La Cumbre ensalza el papel de las pymes en la relación iberoamericana

España pide facilidades para la entrada de empresas y trabajadores en la región

Si la pasada década fue la del desembarco de las grandes empresas españolas en América Latina, la actual intenta ser la de la llegada de las pequeñas y medianas. Las pymes, casi ignoradas durante años por los sucesivos Gobiernos, se convierten ahora en la tabla de salvación para una crisis que ya dura cinco años y que no tiene visos de acabar pronto. La Cumbre de Cádiz se ha volcado en ensalzar el papel que estas empresas pueden tener en la nueva relación iberoamericana tras una era en la que los intercambios pasaban solo por las grandes firmas.

El objetivo lo definió en cierto modo el mexicano Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de los países desarrollados. “Miren a Italia”, dijo. Los italianos, sobre todo en la región norte, tienen un entramado de pymes que tienen las siguientes ventajas: están estrechamente vinculadas a las cadenas de producción, innovan constantemente, están internacionalizadas, y trabajan mucho el tema de la reputación y la imagen de marca.

Las pymes españolas van rezagadas en el tema de la expansión a otros mercados y las latinoamericanas a años luz de tener estas ventajas competitivas. “Juntas, las pymes de ambos lados del Atlántico tienen más posibilidades de alcanzar esas metas más rápidamente”, dio a entender Gurría.

El 99% de las empresas latinoamericanas son pymes y dan empleo a dos de cada tres personas, según la OCDE. Sin embargo, como señala Alicia Bárcena, secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las pymes solo aportan el 20% del PIB regional. De las más de 110.000 pymes latinoamericanas que exportan (un 10% del total), apenas una veintena son las responsables del 40% de todas esas ventas externas.

Brasil y los países del Pacífico son los preferidos de los más emprendedores

En América Latina, las pymes están desconectadas de los sistemas productivos, del talento universitario y de los mercados; apenas innovan y tienen una bajísima productividad. El Gobierno de Mariano Rajoy cree que las pymes españolas son los socios ideales para dar un vuelco a esta situación. En España hay más de tres millones de estas empresas, casi el 80% están en el sector servicios, y en torno a una de cada cuatro tiene proyectos de internacionalización.

La declaración final de la cumbre recoge el testigo de este impulso a las firmas de este tipo con los siguientes compromisos de los Gobiernos iberoamericanos: “Promover la creación y el desarrollo de las pymes, mejorar el acceso al crédito, apoyar las empresas mixtas, reducir la burocracia y promover las pequeñas empresas para mujeres, jóvenes y comunidades como la indígena o la afrodescendiente”.

“Para vencer la desigualdad, no solo hay que cambiar las políticas sociales, aunque hayamos sacado a 50 millones de personas de la pobreza, sino que hay que cambiar la productividad de las pymes, que son los jugadores estratégicos y pueden ser los grandes estructuradores del cambio”, concluyó Bárcena. América Latina nunca fue la región más pobre del mundo, pero sigue siendo la más desigual entre ricos y pobres.

La burocracia y la fiscalidad dificultan las oportunidades de negocios

Solas o asociadas a una empresa local, las pymes españolas no lo tienen nada fácil para instalarse o comerciar en América Latina. Para empezar hay muchas trabas burocráticas, grandes problemas fiscales y, sobre todo, escasa financiación. En Europa apenas se consigue dinero y en América Latina obtener crédito es difícil y caro. Las pymes que encabezan la expansión hacia América Latina en estos momentos son solo las que disponen de recursos propios. Aparte de esto, la región tiene un enorme déficit en infraestructuras y aun hay desconfianza respecto a la seguridad jurídica.

De la veintena de países a los que las pymes pueden dirigirse, hay cinco que las atraen como moscas a la miel: Brasil, México, Colombia, Chile y Perú. Los demás no son descartables, pero si se conversa con los representantes de estas compañías se comprueba que ante las mismas oportunidades de negocio eligen a este quinteto frente a los otros. Brasil, ya la sexta economía mundial, no es parte de la Alianza del Pacífico como los otros de la lista de preferidos, pero sí cuenta con vías de acceso transoceánicas para exportar a Asia desde la costa peruana.

El nuevo Eldorado brasileño es el mercado más apetitoso pero el más difícil para establecerse. El gigante suramericano tiene una burocracia y una fiscalidad excesivas, y aduanas y autoridades migratorias poco amistosas. Tiene también un gran déficit de infraestructuras. Por ejemplo, más de la mitad de lo que entra y sale de Brasil lo hace solo por el puerto de Santos, lo que retrasa y encarece mucho la actividad comercial.

A favor de Brasil, hay que recordar que es un mercado de 190 millones de personas y con una creciente clase media, que en los próximos años va a organizar dos grandes eventos deportivos (un Mundial de Fútbol y unos Juegos Olímpicos) y que tiene presupuestados 600.000 millones de euros para infraestructuras a corto plazo. Colombia, Perú y Chile también prevén importantes desembolsos para el sector de la construcción.

Arbitraje comercial para todos

F. G., Cádiz

En la Cumbre de Cádiz ha habido un avance concreto en el tema de la seguridad jurídica: la creación del Centro de Arbitraje Iberoamericano (CAI) para la resolución de conflictos comerciales.

Unos de sus impulsores, Luis Martí Mingarro, presidente de la Unión Iberoamericana de Colegios de Abogados, precisa que se pretende que sea un “servicio barato y para todos” y que esté en marcha en abril próximo para los 22 países de la comunidad iberoamericana.

El organismo es un proyecto totalmente privado, fraguada entre los abogados y las empresas. “No necesitamos una sede, basta con tener equipos de abogados en cada país para dar este servicio que sin duda ayudará a que las pymes a lanzarse a los nuevos mercado”, dice Martí entusiasta.

Esta iniciativa, junto al ya vigente convenio de reconocimiento de los aportes a la Seguridad Social en cualquier país iberoamericano a la hora de jubilarse, son dos de las más importantes medidas impulsadas por las cumbre iberoamericanas para favorecer la movilidad empresarial y laboral.

El primer Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social Convenio fue aprobado en la cumbre de Santiago de Chile en noviembre de 2007 con el objetivo de garantizar la protección social y las pensiones de los inmigrantes en cualquier país de Iberoamérica.

De esta acuerdo podrán beneficiarse directamente más de seis millones de inmigrantes latinoamericanos y casi un millón de españoles, aunque su espacio de protección se extiende a toda la población iberoamericana, unos 600 millones.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Agentes del CNI, grabados mientras grababan al 'pequeño Nicolás'

La cinta clandestina, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, ha sido entregada al juzgado que investiga los posibles delitos de Francisco Nicolás Gómez

Camino de París

El 'Oratorio de Navidad' de Bach, interpretado por el conjunto Les Talens Lyriques y por el Cor de Cambra del Palau de la música, pasó por el Palau antes de viajar a París

Resumen de cuatro décadas de arte

La colección Bassat exhibe sus nuevas adquisiciones en la Nau Gaudí de Mataró

Diga que se lo pedí yo

Conocí a Vaclav Havel de cerca, en una entrevista cuando ya era presidente de Checoslovaquia

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana