Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU incluye al clan Haqqani en su lista de organizaciones terroristas

El grupo es el responsable de varios de los atentados más sangrientos contra las tropas estadounidenses destinadas en Afganistán

Jalaludin Haqqani señala un mapa de Afganistán, en 2001.
Jalaludin Haqqani señala un mapa de Afganistán, en 2001. REUTERS

Estados Unidos ha decidido incluir al clan Haqqani en su lista de organizaciones terroristas. Este viernes, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha remitido una carta al Capitolio anunciando que el su resolución, dos días antes de que culminara el plazo que le concedió el Congreso para decidir si consideraba al clan como un grupo terrorista.

“He adoptado esta medida en el contexto de la estrategia general en Afganistán, de acuerdo con los cinco puntos que el presidente Obama estableció en Mayo: incrementar la seguridad de las fuerzas de seguridad para combatir a los insurgentes; liderar la transición en Afganistán; perseguir la reconciliación; construir y asegurar nuestra alianza con Afganistán y garantizar la paz y la estabilidad en la región”, indica en su nota Clinton. Aunque el Ejército de Estados Unidos consideraba a la red de insurgentes talibanes afincada en Pakistán como una de sus principales amenazas en Afganistán, la diplomacia del país se había mostrado reticente a identificarlos como un grupo terrorista para tratar de que su líder, Sirayudin Haqqani, pudiera formar parte de la negociación de paz en el país asiático y asegurar la retirada pacífica de sus tropas.

Aunque el Ejército de Estados Unidos consideraba a la red de insurgentes talibanes afincada en Pakistán como una de sus principales amenazas en Afganistán, la diplomacia del país se había mostrado reticente a identificarlos como un grupo terrorista

La inclusión de la red Haqqani en la lista de grupos terroristas de EE UU es el primer paso para la aplicación de sanciones económicas a quienes colaboren con el grupo talibán y para poner precio a la captura de sus miembros operativos. -La semana pasada uno de los principales dirigentes, Badruddin Haqqani, fue abatido en un ataque con drones en zonas tribales de Pakistán, según confirmaron oficiales del Ejército estadounidense-.

El clan Haqqani es el responsable de los atentados más violentos de la guerra en Afganistán y está detrás de los incidentes más sangrientos que han sufrido las tropas estadounidenses desde 2008 en el país asiático. Esta guerrilla talibán, especializada en atentados suicidas y en la colocación de bombas en los arcenes de las carreteras para que estallen al paso de vehículos, es la responsable de los ataques a las Embajadas de EE UU y de la India y al cuartel general de la OTAN en Kabul y a otros hoteles en los que se hospedaban ciudadanos estadounidenses. También han tratado de asesinar al presidente afgano, Hamid Karzai.

La resolución adoptada por el Departamento de Estado supone la renuncia formal de EE UU a su propósito de sentar a la mesa de negociación para la paz en Afganistán al líder de la organización, Sirayudin Haqqani, hijo del muyahidín Jalaluddin Haqqani, su fundador. Aunque el general John Allen, el jefe de las fuerzas de la OTAN en el país asiático ha reiterado en varias ocasiones que la consideración de los Haqqani como un grupo terrorista debía considerarse una prioridad, en la Casa Blanca existían reservas por entender que ese paso podría enfriar las relaciones con Pakistán, afectar al proceso de paz y perjudicar las negociaciones para la liberación del sargento Bowe Bergdahl, en manos de los Haqqani desde 2009.

La semana pasada uno de los principales dirigentes, Badruddin Haqqani, fue abatido en un ataque con drones en zonas tribales de Pakistán, según confirmaron oficiales del Ejército estadounidense

El clan controla las provincias fronterizas pakistaníes de Paktia, Paktika y Khost, una de las principales zonas por las que la insurgencia pasa a Afganistán. Los Haqqani recibieron apoyo financiero y armanentístico de la CIA y del Servicio de Inteligencia de Pakistán (ISI), con quien EE UU sostiene que sigue vinculado, para luchar contra la Unión Soviética durante la invasión de Afganistán entre 1979 y 1989. La red ayudó a Osama Bin Laden a escapar a Pakistán cuando el Ejército estadounidense entró en el país en 2001, el mismo año en el que se vio con vida por última vez a su fundador.

Un portavoz del Gobierno de Kabul aseguró, en declaraciones recogidas por Reuters, que cualquier movimiento de Washington contra los Haqqani sería bienvenido. En Pakistán la decisión de Clinton se percibe de otra manera. Un oficial de seguridad de ese país señaló a la misma agencia que la inclusión del grupo insurgente en la lista de terroristas implicaría poner una presión innecesaria sobre Islamabad.

Más información