Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La familia de Wen Jiabao acumula una fortuna oculta, según el ‘New York Times’

El diario desvela una investigación en la que apunta a que los parientes del primer ministro ha llegado a acumular durante el periodo analizado más de 2.000 millones de euros

El primero ministro chino, Wen Jiabao. REUTERS

La familia del primer ministro chino, Wen Jiabao, ha amasado una fortuna durante la estancia del mandatario en el poder, según informa este viernes el diario The New York Times (NYT). “Un examen de los registros empresariales y regulatorios indica que los parientes del primer ministro, algunos de los cuales tienen facilidades para llevar a cabo tratos, incluida su esposa, han controlado unos activos cifrados al menos en 2.700 millones de dólares (2.090 millones de euros, al cambio actual)”, señala la publicación estadounidense.

Las revelaciones suponen un duro golpe para la credibilidad de un líder que ha cultivado cuidadosamente durante su mandato una imagen de hombre cercano al pueblo, hasta el punto de que es conocido popularmente en China como Abuelo Wen. El primer ministro, de 70 años, ha proyectado una imagen de hombre de origen humilde y reformista, que lucha contra los abusos y la corrupción dentro del partido, una de las principales causas de descontento entre la población. Las páginas web del The New York Times —tanto la versión en inglés como la versión publicada en chino— han sido bloqueadas en el país asiático, aparentemente por los censores.

Wen ha cultivado cuidadosamente durante su mandato una imagen de hombre cercano al pueblo

Además, las revelaciones se producen en un momento muy delicado, cuando China se dispone a celebrar el XVIII Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh) a partir del 8 de noviembre, en el que se producirá el relevo generacional en la cúpula del partido. El proceso de transición de poder se ha visto teñido por las luchas entre las diferentes facciones del PCCh, en torno a la caída en desgracia del exsecretario del partido en la municipalidad de Chongqing, Bo Xilai, quien ha sido acusado, entre otros delitos, de abuso de poder y corrupción. Bo fue expulsado en septiembre del Parlamento, según ha anunciado este viernes el Gobierno, lo que despeja el camino para su juicio.

El informe del NYT asegura que muchos de los miembros de la familia Wen se han hecho “extraordinariamente ricos” durante su tiempo en el poder. Wen Jiabao fue nombrado primer ministro en marzo de 2003 y abandonará el cargo en marzo del año que viene.

La información, elaborada a partir de los registros existentes en corporaciones y organismos regulatorios entre los años 1992 y 2012, revela supuestos tratos realizados por parte del hijo de Wen, su hija, un hermano menor, un yerno y su madre. La investigación afirma que las inversiones abarcan desde el sector bancario a complejos turísticos, compañías de telecomunicaciones, el negocio de las joyas y proyectos de infraestructuras, en los que los nombres de los propietarios de los activos son ocultados a menudo mediante la utilización de vehículos offshore o estructuras empresariales complejas.

La madre de Wen, sus hermanos e hijos han logrado la mayoría de su fortuna desde que Wen fue nombrado viceprimer ministro en 1998, según el NYT. Como ejemplo, cita que sociedades controladas por familiares del primer ministro y sus amigos y colegas de trabajo acumularon 2.200 millones de dólares (2.800 millones de euros) en acciones del grupo asegurador Ping An Insurance of China en 2007, el último año en que hay datos al respecto en documentos públicos. La madre de Wen Jiabao, de 90 años, tenía una inversión en Ping An valorada en 120 millones de dólares (93 millones de euros) hace cinco años, según el periódico.

Las inversiones abarcan desde el sector bancario a complejos turísticos, compañías de telecomunicaciones, el negocio de las joyas y proyectos de infraestructuras

El artículo no cifra el valor neto de la fortuna de que dispone la familia en la actualidad, sino que calcula el valor de los activos que han controlado durante el periodo analizado. El diario no encontró ningún grupo de compañías a nombre del propio Wen.

El NYT afirma que, “en muchos casos, los nombres de los miembros de la familia han sido ocultados detrás de capas de sociedades y vehículos de inversión, que incluyen amigos, colegas de trabajo y socios de negocios”. Entre los negocios de los parientes del primer ministro, figuran una fábrica de neumáticos en el norte de China y una compañía implicada en la construcción de algunas de las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, como el estadio olímpico, conocido como el Nido de Pájaro. El hermano menor de Wen tiene una empresa que logró contratos y subsidios gubernamentales para instalaciones de tratamiento de aguas y residuos médicos en algunas de las principales ciudades chinas por más de 30 millones de dólares, y controla activos por valor de 200 millones de dólares en una serie de empresas.

Las especulaciones sobre la existencia de una fortuna oculta han circulado desde hace años, en particular debido a unos documentos de 2007 de la Embajada estadounidense hechos públicos por Wikileaks en 2010, que mencionaban supuestos tráficos de influencias por parte de la familia de Wen. El negocio de su esposa, Zhang Beili, una renombrada experta en joyas y gemas, se convirtió en “un éxito que se sale de los gráficos” cuando su marido ascendió hacia la cúpula. El NYT asegura que presentó los resultados de la investigación al Gobierno chino, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores declinó comentar. La vida privada de los líderes chinos así como sus propiedades son materia reservada, y sus detalles personales son considerados secretos de Estado.

El negocio de su esposa, Zhang Beili, se disparó cuando su marido ascendió hacia la cúpula

Durante los últimos dos años, Wen Jiabao ha estado conformando su legado, dando lustre a su trayectoria y cultivando una imagen de reformista. Ha asegurado, entre otras cosas, que China debe modificar su sistema de gobierno absoluto e introducir más democracia, que se trata de una tarea “urgente”, y que sin reforma política, China podría perder lo que ha logrado gracias a la reestructuración económica puesta en marcha hace tres décadas.

“El desarrollo de la economía ha causado una distribución injusta [de la riqueza], la pérdida de credibilidad, corrupción y otros problemas. Para resolverlos, es necesario adoptar no solo reformas económicas sino políticas, especialmente reformas del partido y del sistema de liderazgo del Estado”, dijo en marzo pasado en su rueda de prensa anual, con motivo de la clausura de la sesión anual del Parlamento.

Para algunos críticos, como el escritor y disidente Yu Jie, el primer ministro no es un hombre del pueblo ni un progresista, sino un tecnócrata mediocre, que ha llegado a la cima gracias a sus dotes de actor y, a pesar de sus actuaciones populistas, ha arropado la línea dura adoptada por el Gobierno desde que él y Hu Jintao —actual presidente— ocuparon el poder a finales de 2002.

Las revelaciones sobre Wen Jiabao siguen a las realizadas en junio pasado en torno a Xi Jinping, actual vicepresidente del país y previsto próximo secretario general del PCCh y presidente de China. Según la agencia de noticias Bloomberg, la familia de Xi ha acumulado también una gran fortuna, con activos en compañías cifrados en 375 millones de dólares y una participación indirecta del 18% en una empresa con activos de 1.700 millones de dólares. Desde que la información fue publicada, la página web de Bloomberg está bloqueada.

Más información