La espuma polaca viaja a Oriente

China, Rusia, Ucrania y Kazajistán son los mercados de consumo de la empresa de construcción polaca Selena

Selena, una empresa productora de materiales de construcción, es una de las mil empresas que han salido hasta de debajo de las piedras tras la caída del comunismo en Polonia en el año 1989.

El fundador de Selena, Krzysztof Domarecki, trabajaba en la Facultad de Derecho de la Universidad de Wrocław. Cuando en 1989 el mundo se abrió para Polonia, Domarecki y unos cuantos socios más abrieron su primera empresa, dedicada a la importación de material informático. En 1992 presintió que las mejores perspectivas las prometía el sector de la construcción. Y no se equivocaba. Selena es en la actualidad una de las tres mayores empresas del mundo dedicadas a la producción de espuma de poliuretano que se usa para instalar ventanas y puertas. Es posible adquirir sus productos en más de 70 países del mundo.

Ya en los años noventa, Domarecki empezó a apostar por sus propias marcas e ideas. Marcas conocidas para los especialistas de la construcción como Tytan, Artelit o la española Quilosa Pertenecen a Selena.

Hace más de 10 años, Selena empezó a invertir en el extranjero. Hoy tiene empresas en 18 países, pero sus productos salen de 15 fábricas que, además de en Polonia, están en Brasil, Corea, China, Rumania, Turquía y España. En este último país, adquirió en 2009 el 51% de las acciones de la compañía Industrias Químicas Löwenberg, que se dedica en Guadalajara a la producción de los pegamentos y obturadores de la marca Quilosa (pese a la crisis del mercado inmobiliario en España, Selena compró el año pasado el 49% restante de las acciones de la empresa por 5,3 millones de euros).

La expansión internacional permite a Selena crecer: en el año 2005 los ingresos del Grupo Selena alcanzaron los 78 millones de euros y en 2011 llegaron a los 250 millones. Alrededor del 70% de esa cantidad proviene de la venta de productos en el extranjero.

“La fuerza de Selena se basa en la elaboración de soluciones tecnológicas que responden a las exigencias de los consumidores”, afirma Andrzej Lipowicz, director del Departamento de Administración de Selena. “En Rusia, un elemento fundamental de nuestra cartera son las espumas de invierno que pueden instalarse en las condiciones de los inviernos siberianos. En Turquía se montan a menudo ventanas sin usar espuma de montaje. Usan en cambio obstructores de acrílico. De cara a los mercados del sur, hemos creado una espuma para tejados destinada a la instalación de tejas en el suave clima mediterráneo”, explica.

Selena, igual que todos en Europa, está sintiendo los efectos de la crisis económica. Por eso intenta apostar por los mercados que continúan creciendo rápidamente, como Rusia, Ucrania o Kazajistán. Hace 10 años abrió una empresa que se dedica a la venta de sus productos en Kazajistán; en 2004, en Ucrania; y en 2007, en Rusia. En 2009 se hizo con la empresa rusa OOO Kvadro.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Recuento de manifestantes en la 'marcha del cambio'

Cálculos realizados por EL PAÍS a las 1300 horas

Una lealtad emocionante

Encarnaba, en tiempos muy difíciles, la figura de editor como pocos en el mundo de la lengua

Elogio al control

Chelsea y Manchester City empatan un partido sin ocasiones y en el que ambos se dedicaron a proteger su portería. Los blues siguen líderes con cinco puntos de diferencia

EL PAÍS RECOMIENDA

“En EE UU se ve Cuba como una burbuja romántica”

Pablo de Llano Cartagena de Indias

Jon Lee Anderson analiza la nueva relación entre ambos países

Rayos cósmicos para desmantelar Fukushima

Japón usa esta tecnología para radiografiar los reactores dañados

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana