Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martine Aubry se despide del PS francés con una reivindicación de más Europa

La secretaria general saliente asegura que la victoria de Hollande ha producido un cambio en la UE

Aubry saluda en la clausura de las jornadas de La Rochelle.
Aubry saluda en la clausura de las jornadas de La Rochelle. AFP

“Soy y seré siempre una militante”. Con estas palabras se ha despedido esta mañana la primera secretaria del Partido Socialista (PS) francés, Martine Aubry, que con casi toda seguridad dará el relevo en la cúpula a finales de octubre en el Congreso de Toulouse, durante la clausura de la Universidad de Verano de La Rochelle. En un discurso de más de una hora, con tono combativo, e interrumpida por los aplausos y los gritos de “gracias, Martine”, la alcaldesa de Lille ha defendido con fuerza el balance de los tres primeros meses del presidente François Hollande y asegurado que con su victoria se había producido una “ruptura” a escala europea. Aubry ha instado al partido a seguir trabajando por mantenerse en el poder y buscar un enfoque más europeísta en sus propuestas.

“Quiero daros las gracias por el inmenso trabajo realizado, que ha permitido a François Hollande traer el cambio en 2012”, concluyó Aubry ante una sala llena y antes de recibir la ovación de los militantes y los ministros presentes, puestos en pie, en la clausura de las primeras jornadas de la Rochelle en más de una década como partido en el poder. “Lo único que me queda por pediros es que seáis más militantes que nunca para transformar esa esperanza levantada en 2012 de un nuevo futuro para Francia; ese es el papel del Partido Socialista”.

Durante más de una hora, la todavía primera secretaria ha hecho una defensa cerrada de los 100 primeros días de la presidencia de Hollande y del Gobierno de Jean-Marc Ayrault, criticado por su lentitud tanto por la derecha como por el Frente de Izquierda de Jean-Luc Mélenchon. “Durante estos primeros 100 días, ha habido una preparación para la segunda etapa”, apuntó Aubry, explicando que su trabajo debía inscribirse en la continuidad. “A menudo pasamos por el poder sin quedarnos. Yo quiero dos mandatos para François Hollande”, aseguró la principal rival del mandatario en las primarias socialistas.

Pero sobre todo, Aubry ha insistido en la importancia del cambio en la construcción de una nueva Europa, por oposición al tándem formado por la canciller alemana Angela Merkel y el expresidente francés Nicolas Sarkozy. “Europa ha cambiado de dirección”, aseguró. “Si François Hollande no hubiera dado un golpe en la mesa en la cumbre europea de los días 28 y 29 de junio, ¿habría sobrevivido el euro al verano? No lo creo”, dijo Aubry. “Pienso en todos esos pueblos que lo están pasando mal, en los italianos, los españoles, los griegos, que dicen ‘al final [necesitamos] el crecimiento para reemplazar a la austeridad, un poco de cielo despejado’… pues ese cielo despejado lo vamos a ampliar, ese combate lo vamos a mantener, queda mucho por hacer”.

Al PS, que ha dirigido durante cuatro años, le ha fijado cuatro ejes para el futuro: apoyar al Gobierno y mantenerlo conectado con las preocupaciones de los franceses; anticipar los desafíos del futuro con propuestas novedosas; asegurar el relevo generacional y “europeizar” su enfoque. “A menudo tenemos propuesta muy franco-francesas”, recalcó Aubry en su discurso. Su prioridad debería ahora pasar por las elecciones europeas de 2014, unos comicios en los que el PS no suele lograr muy buenos resultados, y por multiplicar los contactos con los socios europeos para defender una política conjunta y lograr por ejemplo un candidato común a la presidencia de la Comisión Europea.