Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves de la operación

Un grupo afín a Al Qaeda secuestró este miércoles a unos 40 extranjeros y unos 150 argelinos en una planta gasística del este de Argelia, cerca de la frontera libia

Un grupo afín a Al Qaeda secuestró este miércoles a unos 40 extranjeros y unos 150 argelinos en una planta gasística del este de Argelia, cerca de la frontera libia. Decenas de rehenes y terroristas han muerto este jueves al mediodía durante un asalto militar a las instalaciones, según informan la cadena Al Yazira citando fuentes sobre el terreno y la agencia mauritana ANI, que cita a uno de los captores.

¿Cómo empezó todo?

Miércoles 16 de enero, 5 de la madrugada. Un grupo armado ataca un autobús que transporta a los empleados de una planta gasística hasta el cercano aeropuerto de Amenas, según las autoridades argelinas. La escolta policial consigue repeler el asalto, pero mueren al menos un británico y un argelino y otras seis personas —dos británicos, un noruego, dos policías y un guardia de seguridad— resultan heridos.

Los terroristas huyen después hacia las viviendas donde se alojan los empleados de la planta. Allí secuestran a un grupo de trabajadores extranjeros y argelinos.

¿Quiénes son los rehenes?

Los rehenes son unos 40 empleados extranjeros de distintas nacionalidades (japonesa, estadounidense, francesa, irlandesa, británica, noruega, etcétera) y unos 150 trabajadores argelinos.

Inmediatamente después de tomar las instalaciones, los captores separaron a los empleados en dos grupos, los argelinos por un lado y los extranjeros por otro. La agencia estatal argelina ha asegurado este jueves, citando fuentes oficiales, que 30 rehenes han conseguido escapar hoy. Según el canal Al Shoroun, citado por la noruega RNK, se trata de 17 extranjeros y 13 argelinos.

¿Quiénes son los secuestradores y qué reclaman?

Los terroristas obedecen a Mojtar Belmojtar, el responsable del secuestro de tres cooperantes catalanes en Mauritania en 2009, que a finales del año pasado se escindió de la rama magrebí de Al Qaeda (AQMI) para fundar su propia célula, bautizada “aquellos que firman con su sangre”.

Los islamistas, que han reivindicado el ataque, afirman haber actuado en respuesta al apoyo de Argelia a la intervención militar francesa en Malí. El país magrebí dio autorización para sobrevolar su territorio a la fuerza aérea gala que bombardea a los grupos armados malienses.

Los secuestradores piden "el fin de la agresión" a Malí.

¿Por qué había tantos extranjeros en las instalaciones?

La planta gasística de Amenas es explotada por la argelina Sonatrach, la británica BP y la noruega Statoil. Una compañía japonesa de ingeniería, JGC Corp, y la empresa francesa de restauración, hostelería y logística CIS Catering también trabajaban en las instalaciones.

¿Cómo se ha desarrollado el asalto?

Este jueves el Ejército argelino ha atacado la planta de gas de Aminas para liberar a los rehenes. Los detalles de la operación son aún muy confusos. Las últimas informaciones hablan de seis rehenes y ocho yihadistas muertos, según informa Reuters citando una fuente propia. Por su parte, los secuestradores han comunicado, a través de la agencia mauritana ANI, que aún retienen a siete occidentales. El Ejército ha bombardeado al menos un vehículo de un convoy que pretendía sacar a los rehenes de la planta para trasladarlos a un lugar seguro.