el debate de las armas

En EE UU, cada hora se producen tres muertes por armas de fuego

En 2011 murieron solo en ese país más del doble de personas que el número de víctimas por atentados terroristas en todo el mundo

Evolución de las causas de muerte en EE UU

Un día antes de que el presidente Barack Obama presentara su plan para endurecer el control de armas, en Estados Unidos fallecieron 30 personas y otras 162 resultaron heridas como consecuencia de disparos, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés). De acuerdo con los datos manejados por el CDC, en este país cada hora se registra una media de tres muertes relacionadas con armas de fuego y siete reciben un impacto de bala. Cada día, 53 se valen de un arma para quitarse la vida.

Las propuestas que el miércoles presentó el presidente estadounidense pretenden reducir la violencia armada. En este país fallecieron en 2011 como consecuencia de delitos relacionados con armas 32.163 personas, según fuentes de Gun Policy, más del doble de las muertes que se registraron en todo el mundo como consecuencia de atentados terroristas (12.553, de acuerdo con los datos del Centro Nacional Contra el Terrorismo). “Desde los atentados del 11-S, el Gobierno de EE UU ha destinado más de medio billón de dólares a garantizar la seguridad nacional, mientras que, de acuerdo con la Oficina Presupuestaria del Congreso, el Capitolio apenas ha destinado recursos a detener los crímenes por armas de fuego”, indican en un correo electrónico desde el Violence Policy Center.

Entre las medidas aprobadas por Obama destaca el incremento del control de los antecedentes de los compradores de armas. De acuerdo con el CDC, en 2011 se realizaron 16,4 millones de comprobaciones del historial delictivo y de enfermedades mentales de potenciales propietarios de armas, una media de 45.000 al día. Este recuento no incluye las transacciones privadas en las que no se exige ningún tipo de control. Solo 214 de las ventas (el 0,001% del total) en las que se investigaron los antecedentes de los posibles adquirentes se frustraron por su historial de enfermedades mentales, tratarse de exconvictos o por cualquier otro motivo por el que tuvieran vedada la tenencia de armas.

“Desde los atentados del 11-S, el Gobierno de EE UU ha destinado más de medio billón de dólares a garantizar la seguridad nacional, mientras que, de acuerdo con la Oficina Presupuestaria del Congreso, el Capitolio apenas ha destinado recursos a detener los crímenes por armas de fuego"

Violence Policy Center

No importa qué estadísticas se consulten, todas resultan igual de desalentadoras. En el mes transcurrido desde la matanza de Newtown, que ha servido de acicate a la Casa Blanca para lanzar su cruzada sobre el control de las armas, han fallecido casi un millar de personas por impactos de balas, la mitad de las bajas del Ejército de EE UU a lo largo de la guerra de Afganistán.

El 15 de enero, el día anterior a la presentación de las propuestas de Obama, un estudiante con un historial de violencia y depresiones disparó a un trabajador de una Escuela de Negocios de Sant Louis antes de quitarse la vida; otro hombre abrió fuego en un aparcamiento de Kentucky, matando a una persona e hiriendo a otras dos en lo que la policía consideró como una disputa personal, y en Baltimore, en un nuevo ejemplo de la creciente violencia que se vive en esa ciudad, se registraron tres tiroteos, en uno de los cuales falleció una joven de 17 años que paseaba por la calle. Un día normal que la Administración Obama trata de que se convierta en excepcional.

Las armas, la principal causa de muerte en EE UU

Aunque desde 2005 las muertes por arma de fuego han descendido un 15%, las balas siguen siendo la principal causa de fallecimiento en Estados Unidos muy por encima de las provocadas por cuchillos u otras armas cortantes, que es la segunda.

Según los datos manejados por el FBI, en 2011, 8.583 personas murieron por un arma de fuego, frente a las 10.158 que se registraron en 2005. La cifra es cinco veces superior a la de los fallecimientos por cuchillos y armas cortantes, 1.694 en 2011, la segunda causa de muertes en el país, que también ha descendido respecto de 2005 (11%). De acuerdo con el FBI, en EE UU cada 25,3 segundos se produce un crimen violento.

Más información