Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa francés

“Intervendremos en Malí dentro de unas semanas”

París recibe el apoyo de Madrid para desalojar por la fuerza a los islamistas del norte de Malí

Jean-Yves Le Drian, ministo de defensa francés.
Jean-Yves Le Drian, ministo de defensa francés.

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, estuvo el viernes en Madrid para confirmar el respaldo de su homólogo español, Pedro Morenés, al desalojo por la fuerza de los terroristas islamistas asentados en el norte de Malí. Francia lidera la operación en la que la UE secundará a los ejércitos africanos que reconquistarán esa inmensa región. A través de la misión Eucap Sahel, que dirige el coronel de la Guardia Civil Francisco Espinosa, España ya apoya la formación de las fuerzas de seguridad del vecino Níger. Le Drian anunció además que París adquirirá 14 aviones de reabastecimiento en vuelo MRTT fabricados por Airbus en Getafe.

Pregunta. ¿Es necesario ir a luchar contra los islamistas radicales en el norte de Malí después de experiencias como Afganistán?

Respuesta. Todos los elementos que obran en nuestro poder indican que el norte de Malí se ha convertido en un santuario del integrismo en el que coexisten grupos organizados que, directa o indirectamente, dependen de Al Qaeda en el Magreb Islámico. Viven del tráfico de armas, de personas, de rehenes. Han logrado desarticular Malí. Su empeño es trascender las fronteras de Malí para asestar a Europa golpes terroristas. Si no se toman medidas, padeceremos su azote. Preservar la integridad de Malí es garantizar la seguridad de Europa.

P. ¿Cómo se hará la intervención en Malí?

R. Estamos elaborando la estrategia de la reconquista. Tiene tres vertientes. La primera es la reconstitución del Ejército de Malí; la segunda, la puesta en pie de una fuerza africana para impedir el avance de los yihadistas hacia el sur; y la tercera, intervenir para reconquistar las ciudades que ocupan los radicales y en las que aplican la sharía (ley islámica). Actuamos en función de decisiones jurídicas internacionales.

P. ¿Cuál sería el calendario de la reconquista del norte de Malí?

R. No le voy a dar la exclusiva de la fecha en la que empezarán los combates. Es cuestión de varias semanas.

P. Los expertos militares dicen que, a causa del calor del desierto, no debe hacerse entre marzo y octubre.

R. Para mí marzo es cuestión de semanas y octubre de meses. Le repito: es cuestión de semanas.

P. El Ejército de Malí (7.200 hombres) abandonó el norte sin pelear, sus soldados no cobran con regularidad. ¿Lo van a poder poner en pie en tan solo unas semanas?

R. Hay que reactivar el Ejército de Malí. Hay que poner en pie algunas unidades, al menos un batallón. Pero el Ejército de Malí no estará solo. Le secundarán sobre el terreno los ejércitos africanos (contingente de 3.000 hombres) que contarán con el apoyo logístico de la Unión Europea (UE) con Francia a la cabeza.

P. Europa enviará a cientos de instructores militares para formar al Ejército de Malí. ¿Dónde les formarán?

R. No quiero anticipar las propuestas que saldrán de la UE. Tenemos en mente algo parecido a lo que se hizo son los soldados somalíes entrenados en Uganda por instructores europeos en el marco de la misión europea APF (African Peace Facility). En este caso creo que la formación se debe impartir en el mismo país, es decir, en Malí.

P. Más allá de la formación, ¿qué apoyo brindará Europa?

R. Francia asumirá sus responsabilidades, pero Europa también debe asumir las suyas. Tenemos que respaldar a los africanos con logística, información, formación y ayudándoles a planificar la operación. Apoyaremos a las fuerzas africanas sobre el terreno.

P. La formación de los somalíes dura seis meses y no unas semanas, los ejércitos africanos no se han coordinado nunca y casi todos desconocen el desierto. ¿Podrán reconquistar el norte sin una masiva implicación europea?

R. Les apoyaremos, les aconsejaremos y les acompañaremos. No diré una palabra más.

P. ¿Cuántos de los 15 países de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) están dispuestos a aportar tropas para luchar en el norte?

R. Muchos desean participar y así lo han dicho.

P. ¿Contra quién lucharán?

R. La horquilla se sitúa entre 2.000 y 2.500 yihadistas. El escenario es un territorio casi tan extenso como Europa y el enemigo lo constituyen grupos informales con gran movilidad. No es un segundo Afganistán porque está menos poblado, el relieve es menos montañoso y está rodeado de países que apuestan por la integridad territorial de Malí.

P. Pero el gran Ejército de la región, el de Argelia, estará ausente del campo de batalla.

R.Tenemos la sensación de que Argelia empieza a considerar que la situación puede ser grave y se muestra receptiva.

P. ¿Lo suficiente como para echar una mano?

R. No lo creo. Pero sí debe estar interesada en blindar su frontera [para impedir el repliegue de los grupos terroristas]. Sabe que no es inmune al peligro.

P. Hay seis rehenes franceses en manos de Al Qaeda, que amenaza con matarlos en cuanto se desencadene el ataque.

R.Cuando oigo a los grupos terroristas asentados en Malí decir "tengo unos rehenes y voy a capturar más" encuentro una razón adicional para actuar.

P. ¿Qué espera de una España, sumida en una crisis, en el conflicto que se avecina?

R. He dedicado gran parte de la conversación con mi colega español a Malí. Estamos en la misma onda. España nos ha secundado en el seno de la UE. Hubo rehenes españoles en Malí. Sabe el peligro que supone y que su seguridad está en juego.

P. Para liberar a esos y otros rehenes se pagaron rescates millonarios con los que los terroristas compraron armas que ahora se les intentará quitar, ¿no?

R. No haré ningún comentario.