Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de tunecinos se manifiestan por los derechos de las mujeres

El borrador de la Constitución las considera "complementarias a los hombres" en la familia

Las tunecinas disfrutaban hasta ahora del estatuto personal más avanzado del Magreb

Una manifestante, con un cartel que dice "no toques mis derechos".
Una manifestante, con un cartel que dice "no toques mis derechos". AFP

Miles de tunecinos se manifestaron en la noche del lunes para que la igualdad de derechos de las mujeres sea consagrada en la nueva Carta Magna que redacta la Asamblea Nacional Constituyente. La manifestación fue convocada por el sindicato mayoritario Unión General de los Trabajadores Tunecinos (UGTT), la Asociación de Mujeres Demócratas y la Liga Tunecina de Derechos Humanos, entre otras organizaciones.

Los asistentes, alrededor de 6.000 y en su mayoría mujeres, corearon consignas contra el partido islamista Ennahda, que encabeza la coalición de Gobierno, y a favor de “la igualdad efectiva de todos los tunecinos”. La marcha se desarrolló pacíficamente por el centro de la capital, aunque la presencia de grupos de barbudos enturbió el ambiente.

Los manifestantes conmemoraban además el aniversario de la promulgación del Código de Estatuto Personal (CSP, en sus siglas en francés), el 13 de agosto de 1956, que abolió la poligamia y el repudio y era el más avanzado del Magreb. El borrador de la futura Constitución, sin embargo, establece en su artículo 28 que las mujeres son solo “complementarias a los hombres” en el seno de la familia, algo que los manifestantes exigen sea retirado. “El futuro de Túnez no puede contemplarse sin las mujeres”, manifestó durante la marcha Maya Jribi, secretaria general del Partido Republicano.

El gubernamental Ennahda (Renacimiento), que gobierna en coalición con dos partidos de centro-izquierda, se halla en medio del fuego cruzado de los salafistas, que demandan la introducción de la sharía (ley islámica), y los partidos de oposición laicos, que han denunciado lo que consideran un “atentado al principio de igualdad entera y efectiva” entre los dos sexos y una ofensa a las mujeres, además de ir “contra los objetivos de la revolución” que el 14 de enero de 2011 desalojó del poder al presidente Zine el Abidine Ben Alí.

El partido islamista niega además su intención de limitar los derechos de la mujer y subraya que la igualdad de los sexos será mencionada en el preámbulo de la futura ley fundamental.

En Sfax (260 kilómetros al sur de la capital), un millar de personas se manifestaron por el mismo motivo. Las marchas, que tuvieron lugar tras la ruptura del ayuno de ramadán, han sido las más importantes desde que las fuerzas de seguridad abortaran violentamente una concentración no autorizada en Túnez la primavera pasada.

La oposición al Gobierno también viene de otros sectores. Unas 2.000 personas se manifestaron contra el Ejecutivo en Sidi Buzid, localidad natal del verdulero cuya inmilación desencadenó la primera revolución árabe. La marcha era la culminación de una huelga seguida por el 90% de los negocios de la localidad, según un representante del Frente 17, uno de los convocantes. "El pueblo quiere la caída del régimen", corearon los manifestantes, precisamente el lema más repetido en las revueltas que han sacudido a la región.