Colegio electoral en Boston, Massachusetts. / Scott Eisen (Bloomberg)

Barack Obama, el vencedor, se encuentra con un país muy polarizado políticamente y con enormes desafíos, tanto internacionales como domésticos, para poder conservar su influyente papel como primera potencia mundial.

La campaña electoral ha mostrado la fuerte rivalidad que, en estos momentos, enfrenta a los dos grandes partidos, más distanciados ideológicamente que en otros momentos de la historia. Ambos partidos, especialmente el Partido Republicano, se han alejado del centro y han convertido la tradicional batalla política en una disputa entre dos modelos de Estado. El ganador se encuentra con una parte del Congreso, no solo hostil, sino dispuesta a frenar lo que se considerará como un asalto a los valores esenciales de esta nación.

Obama tendrá de nuevo una Cámara de Representantes dominada por la oposición. El Tea Party, como tal, ha perdido influencia en los últimos meses. Pero, igualmente, la oposición está dominada por conservadores comprometidos con la reducción de impuestos y el empequeñecimiento del estado del bienestar.

El Senado seguirá controlado por el Partido Demócrata. Cualquier intento republicano de reformar la estructura del estado para reducir el déficit y la deuda –tarea imprescindible, antes o después, de una manera o de otra-, va a encontrar enfrente la oposición de quienes ven en ese esfuerzo un intento de eliminar la red de protección social.

Esa situación puede conducir a un peligroso estancamiento de Estados Unidos en el momento en que más dinamismo se requiere. El predominio universal de este país, aunque no discutido a corto plazo, está más amenazado que nunca. La emergencia de China, India y otras grandes naciones en desarrollo está creando ya el embrión de un nuevo orden internacional. Los problemas económicos y de identidad de Europa privan a Washington de un aliado fundamental para ejercer su supremacía internacional. La indiferencia hacia América Latina reduce el potencial de crecimiento norteamericano y su campo de influencia política.

Todo ello, coincidiendo con retos mayúsculos a los que el presidente estadounidense tendrá que hacer frente de inmediato. El primero de ellos es Irán. El dossier sobre el programa nuclear de ese país y la forma en que puede ser interrumpido ha estado esperando sobre la mesa del Despacho Oval durante todos estos meses de campaña, pero es dudoso que pueda esperar mucho más. Israel está impaciente, la sociedad iraní se ha empobrecido con las sanciones y todos están necesitados de mover ficha cuanto antes.

Tampoco Siria puede esperar mucho tiempo más. Para la oposición de ese país las mayores esperanzas de cambio estaban centradas, paradójicamente, en Romney. Obama no ha creado falsas ilusiones en esta campaña respecto a una intervención para evitar la matanza. Es de esperar que la prudencia exhibida en su primer mandato continuará.

Pasadas las urgencias electorales, EE UU se encuentra, en resumen, donde estaba antes de esta campaña: en una fase de renovación en medio de un entorno muy difícil. Pese a que la situación económica está mejorando y se crece y se crea empleo a un ritmo envidiable en Europa, no es suficiente aún para seguir el paso de las potencias emergentes y, mucho menos, para tapar los grandes agujeros estructurales que existen en este país.

El presidente que cruce el 20 de enero el umbral de la Casa Blanca tendrá que acabar admitiendo que no se puede continuar eternamente gastando mucho más de lo que se ingresa, a costa del aumento de una deuda que, si bien todavía no castiga la reputación financiera de EE UU, sí aumenta su dependencia del exterior y la debilita como nación.

Decisiones difíciles, como el aumento de impuestos, la reducción del presupuesto militar o la reforma de los más costosos programas sociales, estarán en la agenda del próximo presidente. Cualquiera de esas empresas, que ya son difíciles en tiempos de cierta cooperación entre los partidos, puede hacerse imposible si no se supera la polarización actual.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador y PDF con la lista oficial.

Patrocinio

OpenbankAdvertisement
Avatar
Director de El País

Últimas noticias

Ver todo el día

Venezuela y Bolivia se quedan solas

Ambos países se opusieron a una declaración de apoyo al inicio del proceso de normalización de relaciones entre EE UU y Cuba

El chavismo fuerza la Constitución para renovar las instituciones

La mayoría simple del Partido Socialista Unido de Venezuela aprueba la designación de tres altos funcionarios afines

Miles de alemanes se manifiestan contra la islamización de Occidente

EFE

Pegida repite éxito en su convocatoria semanal, con el país cada vez más dividido

Cientos de mujeres y niñas yazidíes, violadas por los yihadistas

Amnistía Internacional denuncia las violaciones y la esclavitud sexual de cientos de mujeres y niñas yazidíes a manos del Estado Islámico

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana