Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una huelga general contra la austeridad paraliza Grecia

Los tres partidos que sustentan al Gobierno griego negocian desde hace semanas nuevos recortes con la troika.- Al menos 120 detenidos en los enfrentamientos con la policía

La mayor huelga general que ha visto Grecia en lo que va del año concluyó con violentos enfrentamientos entre agentes de seguridad y manifestantes encapuchados. Decenas de miles de personas inundaron las calles de Atenas este miércoles para protestar contra el paquete de austeridad promovido por el Gobierno del conservador Andonis Samarás.

La marcha, que congregó a más de 70.000 personas según los organizadores, se dirigió al Parlamento griego bajo la consigna de "No nos entregaremos a la troika" y "Unión Europea, Fondo Monetario Internacional: ¡Fuera!".

Al final de la manifestación, docenas de manifestantes encapuchados arrojaron piedras, botellas y bombas molotóv contra los más de 5.000 agentes desplegados para proteger la seguridad durante la manifestación. La policía se enfrentó con los manifestantes en la plaza Syntagma, en frente del Parlamento griego, bajo el ruido de los helicópteros.

Policías antidisturbios se ven envueltos por las llamas de una bomba molótov durante los choques violentos de hoy, en Atenas.
Policías antidisturbios se ven envueltos por las llamas de una bomba molótov durante los choques violentos de hoy, en Atenas. EFE

Al menos 120 personas han resultado detenidas después de que algunos participantes en la marcha destruyeran kioscos de prensa y encendieran fuego a contenedores de basura. "No podemos más. Estamos desangrándonos. No podemos criar así a nuestros hijos", dijo Dina Kokou, una profesora de 54 años y madre de cuatro hijos que recibe una paga de 1.000 euros al mes.

"Estos recortes nos están matando"

La huelga de 24 horas, convocada por los dos mayores sindicatos del país (que representan la mitad de los cuatro millones de trabajadores griegos) ha sido la primera prueba para el primer ministro Andonis Samarás, elegido en mayo. La Policía estimó que la manifestación de hoy ha sido la mayor desde mayo de 2011 y una de las más grandes desde que Grecia, que está al borde de la bancarrota, pidiera su primer préstamo a entidades internacionales y comenzara a aplicar una serie de dolorosos recortes.

El verano ha permitido a la frágil coalición actualmente en el Gobierno (que llegó al poder con un discurso europeísta y a favor de la austeridad) gozar de una aparente calma, pero los sindicatos han anunciado que la tregua ha terminado. "Ayer los españoles salieron a las calles, hoy nos toca a nosotros, mañana a los italianos y pasado mañana, Europa entera", afirmó Yorgos Harisis, miembro del sindicato ADEDY.

"Con esta huelga queremos enviar un fuerte mensaje al Gobierno y a la troika, de que las medidas que quieren imponer no pasarán por el Parlamento, porque los días de este Gobierno están contados". Los barcos permanecieron atracados, los museos y los monumentos cerrados a los visitantes y los controladores aéreos hicieron un paro de tres horas. Los servicios de tren fueron suspendidos, al igual que varios vuelos. Las oficinas públicas permanecieron cerradas y los hospitales funcionaron con personal mínimo.

"Están destruyendo nuestras vidas"

Mucha de la ira de los sindicatos responde a los duros recortes por más de 12.000 millones de euros en los próximos dos años.Se espera que el dinero para pagar esta deuda provenga de la reducción de salarios y pensiones. "No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras el Gobierno y la troika destruyen nuestras vidas", comentó Dimitra Kontuli, funcionaria de 49 años que ha visto reducido su salario de 1.600 euros mensuales a 1.100. "Mi esposo perdió su trabajo, no podemos llegar a fin de mes", explicó. Una encuesta realizada por la agencia MRB mostró que el 90% de los griegos cree que los recortes son injustos y que son más duros con la clase trabajadora.

Los sindicatos creen que Grecia debe de permanecer en el euro pero también defienden que una reestructuración en el pago de la deuda que aplique mayores impuestos a los ricos y una política firme contra los evasores de impuestos.

En Grecia, que entra a su quinto año consecutivo en recesión y donde uno de cada cuatro trabajadores no tiene empleo, se acaba la paciencia, según han advertido analistas, que también señalan que la ola de indignación podría derribar al Gobierno. "La gente quiere decirle a Samarás que están mal, para que él lo use como argumento para pedir concesiones a la troika", afirma el director de la agencia encuestadora MRB, Dimistris Mavros.

"La gente está dispuesta a dar tiempo al Gobierno, pero bajo ciertas condiciones, como perseguir la evasión de impuestos y conseguir una extensión del vencimiento de la deuda. Si el Gobierno [de Samarás] consigue eso, tendrá más tiempo".