Los republicanos, conciliadores ante la negociación del déficit fiscal

La primera tarea de Obama tras su reelección es pactar un reajuste del presupuesto de EE UU para reducir el déficit

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner. / Brendan Hoffman (AFP)

Aún bajo el shock del 6 de noviembre, el Partido Republicano en el Congreso ha enviado señales conciliadoras en vísperas de la primera y gran batalla después de las elecciones: la negociación de lo que se conoce como el abismo fiscal, un reajuste del presupuesto de Estados Unidos para reducir el déficit y evitar una crisis de un calibre similar a la dramática denominación que se le ha dado.

De no llegarse a un acuerdo, la economía de EE UU estaría ante el riesgo de una recesión, la credibilidad de la primera potencia económica se vería por los suelos y toda la economía del mundo podría recibir el empujón definitivo hacia el desastre

El abismo fiscal es el indiscriminado recorte de gasto público y subida de impuestos que entraría en vigor el próximo 1 de enero en el que caso de que demócratas y republicanos no se pusieran de acuerdo en un nuevo modelo presupuestario. De producirse, la economía de EE UU estaría ante el riesgo de una recesión, la credibilidad de la primera potencia económica se vería por los suelos y toda la economía del mundo, que ya vive una fase de incertidumbre, podría recibir el empujón definitivo hacia el desastre. En suma, en efecto, nos encontramos ante un verdadero abismo.

Esta situación fue creada meses atrás, cuando, pensando entonces en las elecciones, ni los republicanos del Congreso ni la Casa Blanca fueron capaces de llegar a un pacto, y se limitaron a prorrogar el plazo de negociación hasta que hablasen las urnas. Los republicanos se negaron a cualquier solución que incluyese una subida de impuestos. Barack Obama se oponía a cualquier recorte del gasto sin aumentar los impuestos para los ricos.

En esas seguimos en este momento, con la diferencia de que las urnas ya han hablado y el mensaje que han dejado no es muy alentador para quienes propiciaban el extremismo de la oposición conservadora. El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, que nunca perteneció a ese sector radical, se ha visto, de alguna manera, reivindicado ahora y trata de mostrar un rostro más colaborador de su partido. “Si hay mandato claro en los resultados electorales”, dijo Boehner, “es el de que tenemos que encontrar la forma de trabajar juntos. Mi mensaje hoy no es de confrontación sino de convicción”.

El tono, desde luego, no es el que se ha venido escuchando en Washington en los dos últimos años. Pero eso no garantiza el éxito de la negociación para evitar el “abismo fiscal”. En primer lugar, porque Boehner puede ser el presidente del Congreso, pero no es el líder del partido ni tiene capacidad de controlar a las huestes republicanas, que, recordemos, son las mismas elegidas en 2010, puesto que el relevo de los cargos no se produce hasta enero.

Si hay mandato claro en los resultados electorales es el de que tenemos que encontrar la forma de trabajar juntos"

John Boehner

Al lado de Boehner está, por ejemplo, Eric Cantor, el número dos del grupo de la oposición y un verdadero halcón en materia presupuestaria, un enemigo acérrimo de los programas sociales y de los impuestos. Detrás del él, muchos de los Tea Party que le dieron al Capitolio ese tufo tan extremista que ha tenido hasta ahora.

Enfrente de ellos estará un presidente y un Partido Demócrata que sienten que su política ha sido refrendada por los electores y serán por ello, quizá, más inflexibles en el diálogo. “Creo que el mandato recibido está más cerca de nuestros puntos de vista sobre los impuestos”, ha declarado el vicepresidente, Joe Biden.

La negociación será difícil, además, por la propia complejidad del asunto a tratar. Uno de los temas sobre la mesa es el vencimiento en diciembre de la rebaja de impuestos aplicada durante la Administración de George Bush y que Obama quiere eliminar. Es más, es una de las promesas de su campaña electoral: eliminar los beneficios fiscales para los ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales. Si los republicanos, como ha sugerido Boehner, aceptan eso, más otros impuestos menores dedicados a financiar la reforma sanitaria, la Casa Blanca podría aceptar la revisión de los más costosos programas sociales, especialmente el de ayudas sanitarias a los pensionistas (Medicare).

Si ese acuerdo no se produce, junto a toda la catástrofe anticipada, EE UU tendría que reducir de golpe y de forma indiscriminada, entre recortes e impuestos, más de 650.000 millones de su presupuesto, un 4% de su Producto Interior Bruto.

Obama se emociona al dar las gracias a sus voluntarios

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Director de El País

Últimas noticias

Ver todo el día

Platini: “El Balón de Oro debe ser para un alemán”

EFE

El presidente de la UEFA charla en Madrid sobre los escándalos de la FIFA, la selección española y el futuro del fútbol

Iglesias presenta mañana la base del plan económico de Podemos

El líder de la formación expone en Madrid el documento elaborado por Torres y Navarro

Catalan leader maps out 18-month plan to secede from Spain

Mas’s move reliant on widespread support for pro-sovereignty parties at early elections

Un alcalde musulmán holandés insta a los yihadistas a no regresar

El socialdemócrata Abutaleb contradice al Gobierno, empeñado en evitar que viajen a Siria

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana