Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El movimiento Yo Soy 132 cerca la cadena Televisa “contra la manipulación”

Los manifestantes acampan durante 24 horas frente a las instalaciones

Ampliar foto
Protesta de Yo Soy 132 frente a Televisa. REUTERS

La cadena Televisa sigue en el punto de mira del movimiento mexicano Yo Soy 132. Este jueves, los manifestantes demostraron que forman parte de una ola de protestas de carácter global utilizando el método que antes emplearon los españoles 15-M o los estadounidenses de Occupy Wall Street: la acampada. No ha sido tan duradera como la de la Puerta del Sol o la del parque Zuccotti. Los activistas decidieron rodear durante 24 horas las instalaciones del canal en Ciudad de México en una acción simbólica y pacífica para denunciar la la "manipulación" de la campaña electoral a favor del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.

Ejerceremos una acción de desobediencia civil pacífica que no intentará ingresar a las instalaciones

La marcha arrancó la noche del jueves desde el monumento a la Revolución, donde los enojados se han reunido en las pasadas semanas para recopilar casos de fraude y compra de votos. Entre gritos de "México sin PRI" y cargando pancartas con lemas como "Queremos escuelas, no telenovelas", miles de personas caminaron bajo la lluvia hasta Televisa, donde los esperaba un fuerte dispositivo policial. A las 22.45 (05.45 de la mañana en la España peninsular), los organizadores -entre los que están sindicatos y organizaciones civiles- leyeron un texto crítico con el "contubernio Televisa-PRI" e hicieron un llamamiento por la "democratización de los medios". Con más de mil policías rodeando el perímetro, varios centenares de personas acamparon durante la noche sin que se registraran incidentes, según fuentes de la organización, que ha organizado tres turnos de protesta. La Convención Nacional contra la Imposición celebrada en Atenco (en el Estado de México) acordó la semana pasada "tomar" las instalaciones de la cadena. Los portavoces de 78 asambleas locales del Distrito Federal acordaron este lunes, en una reunión urgente, que se trataría de una toma “pacífica y simbólica”.

"Ejerceremos una acción de desobediencia civil pacífica que no intentará ingresar a las instalaciones de la empresa y no ejercerá violencia ni agresión alguna contra ningún elemento del personal de la empresa; ya que nuestra lucha es contra los monopolios mediáticos, los poderes fácticos, el poder político de la televisora; y no contra su personal o la fuerza pública. Es por ello que no se obstruirá la salida de las instalaciones y será el cerco pacífico alrededor, nuestros propios cuerpos los que cercarán la sede televisiva", anunciaron los activistas en un comunicado previo.

ampliar foto
Un manifestante en Televisa con la careta de Anonymous.

Los manifestantes han llamado a "evitar cualquier confrontación con los cuerpos policiacos o con seguridad de la empresa". Para ello, los jóvenes deben permanecer a dos o tres metros de distancia de los agentes que rodean el perímetro del edificio. En caso de sufrir una agresión, los organizadores recomiendan responder con una sentada. "Nadie marchará encapuchado o con el rostro cubierto, ni se permitirá portar objeto o arma alguna que pueda significar riesgo para esta acción", agregaron.

La protesta, que acabará sobre las 22.00 (05.00 en la Península) del viernes y que coincide con el día de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres -que retransmite Televisa- incluye mítines, actuaciones musicales y performances.

La izquierda pide un presidente interino

Mientras continúan las protestas de Yo Soy 132, la coalición izquierdista Movimiento Progresista propuso el jueves el nombramiento de un presidente interino mientras se estudia la invalidacción de las elecciones del pasado 1 de julio. "Si no se invalida la elección, México estaría gobernado por una banda de malhechores, los más corruptos y terribles del país", agregó el candidato Andrés Manuel López Obrador.

El PRI, por su parte, aseguró a través de un comunicado que México "'no puede ser rehén de los caprichos de un mal perdedor" y acusó a López Obrador de "sembrar la polarización política que conduzca a la incertidumbre y a la zozobra social, circunstancias donde sólo él y nadie más que él se beneficia".