Obama exige subir impuestos a los ricos para evitar el abismo fiscal

El presidente defendió durante su campaña electoral la subida de impuestos a los más ricos

"Estoy listo para firmar la ley en cuanto esté lista", declaró Obama en la Casa Blanca. / Andrew Harrer (Bloomberg)

De vuelta a trabajo, preocupado ya, como dijo, del empleo de los norteamericanos, no del suyo propio, Barack Obama aseguró ayer que está “abierto a un compromiso” para evitar el abismo fiscal, pero advirtió que se opondrá a cualquier solución que no incluya el aumento de los impuestos para los más altos ingresos. El duelo del segundo mandato ha empezado. La semana próxima, los líderes republicanos acudirán a la Casa Blanca para iniciar una negociación de la que depende la estabilidad de la economía mundial.

Minutos antes que él, había hablado el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien en este momento, después de la derrota de su partido, es la voz más autorizada entre los republicanos. Boehner mostró un actitud dialogante. “Creo que ambos entendemos que evitar el abismo fiscal es importante para nuestro país”, dijo. No se opuso de entrada a todo ingreso procedente de tasas, pero advirtió que es una mala idea el aumento del tipo impositivo.

Todos reconocen que la economía norteamericana necesita crecer más y crear más empleos, y que, al mismo tiempo, tiene que contener el déficit y reducir la deuda. Las diferencias radican en cuál de esos objetivos debe de ser prioritario y cómo afrontarlos. Los demócratas entienden que lo primero es crear empleo y que, para reducir el déficit, hay que subir impuestos, no eliminar programas sociales. Los republicanos consideran que lo más urgente es frenar el déficit, reduciendo el gasto público, no aumentando impuestos, y que eso solo hará que la economía crezca y se creen puestos de trabajo.

El presidente trata de situarse en el medio de ese debate, aunque su compromiso es mayor con el electorado demócrata que lo ha elegido y sus propias convicciones se inclinan en esa dirección. Como dijo ayer, está dispuesto a atajar el déficit, pero “de una forma equilibrada y responsable”. “No podemos poner en peligro nuestra prosperidad”, afirmó. Lo que equivale a una advertencia de que no piensa copiar el modelo europeo de excesivos recortes que conduzcan a una recesión.

Eso es lo que se tiene que discutir a partir de la próxima semana con un plazo muy preciso: el final de este año. Si no se ponen de acuerdo, el estado está obligado por ley a recortar el déficit, entre tasas y reducción de gastos, cerca de 700.000 millones de dólares. Es lo que se conoce como el abismo fiscal. Subirían los impuestos para todo el mundo y se recortaría de forma indiscriminada el gasto de todos los programas sociales, incluidos las ayudas a los parados o la aportación a los médicos de la seguridad social. Los expertos pronostican que un fracaso de esta negociación conduciría a una reducción de la calificación del crédito de Estados Unidos, a una caída del PIB norteamericano y, probablemente, a una recesión mundial.

Este es un pulso en el que, como en todos los grandes momentos de la política, entran en juego múltiples factores de presión. Por un lado, la responsabilidad de los principales protagonistas para evitar un desenlace de tan dramáticas consecuencias. Por otro, la coacción de quienes les piden a los negociadores ser consecuentes con sus ideas.

Boehner, un moderado en su bando, tiene que poner firmes a la mayoría de seguidores del Tea Party que tiene entre sus filas. Uno de los ideólogos de la firmeza antidéficit, Eric Cantor, el número dos en la Cámara, ni siquiera ha abierto la boca aún. Por la izquierda del presidente, el economista Paul Krugman ya le advirtió ayer que “es mejor no conseguir un acuerdo que un mal acuerdo”, y Robert Reich le recordó que, en las actuaciones y ventajosos condiciones del crédito norteamericano, era mejor renegociar la deuda que reducir gasto público.

¿Cuál puede ser el punto de encuentro? No es fácil, y si se consigue, será a costa de que, tanto Obama como Boehner, decepcionen a algunos de los suyos. Para la Casa Blanca, la línea roja parece estar establecida en el aumento de los impuestos a los ricos. La propuesta del presidente es la de no prorrogar las exenciones fiscales que George Bush hizo para los ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales, que vencen a final de año. Obama dijo ayer que estaba dispuesto a extender esos beneficios para el resto de los contribuyentes, el 98% de la nación.

La posición de partida de los republicanos es la de no subirle el tipo impositivo a nadie. “Subir las tasas equivaldría a reducir nuestra capacidad para crear los puestos de trabajo que todo el mundo está pidiendo”, dijo ayer Boehner. Pero sí aceptó revisar el modelo de recaudación para mejorar los ingresos eliminando algunas ventajas particulares a determinados grupos, lo que podría ser el espacio adecuado para subir los impuestos a los mayores ingresos.

Desde luego si hay una oportunidad de acuerdo es ahora, después de unas elecciones que han fortalecido a los moderados de ambos bandos, a Obama por su propio éxito y a Boehner por el fracaso del Tea Party.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Director de El País

Últimas noticias

Ver todo el día

“Lo de Carmen es dramático, pero no podemos olvidar a los demás”

Cerca de 200 personas han querido ayudar a la mujer, algunas desde México o Japón

El perfume, como una de las Bellas Artes

La exposición 'El Arte del Perfume' trata a los perfumistas como artistas

Legado jesuita entre los guaraníes

La Caixa muestra las reducciones de la Compañía de Loyola en Suramérica

Bailando a media luz

Jonny Pierce líder de The Drums, brilla en la abarrotada Sala Arena con una voz llena de matices, detalles e inflexiones

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana