Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones anticipadas en Israel

El partido Kadima lanza una agresiva campaña contra Netanyahu

Los asesores del exministro Saúl Mofaz tienen previsto presentar al primer ministro como un dirigente mentiroso y oportunista

El ministro de Defensa de Israel, Saúl Mofaz, durante una conferencia de prensa en Tel Aviv, en diciembre de 2005.
El ministro de Defensa de Israel, Saúl Mofaz, durante una conferencia de prensa en Tel Aviv, en diciembre de 2005. AP

El partido de centro izquierda Kadima, liderado por el exministro de Defensa Saúl Mofaz, hará hoy jueves la presentación de su campaña electoral. Según han adelantado algunos de los asesores de Mofaz, la campaña de Kadima –que en estos momentos constituye el principal grupo parlamentario en la Knesset (Parlamento israelí) con 28 diputados, pero que de acuerdo a las encuestas podría pasar a convertirse en la cuarta o quinta fuerza política– va a estar basada en una ofensiva total contra la figura del primer ministro, Benjamín Netanyahu. Los asesores de comunicación de Mofaz tienen previsto presentar a Netanyahu como un dirigente mentiroso y oportunista, en base al caso personal del propio Mofaz, al que primero incorporó engañado a un Gobierno de unidad nacional para sacar adelante la reforma de la Ley Tal (que regula el alistamiento de los ultraortodoxos en el Ejército) para luego obligarle a abandonar la coalición ante el incumplimiento de los compromisos adquiridos.

La presentación de la nueva campaña de Kadima coincide con las especulaciones sobre el retorno de su ex secretaria general y exministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, que ayer miércoles se volvió a reunir con el ex primer ministro Ehud Olmert para valorar la posibilidad tanto de retornar a Kadima como de poner en marcha una candidatura propia o incluso compartida con la del Partido Laborista que lidera Shelly Yechimovich.

No obstante, la vuelta de Olmert a la primera línea de la política israelí parece prematura, dado que todavía se encuentra condenado por diferentes casos de corrupción (especulación inmobiliaria en el caso Holy Land y recepción irregular de fondos para campañas electorales en el caso Talansky). Otra figura que también aparece en todas las quinielas electorales es la del periodista Yair Lapid, que podría formar una coalición entre su plataforma Yesh Atid y cualquiera de los partidos grandes de centro-izquierda.

La presentación de la campaña de Kadima coincide con las especulaciones sobre el retorno de la exministra Tzipi Livni

La reciente coalición entre el partido que nuclea la actual coalición de Gobierno, el Likud, con la formación de extrema derecha liderada por el Ministro de Asuntos Exteriores Avigdor Lieberman, que fue aprobada mayoritariamente el pasado lunes por el Comité Central del Likud, está obligando a los partidos de centro-izquierda a formar una contra-coalición que sea competitiva. Dicha coalición tiene ya asignado el nombre, “Gush Shmol”, es decir, “Bloque de Izquierdas”, pero todavía no está claro quiénes serán sus miembros y quienes se presentarán por libre. En cualquier caso tanto la actual fase preelectoral como la campaña electoral de cara al 22 de enero se presentan apasionantes.