El Gobierno portugués planea que se pague por utilizar la escuela pública

El Ejecutivo de Passos Coelho elabora un plan para ahorrar otros 4.000 millones de euros

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, llega a la reunión de la UE en Bruselas el pasado 22 de noviembre. / GEORGES GOBET (AFP)

Los portugueses pagan ya por una consulta médica general (cinco euros) o por una consulta de urgencias (20 euros). Es posible que el año que viene paguen también una tasa por llevar a sus hijos al colegio o al instituto. El primer ministro portugués, el conservador Pedro Passos Coelho, en una entrevista concedida ayer a la cadena TVI, así lo insinuó, sin precisar ni la modalidad ni la cuantía. La pregunta fue concreta: “¿Van a tener que pagar los portugueses en educación pública como pagan ya en Sanidad?” La respuesta no tanto: “La Constitución nos permite tener un sistema de financiamiento más repartido entre lo que pagan los ciudadanos y lo que se paga a través del Estado”. La frase ya ha levantado revuelo y polémica en un país ahogado ya con los recortes en los servicios públicos. El secretario general de la Federación Nacional de Educación, João Dias da Silva, se confesó preocupado con el anuncio y recordó que el Estado tiene “la responsabilidad de ofrecer una enseñanza gratuita y obligatoria”.

La entrevista se celebró un día después de que el Parlamento portugués aprobara (con los votos en contra de la izquierda) el que será el presupuesto más polémico y restrictivo de la reciente historia del país, con un brutal aumento de impuestos que afectará, sobre todo, a las clases medias. Passos Coelho explicó que el texto no obedece “a un castigo a la población”. Y añadió: “Pero tenemos que llegar a los compromisos asumidos de déficit: el 4,5% el año que viene y el 3% en 2014”.

Este aumento fiscal, que el primer ministro no quiere que sea “eterno” -aunque no se atreve a dar una fecha para su retirada- va a complementarse con un tajante recorte en el gasto público a partir del año que viene. Passos Coelho anunció que desde ahora hasta febrero su Gobierno, tras pedir asesoramiento al FMI y a la OCDE, elaborará un plan para ahorrar en el Estado 4.000 millones de euros. Y este ahorro “sí que va a ser para siempre”.

El primer ministro precisó que una parte de este recorte se la llevarán las prestaciones sociales, la educación y la sanidad. “Estos tres sectores representan el 70% del gasto público. Si a lo que se aspira es a contener el gasto ¿Cómo no se van a tocar?”, se excusó.

La intención del Gobierno es que la brutal subida de impuestos de 2013 -“que es excesiva aunque necesaria, yo lo comprendo, no se puede construir una sociedad justa con esta carga fiscal”. afirmó- sea retirada según el Estado va gastando menos. “Tenemos que tener un nivel de gastos acorde con los impuestos que se pagan”, concluyó.

La oposición portuguesa pide cada vez más insistentemente al Gobierno que renegocie con la troika a fin de que esta le conceda más tiempo o intereses más bajos y así descargar algo la presión del recorte a machamartillo sobre la población y la economía. A este respecto, Antonio José Seguro, secretario general del Partido Socialista portugués aseguró hace días que las nuevas condiciones impuestas a Grecia por la UE representan algo que él viene pidiendo desde hace tiempo para Portugal. Passos Coelho respondió que renegociar los plazos (más allá de beneficiarse, junto a Irlanda, de algunas ventajas correlativas a las nuevas condiciones griegas) implicaría “pedir más dinero”. “El segundo ajuste griego le costó al país 14.000 millones más de recortes”, añadió.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana