Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusado de abuso de poder el exministro de Exteriores israelí

La Fiscalía presenta cargos contra Avigdor Lieberman por prevaricar en el nombramiento de un embajador

Avigdor Lieberman en mayo en la Knesset, cuando era aún ministro de Exteriores.
Avigdor Lieberman en mayo en la Knesset, cuando era aún ministro de Exteriores. EFE

El fiscal general del Estado, Yehuda Weinstein, ha formalizado hoy domingo el procesamiento del exministro y líder del partido Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, dos semanas después de que éste presentara su dimisión, consciente de la espada de Damocles judicial que pendía sobre su cabeza. Según el escrito de acusación, Lieberman será procesado por prevaricar al utilizar su posición como ministro de Asuntos Exteriores para nombrar embajador en Letonia a un diplomático que años antes le había hecho entrega de un dossier confidencial sobre una investigación policial que vinculaba al entonces diputado Lieberman con un caso de presunta corrupción y fraude.

Según las informaciones publicadas por la prensa israelí durante el fin de semana, el escrito de acusación ha elevado la gravedad de los cargos respecto de un borrador anterior, después de que los responsables de la unidad de investigación de la Policía Nacional tomaran declaración al viceministro de Asuntos Exteriores, Danny Ayalon. Aparentemente, el testimonio de Ayalon -que fue dejado fuera de la lista electoral de Israel Beitenu por decisión del propio Lieberman - habría resultado clave en la imputación, al haber expuesto las supuestas presiones ejercidas por Lieberman tanto dentro de la junta de personal del Ministerio como de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Knesset (Parlamento).

De acuerdo a los cargos presentados en su contra, Lieberman habría promovido el nombramiento del diplomático Ze´ev Ben Aryeh como Embajador en Letonia en presunta contraprestación por un favor que éste le hizo durante su puesto anterior como embajador ante Bielorrusia. Durante una visita oficial a la capital del país, Minsk, en calidad de jefe de una delegación parlamentaria, Lieberman recibió un sobre de manos de Ben Aryeh que contenía un dossier del Ministerio de Justicia el cual detallaba la investigación policial abierta contra Lieberman. Éste por su parte ha reconocido ya ante la Policía el haber recibido dicho documento, al que dijo no dar importancia y haber destruido inmediatamente. La Fiscalía, sin embargo, piensa que Lieberman hizo uso del mismo para obstruir la labor de la justicia.

 Además del viceministro de Exteriores Ayalon, la Fiscalía llamará a declarar a otros antiguos altos cargos del Ministerio, tales como el director general Rafi Barak, el actual embajador en Francia y predecesor de Barak, Yossi Gal, y al hoy embajador en Tailandia y antes responsable de Recursos Humanos, Shimon Roded. Probablemente se trate de un juicio rápido ante la inminencia de las próximas elecciones generales, a celebrar el día 22 de enero, y en las que Lieberman ya ha dicho que aspira a renovar su escaño. Por su parte, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha dado a entender que le reserva la cartera de Asuntos Exteriores, “en el caso de que la justicia así lo permita”.

 En cualquier caso Lieberman, conocido popularmente como Yvette y nacido en Moldavia, se vería acusado por el “mal menor”, pues la Fiscalía dio carpetazo recientemente a otro caso de corrupción y lavado de dinero negro debido a la falta de evidencias de la acusación. Según esta segunda línea de investigación, el dirigente - considerado por muchos de extrema derecha, sobre todo en lo relativo a la cuestión palestina -habría recibido presuntamente cuantiosas donaciones de magnates extranjeros (entre ellos el millonario austríaco al que también se le relacionó en su momento con Ariel Sharon y propietario de una parte importante del Casino de Jericó, Martin Schlaff) para financiar sus campañas electorales.

 Tras ser cerrada esta acusación mayor por falta de pruebas, a pesar de su dimisión y posterior procesamiento, Lieberman ha decidido concurrir a los próximos comicios como número dos de Israel Beitenu y participar en los actos electorales de la coalición Likud Beitenu. Por el momento, todas las encuestas de opinión le siguen dando una amplia mayoría, pero ésta ha bajado de 37 a 35 diputados (dentro de un total de 120) durante las últimas dos semanas en detrimento del partido revelación de estas elecciones, el Habayit Hayehudi que dirige Naftali Bennett.