Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ataques a la diplomacia de EE UU

Una turba de islamistas asalta la Embajada de EE UU en Yemen

Las protestas por el filme sobre Mahoma causan nuevos disturbios en El Cairo

Centenares de personas salen a la calle en Teherán, Bagdad y Basora

Libia ofrece plena cooperación para investigar el ataque al consulado de Bengasi

La crisis desatada por la burda película Inocencia de los Musulmanes, en la que se denigra la figura del profeta Mahoma, se extiende por el mundo musulmán y ha causado nuevos disturbios en El Cairo, un asalto a la embajada estadounidense en Yemen y protestas en Teherán, Bagdad y Basora. En Irak, una milicia islamista ha amenazado con atentar contra intereses de Estados Unidos en el país. Las autoridades afganas han ordenado cerrar el acceso al portal YouTube para impedir que los ciudadanos puedan ver fragmentos del filme. La entrega de un paquete sospechoso forzó la parcial evacuación del consulado en Berlín.

Frente a la oleada de protestas y agresiones, el presidente Barack Obama ha ordenado a su Administración elevar el grado de protección de sus misiones diplomáticas y reclamado la cooperación de los Gobiernos locales. Dos destructores de la marina estadounidense viajan rumbo a Libia, donde una unidad especial del cuerpo de los marines se desplegará para proteger a los diplomáticos.

Dos días después del letal ataque al consulado estadounidense en Bengasi, en el que falleció el embajador de Washington en Libia, la protesta por la película ha congregado esta mañana a centenares de personas cerca de la legación de Estados Unidos en Saná.

La manifestación degeneró en disturbios y en un asalto a la sede diplomática. Según los testimonios citados por la agencia Reuters, las fuerzas de seguridad abrieron fuego para dispersar a la turba, pero no pudieron impedir el acceso de los atacantes al recinto, que quemaron algunos vehículos de la legación. Posteriormente las fuerzas de seguridad lograron evacuar a los asaltantes, mientras la protesta seguía fuera del recinto.

Fuentes yemeníes sostienen que hubo una docena de heridos en el incidente, algunos de ellos de bala. Al menos 15 personas fueron detenidas.

En El Cairo, una veintena de personas han resultado heridas de levedad en choques, iniciados la noche del miércoles y que han proseguido hoy jueves, entre manifestantes y policías en las inmediaciones de la Embajada de EE UU, según han informado las autoridades egipcias.

Los incidentes se iniciaron la noche del miércoles, cuando un grupo de unos 500 jóvenes pretendía acercarse a la embajada de EE UU, situada en la vecindad de la plaza Tahrir, para protestar por la emisión de Inocencia de los musulmanes. La policía se lo impidió, y cargó contra ellos, desplazando la batalla campal a los aledaños de Tahrir. Mientras los jóvenes lanzaban piedras y cócteles Molotov a las fuerzas del orden, éstas respondían con gases lacrimógenos.

Con diversa intensidad e intermitencias, los disturbios se mantuvieron hasta entrada la mañana de este jueves. Según varios testimonios presenciales, al menos una parte de los jóvenes pertenecía a los “ultras”, la politizada hinchada del club de fútbol Ahly que sufrió en febrero una verdadera masacre en el estadio de fútbol de Port Said.

“Las fuerzas de seguridad fueron capaces de empujarlos hacia Tahrir, alejándolos de la embajada”, declaró Alla Mahmoud, portavoz del ministerio del Interior, que informó que en el transcurso de los enfrentamientos fueron incendiados dos furgones de la policía, y que los manifestantes fueron capaces de romper en algunas partes las alambradas colocadas alrededor de la legación diplomática estadounidense.

Condena del presidente Morsi

El presidente egipcio, Mohamed Morsi ha condenado los asaltos a las legaciones diplomáticas estadounidenses, así como también la controvertida cinta sobre Mahoma. “La presidencia condena en los términos más contundentes el intento de un grupo de insultar al profeta Mahoma, y condena a la gente que ha producido este trabajo radical [...] El pueblo egipcio, tanto cristiano como musulmán, rechaza estos insultos a los lugares santos”.

En su comunicado, el rais reconoce la responsabilidad de su país en proteger las misiones diplomáticas de otros países, así como también “el derecho de expresión, y de protesta pacífica según la ley”. Ahora bien, advierte que no permitirá cualquier acción irresponsable que viole la legitimidad vigente.

Por su parte, según una declaración pública de la Casa Blanca, el presidente Obama habló por teléfono con Morsi el miércoles para abordar la crisis. Además de expresar la voluntad de mantener la relación estratégica que une a ambos países, Obama le comunicó a su homólogo egipcio su rechazo “a cualquier esfuerzo por denigrar el Islam”, pero advirtió que no “hay nunca ninguna justificación para la violencia contra inocentes”.

El presidente Morsi se encuentra hoy en una visita oficial a Bruselas, la primera a un país europeo desde que asumió su cargo, con la finalidad de recabar nuevas ayudas para la maltrecha economía egipcia. En la capital belga, Morsi se entrevistará con el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, y la responsable de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

Protestas en Teherán y Bagdad

En Teherán también, según informa la agencia France Presse, unas 500 personas se congregaron ante la embajada de Suiza, que representa los intereses estadounidenses en Irán. La manifestación, convocada por una asociación de estudiantes islámicos radicales, duró un par de horas. El despliegue de centenares de agentes de seguridad evitó que los manifestantes pudieran acercarse a la legación.

En Irak, centenares de personas se manifestaron en Bagdad y Basora. La milicia islamista Asaib al Haq, responsable de numerosos ataques contra extranjeros en los últimos años, ha amenazado con atentar contra intereses de Estados Unidos. "la ofensa causada [al profeta Mohamed] pondrá en peligro todos los intereses americanos. No perdonaremos", ha dicho Jais al Jazali, líder de la milicia.

El controvertido vídeo fue supuestamente el desencadenante de la protesta frente al consulado estadounidense en Bengasi, en el este de Libia, que acabó la noche del martes en un ataque en el que perdió la vida el embajador Christopher Stevens y tres empleados de la legación.

Obama también ha conversado telefónicamente con el presidente libio, Mohamed Magarief, quien prometió plena colaboración en la investigación del ataque al consulado estadounidense en Bengasi, en el que falleció el embajador de Washington.

Más información