Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un apagón deja sin luz a la mitad occidental de la isla de Cuba

La Habana y varias provincias del interior de la isla se quedan sin electricidad

Se calcula que unos cinco millones de personas han resultado afectadas

Vídeo: Atlas / Foto: Ramón Espinosa (AP)

Gran parte de la mitad occidental de la isla de Cuba sigue a oscuras después de que un gran apagón, el más grave desde 2003, que empezó hacia las 20.00 hora local (la dos de la madrugada en España), dejara sin electricidad a toda la capital, La Habana, y a siete provincias, Pinar del Río, Artemisa, Villa Clara, Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila y Cienfuegos. En total, unos cinco millones de cubanos, la mitad de la población de la isla, han resultado afectados en el mayor incidente de este tipo en una década.

Más de cuatro horas después, hacia las 00.30 (las seis y media en España) la electricidad volvía al este y al centro de la capital aunque gran parte de la ciudad seguía a oscuras.

Lo primero que falló, a las 20.09 fue la señal de la televisión, que en ese momento emitía el noticiero. La pantalla se quedó en gris y luego se apagó toda la ciudad de La Habana. De una manera inusual, porque ha habido muchos apagones, pero ninguno tan extenso. Incluso Centro Habana, que casi nunca se queda a oscuras porque tiene un sistema de electricidad soterrada, se apagó por completo. La zona, con calles marginales, está siendo patrullada por la policía, para prevenir actos de vandalismo.

La compañía estatal Unión Eléctrica atribuyó el incidente, el más grave de este tipo en una década, a una avería en una línea de alta tensión

Los edificios oficiales, que cuentan con planta eléctrica propia, recuperaron pronto la luz. La que en ningún momento se apagó fue la escultura de hierro del Che Guevara, que adorna la fachada del Ministerio del Interior, en la plaza de la Revolución. La de Camilo Cienfuegos, en cambio, sí se oscureció, aunque fue encendida poco después.

La Habana, casi completamente a oscuras.
La Habana, casi completamente a oscuras.

Las autoridades no dieron durante horas ninguna explicación oficial. Durante la madrugada algunas informaciones apuntaban a una avería en la central termoeléctrica Antonio Guiteras, en Matanzas. Más de cuatro horas después de comenzar el apagón, la empresa estatal Unión Eléctrica anunció, en un breve comunicado leído por la televisión nacional que "La avería en una línea de alta tensión en el centro de Cuba fue la causa del apagón. [...] A las 20.08 se produjo una interrupción en una línea de transmisión de 220.000 voltios entre Ciego de Ávila y Santa Clara ocasionando afectaciones al servicio eléctrico desde Camagüey hasta Pinar del Río". Reconoció entonces el Ejecutivo que el 60% de la isla estaba a oscuras.

Según el boletín, difundido al filo de la medianoche del domingo, la empresa "trabaja para normalizar la operación del sistema eléctrico nacional" e "investiga las causas que provocaron esta avería". En algunos lugares se pidió a los vecinos que tuvieron algo de petróleo en casa que lo llevaran para intentar encender grupos electrógenos.

Ante el calor que reina en la capital —unos 30 grados— y como los ventiladores han quedado inutilizados y los niños no pueden dormir, mucha gente se ha acercado al Malecón a refrescarse con la brisa marina. Se oyen muchas sirenas de bomberos y policías, probablemente para disuadir a la gente de que salga de casa.

Lo que no se ha visto afectada es la red telefónica, ni la fija ni la móvil. El hashtag que se está utilizando en Twitter para agrupar las noticias sobre el incidente es #apagonazo.

Lo más surrealista (o alarmante) es que la radio no ha informado de nada durante horas. El resumen de noticias de las 22.00 horas de Radio Reloj, emblema de los noticieros cubanos, no dijo nada del incidente, que afecta a la mitad de los cubanos. Prefirió hablar de recetas de medallones de pescado y leyendas brasileñas sobre el agua. Luego habló de mamografías y de sembrar viandas. Finalmente, cuatro horas después de que se iniciara el apagón, la emisora confirmó que había una interrupción del servicio eléctrico.

La plaza de la Revolución no quedó a oscuras. Pero sí se quedó sin luz El Morro, el faro de la vieja fortaleza colonial española. Un detalle que se presta al chiste porque una frase popular sobre el exilio cubano dice: "El último, que apague El Morro".

Más información