Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México no quiere ser Estados Unidos

El presidente propone simplificar el nombre del país y dejar de imitar al de su vecino del Norte

Calderón, el martes en un acto de México DF. AP

México quiere ser México y solamente México. Al menos ese es el deseo de su presidente, Felipe Calderón, que ha emprendido este intento de reforma terminológica a nueve días de dejar su cargo. Desde la Constitución de 1824 el nombre oficial del país es Estados Unidos Mexicanos. Calderón ha dicho este jueves que propondrá en el Parlamento que se reduzca a México, sin más, y que se abandone la actual denominación, que según él se tomó “teniendo como paradigma” a los Estados Unidos de América.

“Es tiempo de que retomemos la belleza y la sencillez del nombre de nuestra Patria”, declaró Calderón ante la prensa en la residencia oficial de Los Pinos. “México, un nombre que coreamos, que cantamos, que nos alegra, que nos identifica, que nos llena de orgullo. Un nombre que nos identifica en todo el mundo”.

El último día del presidente en el cargo será el 30 de noviembre. Lo sustituirá Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Antes de eso Calderón tiene la intención de dejar en marcha el proceso de cambio del nombre de su país, que deberá pasar por el Parlamento, ser analizado después en una comisión específica y que finalmente debería ser aprobado por el Congreso y por el Senado. El cambio terminológico requeriría una reforma de la Constitución.

No es la primera vez que Calderón habla de modificar el nombre de México. Ya lo hizo en 2003, cuando era líder de los diputados federales de su grupo, el Partido Acción Nacional (PAN), con el que llegó a la presidencia en 2006.

En su imprevista declaración de este jueves el presidente hizo un repaso a la historia del actual nombre de su país y recordó que en un principio se barajaron otras denominaciones como América Septentrional de Morelos, República de los Estados de Anáhuac, Imperio Mexicano, América Mexicana o el propio nombre que Calderón quisiera oficializar y con el que se conoce al país en todas partes, México.

El presidente dijo que cuando se tomó la decisión de usar el nombre de Estados Unidos Mexicanos se hizo porque los Estados Unidos de América eran un “ejemplo de democracia y de libertad a seguir”, pero explicó que desde entonces la realidad histórica ha cambiado y México es ya una nación “libre y soberana” que no necesita “emular” a ninguna otra.

“México, así nada más, así de sonoro y de hermoso es el nombre de nuestro gran país”, afirmó Felipe Calderón Hinojosa.