Selecciona Edición
Iniciar sesión
OPINIÓN

El gulag americano

EE UU tiene 731 reclusos por cada 100.000 habitantes frente a los 144 de España y los 66 de Noruega

¿Saben de qué no hablarán Obama y Romney en la serie de debates que están manteniendo estos días? Del sistema penitenciario de Estados Unidos. Porque cómo explicar a los estadounidenses, y de paso al resto del mundo, que el país adalid de la libertad y de la democracia mantiene en sus cárceles a más de seis millones de personas, una cifra que supera el número de personas encarceladas por Stalin en la época más dura del archipiélago Gulag. Si todos esos presos fueran agrupados en un mismo centro penitenciario, sería la segunda ciudad de Estados Unidos.

¿Un gulag americano? Parece la típica acusación procedente de una China resentida por la extrema presión que se ve obligada a soportar por parte de Estados Unidos en razón de su penoso récord de derechos humanos. Pero no es el caso: el demoledor dato proviene de un escalofriante reportaje de investigación publicado por la revista New Yorker. No se trata solo de un problema de cantidad, sino también de la extrema dureza y crueldad de las condiciones penitenciarias que imperan en dicho sistema. Unos 50.000 de esos reclusos viven en condiciones de aislamiento permanente, sin contacto con nadie y con derecho a solo una hora diaria de ejercicio en solitario. La vida no es mucho mejor para el resto: según varias estimaciones, unos 70.000 reclusos son violados cada año, un problema endémico del que las autoridades se desentienden. El sistema también ofrece otro vergonzoso récord: los cientos de adolescentes condenados a cadena perpetua, algo sin parangón en el llamado mundo libre que Estados Unidos aspira a liderar.

Sin duda que Estados Unidos ganó la guerra fría, pero parece como si, mientras tanto, hubiera iniciado una guerra contra su propia población. En 1980, el año en el que Ronald Reagan gana las elecciones y decide asfixiar a la Unión Soviética vía la combinación de una costosísima carrera de armamentos y la presión selectiva mediante operaciones encubiertas en varios frentes (desde Nicaragua a Afganistán), la población carcelaria era de 220 personas por cada 100.000 estadounidenses. Dos décadas más tarde, en 2010, la potencia triunfante de la guerra fría había triplicado la población carcelaria hasta 731 reclusos por cada 100.000 habitantes. Para hacerse una idea de la magnitud relativa de estas cifras: la población carcelaria noruega es de 66 personas por cada 100.000 y la de España, de 144 por 100.000. La dimensión racial, por sabida, no deja de constituir también un escándalo de inmensas proporciones. El presidente de Estados Unidos que protagoniza los debates electorales es negro, sí, pero la probabilidad de estar en la cárcel si eres negro es siete veces superior a la de los blancos. La esclavitud terminó, sin duda, pero las estadísticas nos dicen que si sumas la población negra en prisión, libertad provisional y libertad condicional, la cifra resultante es mayor que el número de esclavos que había en Estados Unidos hacia 1850.

Si todos los presos fueran agrupados, su población sería la segunda ciudad de Estados Unidos

E igualmente escandalosa es la dimensión económica pues el sistema penitenciario, en manos de compañías privadas, léase con ánimo de lucro, se ha convertido en un inmenso negocio y un grupo de interés con un enorme poder de cabildeo (lobby) en los pasillos del Congreso en contra de la relajación de las disposiciones legales (especialmente en relación al menudeo de droga) que garantizan un flujo de “clientes” estable. Véase el caso del Estado de California, en quiebra presupuestaria, que gasta 50.000 dólares al año por recluso, una cifra siete veces superior a lo que invierte en cada estudiante de primaria. Las prioridades están claras: hace dos décadas, el gasto en universidades de California duplicaba al gasto en prisiones. Hoy, por el contrario, el gasto en prisiones (10.000 millones de dólares para atender a los casi 150.000 reclusos), duplica al gasto universitario.

Se dice que la “maternidad y la tarta de manzana” (motherhood and apple pie) definen la identidad americana. También, como dice la Declaración de Independencia, “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Esta semana, tras innumerables presiones, el candidato Romney desveló por fin su declaración de la renta correspondiente a 2011. Ahora sabemos que ingresó 13,7 millones de dólares pero que pagó sólo dos millones de dólares de impuestos. El sueño americano, la estatua de la libertad, la ciudad en la colina. Financiar todo eso con un tipo marginal del 14% sí que es un milagro. Debe ser por eso que en los billetes estadounidenses pone In God we trust (Confiamos en Dios). Pero, por si acaso, para aquellos que no encuentren el camino o se extravíen, nada como un sistema penitenciario de primera. Cualquier cosa antes que los impuestos progresivos.

Sígueme en @jitorreblanca y en el blog Café Steiner en el país.com