ENTREVISTA

"El Gobierno mexicano me dijo: 'Sería mejor que salieras unos meses del país”

La periodista y escritora mexicana explica a EL PAÍS las circunstancias que la llevaron a abandonar su país en medio de amenazas contra su seguridad y la de su familia

Lydia Cacho, periodista y escritora mexicana. / Marcel·lí Sàenz

El escritor italiano Roberto Saviano ha dicho de ella que “es un modelo para cualquiera que quiera convertirse en periodista”. El autor de Gomorra escribió eso en el prólogo de Esclavas del Poder, un viaje al corazón de la trata sexual de mujeres y niñas en el mundo, el libro-denuncia al que Lydia Cacho (México DF, 1963) atribuye el que hoy se encuentre fuera de su país, escondida, tras haber recibido una amenaza que se toma muy en serio.

“Hay gente que piensa que lo de las amenazas es una cantaleta. Yo también estoy harta, muy harta de tener que hacer público el hecho de haber sido amenazada, pero también creo que precisamente el que no me quedo callada, el que investigo quién hace la amenaza y digo los nombres, el hecho de que aporto evidencia, esa actitud es una de las razones por las que sigo viva”, dice Lydia Cacho vía telefónica en entrevista para EL PAÍS.

El 3 de agosto pasado se supo que Cacho, que desde hace más de 20 años tiene su domicilio en Cancún, Quintana Roo, había abandonado México más que por la amenaza —“siempre es muy impresionante contestar y que te digan que te van a entregar hecha pedazos a tu familia”—, por lo que esta implicaba: su anillo de seguridad había sido violado.

“Desde hace años tengo, por razones de seguridad, una radio satelital que es prácticamente imposible de intervenir a menos que tengas un equipo muy sofisticado, equipo que solo tienen altos mandos de los carteles y de la Marina Armada de México. Con la Marina no tengo ningún problema, así que entonces solo nos queda alguno de los cárteles que viven y tienen asentados sus reales en Quintana Roo”, explica Lydia.

Tras la amenaza, la periodista llamó a sus abogados y a unos asesores extranjeros, a quienes no identifica, especializados en rescate de personas secuestradas. “En un par de horas me dijeron que tenía que salirme de inmediato. En otras ocasiones me han dado otro tipo de instrucciones, pero ahora me dijeron: ‘Toma tu pasaporte y salte de inmediato, porque esto no lo puede hacer cualquiera, y tienen que haberlo hecho a menos de cinco kilómetros de tu casa”.

La activista contra la trata de mujeres ha recurrido a la seguridad privada

En enero de este año se informó de que Lydia Cacho se había visto forzada a limitar las actividades del CIAM, Centro Integral de Atención a las Mujeres, un refugio secreto para mujeres y sus hijos que enfrentan una situación de violencia de género, familiar y sexual. Ahora, quien ha brindado apoyo a miles de mujeres en ese centro desde el año 2000, ha tenido que salir al extranjero, por amenazas que ella ubica en su trabajo periodístico de denuncia de las redes mexicanas de pederastia (su libro de 2005 Los demonios del Edén. El poder detrás de la pornografía infantil es una referencia en la materia) y de las mafias internacionales dedicadas a la trata sexual de mujeres desnudado en 2010 en Esclavas del Poder.

“Me queda claro que mi trabajo periodístico es de alto riesgo. Y justamente porque soy una mujer de 50 años que sabe que su trabajo es de alto riesgo también me cuido muchísimo”, dice Lydia, que subraya que ya no es posible tomarse a la ligera las amenazas, como ella cree que han hecho algunos periodistas mexicanos que posteriormente fueron asesinados.

No vienen buenos tiempos. Son tiempos para los carroñeros”

“Cuando estuve hace unos meses en Veracruz platicando con Regina Martínez (asesinada el 28 de abril pasado) me dijo que había recibido comentarios que parecían amenazas, o algunas amenazas veladas de miembros del Gobierno de Veracruz, pero un poco hasta riéndose, diciendo: 'Es que los que te amenazan no te matan, cuando te van a matar te acaban y ya, punto, nadie te avisa'. Probablemente antes sí sucedía eso, pero en los últimos años los periodistas hemos aprendido que la delincuencia organizada y los personajes del poder corrupto a quienes estamos evidenciando con nuestro trabajo, están convirtiendo las amenazas en parte de sus ceremonias de poder. Primero vienen las amenazas en cierta forma y después viene la muerte. Es parte de su propia ceremonia de violencia. Me queda muy claro eso y no estoy dispuesta a integrarme en las cifras de los muertos. Yo quiero estar en las cifras de las vivas y prefiero estar en las de las perseguidas, que en las de las muertas”.

Lydia explica que en México los periodistas que trabajan en la Ciudad de México no ven el nivel de descomposición y los riesgos que afrontan los informadores en los estados. “Lo que nos hace falta hacer como periodistas es realizar un mapeo de nuestros propios Estados y de los riesgos que corremos, y de cómo están cambiando las cosas. Creo que es lo que nos está faltando, poder hacer evaluaciones distintas, poder tener asesorías de grupos más especializados”. Lydia se congratula de que a ella, de manera gratuita, le han brindado apoyo expertos extranjeros en seguridad personal, pero sabe que ella es una excepción.

Porque recurrir a las autoridades mexicanas en búsqueda de protección y de justicia no es una opción, denuncia Lydia. “La última recomendación que yo tuve de Marisela Morales, procuradora general de la República, ante la amenaza pasada, fue: ‘Sería mejor que te salieras unos meses del país. En este momento la mejor recomendación que nos pueden hacer a los periodistas es que nos salgamos del país, ellos no tienen ni la voluntad ni los recursos para investigar. Es un fracaso absoluto”.

La periodista, que ha recibido múltiples premios internacionales por su trabajo, ve con pesimismo el futuro en México, donde el Partido Revolucionario Institucional regresará en diciembre a la presidencia de la República: “No vienen buenos tiempos para México, son buenos tiempos para los carroñeros, pero no para la sociedad. Y creo que es cuando el país más nos necesita, a periodistas que estemos dispuestos a seguir dando la batalla en los estados y seguir cubriendo asuntos locales que puedan hacer alguna diferencia para el fortalecimiento de la sociedad”.

Al concluir la entrevista, Cacho reitera que regresará a su país apenas tenga de nuevo un esquema de seguridad que la deje tranquila. “Yo por supuesto que quiero volver a mi país, ¡nomás faltaba que me desterraran! Lo que pasa es que no me quiero jugar la vida sin, por lo menos, hacer el esfuerzo de cuidarme muchísimo y cuidar a mi gente”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Nueva York, entre la protesta y la reconciliación

Miles de personas provocan cortes de tráfico mientras víctimas y policías debaten sin descalificaciones

“Tengo la conciencia tranquila”

El policía blanco que mató al afroamericano desarmado Michael Brown en Ferguson asegura en sus primeras declaraciones públicas que actuó como debía

No pague dinero a nadie (todavía) para acogerse a reforma migratoria

Instituciones y abogados advierten a los inmigrantes de que intentarán estafarles con los trámites de la nueva amnistía

Cárdenas se plantea dejar el PRD tras su cara a cara con la cúpula

La crisis de la izquierda se ahonda tras el encuentro entre el fundador del partido, que anuncia su marcha, y su cuestionado presidente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana