Selecciona Edición
Iniciar sesión

Transparencia Internacional llama a frenar la corrupción para salir de la crisis

El informe de percepción de la corrupción 2012 se muestra preocupado por el sector público de los países europeos con más problemas

Madrid / París / Berlín
La presidenta de la ONG Transparencia Internacional (TI), Edda Mueller, presenta el informe en Berlín. EFE

Los países de la Unión Europea más afectados por la crisis económica y financiera han obtenido resultados "decepcionantes" en el Índice de Percepción de la Corrupción 2012 que realiza la ONG Transparencia Internacional (TI). Según el nuevo informe, presentado este miércoles, Grecia ha obtenido el peor resultado de toda la Unión Europea con una puntuación de 36 sobre 100, en el puesto 94 de los 174 países de la tabla. El país heleno está por debajo de Bulgaria y Rumanía.

Entre los miembros de la Unión Europea, España se sitúa en el puesto número 13, tras Dinamarca, Finlandia, Suecia, Holanda, Luxemburgo, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Francia, Austria, Irlanda y Chipre. El informe, según TI, muestra el estancamiento de España aunque haya pasado del puesto 31 que ocupaba en 2011 al 30, ya que el puesto 31 ha desaparecido de la lista al obtener España y Botsuana la misma puntuación y compartir la misma posición.

"Entre los países más azotados por la crisis, como Italia y Grecia, la corrupción en el sector público es un problema principal", declaró a France Presse Corbus de Swardt, portavoz de la ONG. Para la organización, "la lucha contra la corrupción es una de las claves para que Grecia pueda salir de la crisis.

En cuanto a Alemania o Francia, De Swardt considera también que "uno de sus principales problemas es la relación entre la política y los negocios". El informe revela la existencia de grupos de interés y una cultura del secreto. Se muestra especialmente preocupado por la financiación de los partidos en Alemania.

España ha mejorado tres décimas y se ha estancado en el puesto 30 de la listan global, empatada con Botsuana con una nota de 6,5 puntos. Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda ocupan el primer lugar como países menos corruptos en una clasificación de 176 Estados, mientras que Somalia, Afganistán y Corea del Norte se sitúan a la cola.

En rueda de prensa este miércoles en Madrid, el presidente de Transparencia Internacional España, Jesús Lizcano, ha abogado por dar una buena formación a los funcionarios "para que no se crean que la información de la que disponen es suya y que les van a sancionar" por hacerla pública, y ha propuesto que se sancione a las instituciones que no cumplan con la transparencia.

En este contexto, Antonio Garrigues-Walker, miembro del comité ejecutivo de TI, ha recordado que en los últimos 18 años España ha ido bajando del puesto 21 al 30 y ha advertido de que es uno de los pocos países europeos que todavía no cuenta con una ley de transparencia en vigor.

"La transparencia es una obligación absoluta de las instituciones y un derecho absoluto de la ciudadanía", ha señalado el abogado, quien ha lamentado también que España cuente con una sociedad civil "débil y dependiente". En su opinión, la corrupción es "una auténtica leucemia" del sistema económico y la transparencia es el instrumento para combatirla.

El director general de la Fundación Ortega-Marañón, Jesús Sánchez Lambás, ha denunciado también las carencias de España en materia de transparencia y, como ejemplo, ha considerado incomprensible que el Congreso vaya a hacer públicos los viajes de sus diputados, pero sin detallar su coste. "Hasta los secretos de Estado terminan siendo conocidos en el sistema democrático. El no conocerlo enturbia y eso genera corrupción", ha señalado.

Sánchez Lambás ha considerado además "verdaderamente alarmante" que la percepción de la corrupción se haya intensificado en todo el mundo en una situación de crisis económica universal. Ha destacado asimismo el "fracaso" de la primavera árabe, que no ha tenido un reflejo en la percepción que tienen los ciudadanos del Norte de África de la corrupción en sus respectivos países.

Por su parte, Manuel Villoria, miembro del consejo de dirección de TI y catedrático de Ciencia Política, ha advertido de que una percepción alta de la corrupción en un país incentiva la corrupción, ya que el ciudadano cree que, si todo el mundo es corrupto, él también puede serlo sin mayores consecuencias. Para Villoria, el problema de la falta de transparencia en España es "casi cultural" y es imprescindible mejorar la formación de funcionarios y políticos.

Desde el año 1995 que empezó a realizarse este índice, no ha habido grandes variaciones. Los países anglosajones y escandinavos se mantienen a la cabeza de la lucha anticorrupción y Afganistán, Corea del Norte y Somalia se ubican, una vez más, en el extremo inferior de la lista. Entre las principales economías del mundo, Estados Unidos está en el puesto 19, Alemania en el 13, Japón y Reino Unido en lugar 17 y Francia en el 22.

Más información