Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu desata la alerta al advertir de un posible ataque a Israel desde Siria

El primer ministro dice que sus opciones a ese respecto están entre "lo malo y lo peor"

Netanyahu durante su consejo de ministros del domingo. AP

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha incrementado la presión sobre Siria, justo en el contexto de sus negociaciones para formar nuevo Gobierno, dejando claro que sus opciones para hacer frente a un posible ataque con armas químicas por parte de grupos que luchan contra Bachar el Asad están entre “lo malo, lo malo y lo peor”, según dijo a una delegación de legisladores norteamericanos que le visitó el lunes. El Ejército israelí confirmó el domingo que una batería de misiles del escudo bautizado como Cúpula de Hierro han sido trasladadas a Haifa, al norte del país, cerca de la frontera siria.

El principal temor que Netanyahu le transmitió a la delegación norteamericana es que el armamento químico de El Asad —la inteligencia norteamericana considera que dispone de arsenales de gas sarín, gas mostaza y cianuro— acabe en manos de alguna milicia islamista, o de Hezbolá, si el Gobierno sirio se derrumba sin que haya un plan de transición consensuado de forma previa. Las potencias mundiales se han resistido hasta ahora a intervenir directamente en Siria, por las reticencias de China y Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Las fuerzas armadas israelíes consideran que esos arsenales químicos podrían emplearse en cabezas de misiles Scud o en proyectiles de artillería, alcanzando a Israel. Por eso han decidido trasladar la batería de misiles, que forma parte de la arquitectura de defensa que protegió puntos de población israelíes durante la última guerra con Hamas en Gaza. “Como parte del despliegue operaciones del programa que incluye cambio de localizaciones alrededor de Israel de vez en cuando, esa batería se encuentra ahora en el norte”, asegura un portavoz de la Fuerza de Defensa de Israel.

Ante esos movimientos de misiles y las advertencias de Netanyahu, los vecinos de las localidades más al norte de la zona, en las áreas de Galilea y el Golán, han comenzado a revisar búnkeres y sistemas de alarmas, en preparación para un eventual ataque. Las autoridades locales consideran emplear una ley aprobada durante la segunda guerra con Líbano, en 2006, que les permite exigir a los ciudadanos tener listos sus refugios en preparación para un posible ataque desde el otro lado de la frontera.

“Debemos estar pendientes de lo que pasa alrededor de nosotros. Lo que sucede en Irán, y las armas letales en Siria. Oriente Próximo no ha esperado a que se dieran los resultados definitivos de estas elecciones, y no parará mientras nosotros formamos nuestra coalición de Gobierno”, dijo Netanyahu el domingo durante la celebración semanal de su Consejo de Ministros. “Hay todo un racimo de amenazas, y su realidad es siempre cambiante”.

Algunos medios israelíes han criticado hoy a Netanyahu por generar tensión con Siria para obrar con mayor margen de maniobra durante sus negociaciones para formar nuevo Gobierno. El diario Ma’ariv cita a dos exministros de Asuntos Exteriores que aseguran que la situación en Siria no ha cambiado tanto en las pasadas semanas como para levantar esas alertas. Consideran esos críticos que el primer ministro busca crear una sensación de urgencia, que haga ceder en sus exigencias a los otros posibles miembros de la coalición.