrados en nuestras filas. Esta vez cambiaron su modo de operar, lo hicieron de forma solapada y a distancia. Evidentemente, detrás de esa matanza estaba gente de la política con nombre y apellidos”.

"[Federico] Franco siempre ha amenazado con barrer de carperos el país. Y ahora nos han estigmatizado como delincuentes y criminales"

José Rodríguez, líder de la Liga Nacional de Carperos

Jorge Riquelme, hijo del propietario de la finca y abogado de 53 años, explicó que el grupo Riquelme había renunciado hace años a la explotación de esos bosques para preservar su riqueza biológica. “Pero estos supuestos campesinos sin tierra lo que hacen es cortar la madera y marcharse a venderla a otra parte para después invadir otros bosques, cortar y volver a vender”.

José Rodríguez, sin embargo, cree que el terreno lo usurpó Blas Riquelme al Estado. “Todo el mundo sabe que en los cajones del Poder Judicial duerme el juicio que planteamos hace cuatro años contra esa propiedad. Los jueces lo cajonearon porque saben que ese señor se apropió de las tierras ilegalmente en 2004. Pero gracias al poder del dinero y de la influencia política aquí se puede conseguir la orden judicial para un desalojo, aunque esas tierras no le pertenezcan a uno”.

Rodríguez cree que el nuevo presidente, Federico Franco, es más duro del que ya tenían. “Franco siempre ha amenazado con barrer de carperos el país. Y ahora nos han estigmatizado como delincuentes y criminales. Nosotros tenemos a miles de familias repartidas en muchas fincas ocupadas, con sus carpas y escuelas. Esperemos que no venga la policía hacia nosotros para provocar un baño de sangre”.