Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ISRAEL ACUDE A LAS URNAS

Los rostros de los votantes en Israel

Estas son las caras y los argumentos de algunos de los votantes que hoy han acudido a las urnas en las elecciones de Israel

A partir de las siete de la mañana, los votantes israelíes han acudido a los colegios electorales repartidos por el país para elegir nuevo Gobierno. Son en total 5,6 millones los ciudadanos que pueden votar en más de 10.000 colegios electorales.

Las encuestas le auguran una victoria al actual primer ministro, Benjamin Netanyahu, pero el espectro político permanecerá fragmentado en la nueva Knesset. Así han votado algunos de los electores que hoy han acudido a las urnas.

HANA FINKELSTEIN

Hana Finkelstein tiene 35 años y vive en Har Homá, un asentamiento pegado a la ciudad palestina de Belén. Es comercial en una empresa de alta tecnología.

Pregunta. ¿A quién va a votar y por qué?

Respuesta. Voy a votar a Naftali Bennett [la Casa Judía, ultraderecha]. Todas las elecciones he votado a Bibi [Netanyahu]. Soy del Likud de toda la vida, pero esta vez sentí que era una oportunidad única; que por primera vez hay un partido religioso y nacionalista capaz de influir en el Gobierno. Siento que es el momento en el que puede haber un cambio, de que las coas pueden cambiar.

P. ¿Qué tipo de cambio?

R. La expansión del país [ampliar la ocupación de los territorios palestinos]. Cuando eres religioso, estás muy apegado a la tierra. Nosotros queremos toda esta tierra porque nos la ha dado dios.

MOSHE SAMANÉS

Moshe Samanés tiene 38 años. Hace seis meses emigró desde París “porque este es nuestro país [de los judíos] y ahora aprende hebreo.

Pregunta. ¿A quién va a votar y por qué?

Respuesta. Voy a votar a Benjamín Netanyahu porque es el que mejor conozco. Me gusta su discurso. Es firme. Piensa en Israel, en el país. No le importa lo que piense el resto del mundo.

P. ¿Ha sido la paz con los palestinos un factor importante a la hora de decidir su voto?

R. Mire, al fin y al cabo la paz no depende de nosotros, sino de dios. La paz es importante, pero hay que conocer a los que tenemos enfrente y los palestinos no quieren la paz.

ARIE ELBELMAN

Publicista de origen chileno y 26 años, Elbelman ha votado durante toda su vida al Likud, pero en esta ocasión ha optado por un camino diferente. Como muchos jóvenes de su edad, ha tenido en cuenta los ideales de justicia social y equidad económica, que originaron numerosas protestas en Israel en 2011.

Pregunta. ¿A quién ha votado y por qué?

Respuesta. Al Partido Laborista. He optado por una alternativa diferente, con la idea de justicia social en la cabeza. Y también he tenido en cuenta que fuera un partido que permitiera al país estar abierto al diálogo con los vecinos, porque es importante mantener abierta la posibilidad de diálogo. Pero sobre todo creo que es necesario mantener un nivel de protección social digno para los ciudadanos.

P. ¿Ha sido un factor importante el que Shelly Yachimovich [la nueva líder del laborismo] encabezara la lista?

R. No. He votado en realidad por otra gente en la lista. Yachimovich no es una gran líder, como sí lo es Netanyahu. No tiene su carisma. Pero hay otra gente en la lista del Partido Laborista con mucha capacidad y que puede hacer avanzar al país hacia una mayor igualdad.

RUSHDIE ALYAN

Rushdie Alyan tiene 26 años y es cuidador en el zoo de Jerusalén. Vive en Beit Safafa, una localidad a las afueras de Jerusalén, rodeada de asentamientos y la que viven palestinos con pasaporte israelí (en total suman un 20% de la población). Los sondeos vaticinan una alta abstención entre la comunidad árabe. Alyan sin embargo cree que es importante participar.

Pregunta. ¿A quién va a votar y por qué?

Respuesta. Voy a votar a Ahmed Tibi [lista árabe unida]. Es importante que haya árabes en la Knesset [el Parlamento]. Tibi es un político fuerte. Es capaz de enfrentarse a los ataques de la extrema derecha. Cuando hay guerra, Tibi pelea y defiende a los árabes.

P. ¿Cree que los políticos árabes tiene suficiente en el Parlamento como para cambiar las cosas?

R. No lo tengo claro, pero al menos pueden mejorar las cosas pequeñas.

OFFIR OHAYON

Este informático de 29 años, residente en la zona metropolitana de Tel Aviv, muestra su pasión por Benjamín Netanyahu -él le llama familiarmente Bibi- con varias pegatinas sobre su camiseta. Tal es su admiración por el primer ministro que hoy, día de elecciones, se ha prestado voluntario para repartir octavillas con las propuestas del partido Likud frente a un colegio electoral.

Pregunta. ¿A quién ha votado y por qué?

Respuesta. Voto a Bibi porque así me he criado. Es lo que mi familia ha votado siempre. Yo creo en Bibi. Ha hecho y hará lo que es necesario para este país.

P. ¿Qué parte del programa de Netanyahu le atrae mas?

R. Sin duda, la seguridad. Estamos rodeados por Irán y por los árabes, que no nos quieren aquí. Debemos tener a alguien fuerte en el gobierno, es necesario. Bibi es bueno para la economía, ha hecho lo necesario para evitar una crisis mayor, pero es que además, en materia de seguridad, es todo lo que necesita Israel.

NIR BENTAL

A sus 30 años, a Nir Bental, residente en la zona metropolitana de Tel Aviv, le importan sobre todo dos cosas: una regeneración de la política israelí y que el Gobierno apoye programas para abaratar el coste de vida, que por lo general es caro en el país.

Pregunta. ¿A quién ha votado y por qué?

Respuesta. A Yesh Atid [el partido de centro-izquierda del expresentador de televisión Yair Lapid]. Está formado por gente nueva, es sangre nueva, y puede aplicar los cambios necesarios hacia una mayor igualdad de los ciudadanos. La actual clase política siempre beneficia a la misma gente, del mismo género, de los mismos grupos sociales, mientras las clases medias y trabajadoras no reciben nada.

P. ¿Qué podría hacer Yesh Atid para hacer avanzar esa idea de igualdad?

R. Hay muchas opciones, pero para mí, una prioridad clara, es conseguir que baje el precio de la vivienda, que es muy caro en este país.