Al euro le sobra una barra

Pasar del € al ϵ es salir de la imitación del dólar para hablar de pertenencia

Quitar una barra al euro es recuperar la épsilon griega y nuestras antiguas raíces

Cuando el 45% de los franceses considera que, en los últimos años, el euro ha sido más bien un obstáculo frente a la crisis y el 40% de los alemanes desea la vuelta al marco (según sondeos de IFOP del pasado 6 de septiembre), el reto de revitalizar la imagen de nuestra moneda única no puede ser una mera cuestión de eslóganes. Es necesario tomar una medida enérgica que cambie su fisionomía y le dé otra dimensión simbólica. Nuestro euro, su símbolo, tiene hoy dos barras. Para ilustrar su "estabilidad", nos dice el BCE. ¿No será más bien una pálida imitación de los símbolos del yen y el dólar (aunque este último se simplificara después), esas monedas fuertes a las que tanto nos gustaría parecernos? Mientras, quitar una barra al euro es recuperar la épsilon griega y nuestras antiguas raíces. Y, sobre todo, crear otro símbolo, matemático y universal, que todos los escolares han dibujado y seguirán dibujando: el que en álgebra indica un conjunto. Es decir, el que describe "una multitud que concebimos como una unidad". ¿Podemos encontrar una definición más apropiada y una aspiración más bella para nuestra Europa? Pasar del € al ϵ es salir de la imitación para hablar de pertenencia. Es hacer escribir cada día a 325 millones de europeos un signo que les hable literalmente de su destino común. Por supuesto, no acabará con las dudas... pero más vale quitar una barra al euro que tacharlo por completo.

Christophe Lafarge, director de la agencia de publicidad Agence H, Grupo Havas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

La cancillería "rechaza categóricamente" las críticas de Mújica y decide convocar al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana