El verdugo y su máquina de matar

Heriberto Lazcano ha sido el caudillo de un grupo de soldados de élite desertores que se convirtió en la pesadilla de México.

Imagen de Heriberto "The Executioner" Lazcano.

Heriberto Lazcano Lazcano (1974) fue entrenado para usar la inteligencia militar como herramienta para el combate a muerte, y así lo hizo. Pero no aplicó sus conocimientos a favor de la seguridad de México, sino para engrasar la máquina asesina más feroz que ha operado en el país en los últimos años: Los Zetas.

Lazcano, más conocido como El Lazca, y otros compañeros de una unidad de élite del Ejército desertaron a finales de los años noventa y se convirtieron en la guardia pretoriana de Osiel Cárdenas, líder del cartel del Golfo. Después de que Cárdenas fuera arrestado, en 2003, estos guardaespaldas especiales empezaron a actuar por libre y montaron Los Zetas. Habían aprendido a obtener información y a utilizarla. Lazcano se ocupó de que esa sabiduría se explotase en beneficio del crimen. “Eran capaces de tomar una ciudad en siete u ocho días”, explica Samuel González, extitular de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada de la fiscalía mexicana. Los Zetas se expandieron a toda prisa en la segunda mitad de la década de los años 2000, haciéndose con el control criminal de las localidades que les interesaban con una combinación imparable de inteligencia y orden de origen castrense y de violencia psicopática.

"Entre sus métodos para eliminar a sus rivales estaba lanzárselos vivos a un tigre que tenía en una finca”, dice el periodista mexicano Humberto Padgett

A la cabeza de la sangría de los de la última letra, como llaman a Los Zetas muchos ciudadanos que no quieren ni pronunciar su nombre, ha estado Lazcano. Uno de sus apodos era El Verdugo. “Él mismo se encargaba de ejecutar a algunos de sus enemigos. Entre sus métodos para eliminarlos estaba lanzárselos vivos a un tigre que tenía en una finca”, dice el periodista mexicano Humberto Padgett, premio Ortega y Gasset 2012, unos minutos después de que se conociera el supuesto final del número uno de la banda criminal.

Este reportero cuenta otros dos detalles recogidos de documentos oficiales que dan una idea de la manera de ser de El Lazca. En una ocasión supo que uno de sus halcones (algo así como los espías callejeros de los carteles) estaba trabajando en realidad para sus rivales. Por orden de Lazcano se lo llevaron a una hacienda, lo ataron a un árbol, le destrozaron las piernas y lo dejaron allí amarrado hasta que se murió dos o tres días después. La otra escena nos sitúa en un campo de entrenamiento clandestino de Los Zetas. Un instructor ordena a los soldados de la banda que hagan flexiones. Uno de ellos se agota y se levanta sin permiso. Encima le da la espalda al instructor. Lazcano está presente. Considera que se trata de una insubordinación, y de acuerdo con sus esquemas castrenses decide que su soldado perezoso deber recibir un balazo en el brazo como castigo.

Heriberto Lazcano, además de ser uno de los miembros fundadores y líder del grupo criminal más truculento de México, el que ha convertido las decapitaciones en sello corporativo y ha realizado actos tan macabros como la ejecución de 72 inmigrantes de un balazo en la cabeza, ese mismo criminal es también un hombre de fe. “Es muy católico, tanto que pagó la ampliación de una iglesia del lugar del que es originario”, dice Padgett. El capo que le daba de comer seres humanos a un tigre pensaba mucho en Dios. Según el reportero Diego Enrique Osorno, autor de La guerra de los Zetas (Grijalbo, 2012), las últimas pistas indicaban que Lazcano “se había vuelto más religioso” y que planeaba retirarse de la primera línea de batalla.

La máquina de guerra de Los Zetas, como la califica Osorno, estaba conducida por un asesino piadoso, un creyente por cuya cabeza ofrecía cinco millones de dólares la DEA, el organismo antidroga de Estados Unidos. Si se confirman las evidencias que tiene la Marina de que el cadáver que tienen en su poder es el de Heriberto Lazcano Lazcano, México se habrá quitado de encima al segundo criminal más buscado del país después del Joaquín Guzmán, El Chapo, al cerebro del primer híbrido de cartel y grupo paramilitar de la historia del crimen mexicano

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana