Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
REFORMA MIGRATORIA EN EE UU

Obama sobre la reforma migratoria: “El Congreso debe actuar ya”

El presidente recuerda que, a menos que se sea indio-americano, todos los ciudadanos de EEUU han venido de otro país

 VÍDEO: REUTERS-LIVE | CHUCK KENNEDY (EFE)

Mano a mano, ladrillo sobre ladrillo, Estados Unidos fue levantado por inmigrantes y así lo ha recordado el presidente Barack Obama. No ha sido esa la única llamada que ha hecho a la memoria: “A menos que ustedes sean indios-americanos, todos ustedes vienen de otro país”, ha advertido el presidente. Lejos de las generalidades de otros tiempos, el presidente Barack Obama ha pronunciado un discurso en Las Vegas (Nevada) en el que ha pedido “acción inmediata” y concreción de propuestas para una ley global que deberá abrir la puerta a la legalización de los más de 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin documentos. “Necesitamos que el Congreso actúe de una vez por todas para dar una solución ya a los inmigrantes indocumentados”, ha dicho el presidente en una alocución que ha sido el pistoletazo de salida al más ambicioso plan de reforma migratoria propuesto por una Administración en las últimas tres décadas. "Si el Congreso no actúa pronto", ha advertido Obama, "propondré una ley e insistiré en que la voten".

“La razón por la que estoy aquí hoy es porque cada vez hay un mayor acuerdo para lograr una reforma del sistema de inmigración total”, ha insistido Obama. "El momento es ahora", ha asegurado a una audiencia que le ha contestado con un "sí, se puede" en español. "Tenemos a 11 millones de hombres y mujeres que han vivido en las sombras, quizás entraron ilegalmente, quizás se quedaron con un visado caducado, pero viven aquí y contribuyen con sus comunidades", ha dicho el presidente hablando de los emigrantes cómo solo él parece saber hacerlo e insistiendo en que hay que sacar esa economía sumergida a la luz. “Es puro sentido común”, ha sentenciado Obama asegurando que mantener en la ilegalidad a todas esas personas frena a EE UU en lugar de hacerlo crecer económicamente. “Por eso necesitamos una reforma global”, ha dicho una y otra vez durante su discurso.

Optimista, disfrutando el momento antes de que el Congreso se enzarce en una dura batalla por cada coma y cada punto de la futura ley para reformar la emigración, Obama ha dicho que “por primera vez en muchos años, republicanos y demócratas parecen de acuerdo en enfrentar este problema juntos". “Eso son buenas noticias”, ha reconocido el presidente. “Miembros de ambos partidos, en ambas cámaras, trabajan activamente en una solución”, prosiguió. “Ayer [por el lunes], un grupo de senadores de ambos partidos –conocidos como ‘la Banda de los Ocho’- anunció una serie de principios para una reforma global de la inmigración que están muy en sintonía con los principios que yo he propuesto y he hecho campaña en los pasados años”, ha declarado el mandatario.

“Todos los días intentan ganarse la vida y puede que trabajen con menos sueldo del que merecen", ha proseguido Obama en referencia a los indocumentados. "Y eso es malo para ellos, pero también para todos nosotros”. “Si de verdad estamos comprometidos con fortalecer la clase media, debemos aprobar esta reforma", ha declarado el presidente. Obama siempre ha vinculado un nuevo sistema migratorio con la recuperación económica de Estados Unidos y ha enfatizado que muchas de las nuevas compañías de éxito están fundadas por inmigrantes. "Instagram fue creado con la ayuda de un inmigrante que vino aquí a estudiar y después se pudo quedar a trabajar", ha dicho. "No podemos construir una nueva economía si acogemos a estos estudiantes y luego les decimos que deben regresar a China o India", ha puntualizado citando a los Eisntein o Carnegie que han contribuido al desarrollo y prosperidad del mundo y Estados Unidos.

Por primera vez en muchos años, republicanos y demócratas parecen de acuerdo en enfrentar este problema juntos".

El mandatario ha elogiado las propuestas de los ocho senadores –cuatro demócratas y cuatro republicanos- diciendo que reflejaban la esencia del plan de la Administración sobre inmigración desarrollado en 2011 y que nunca fue llevado al Congreso. Pero también ha puesto mucho énfasis en los aspectos que podrían hacer descarrilar el buen entendimiento que ahora parece reinar. La propuesta senatorial está diseñada para que los inmigrantes ilegales obtengan la residencia con cierta rapidez pero les cierra el acceso a la ciudadanía hasta que la seguridad en las fronteras no esté garantizada y se haya puesto en marcha un nuevo sistema para los empresarios que les permita verificar el estatus migratorio de sus trabajadores.

Obama está de acuerdo en proteger las fronteras y establecer sistemas de datos para comprobar los estatus pero ha dejado clara su intención de moverse con rapidez en el camino que conceda ciudadanía tanto a estudiantes que fueron traídos al país por sus padres cuando eran pequeños como a los trabajadores sin documentos y evitar así un proceso que puede traducirse en décadas de espera para muchos emigrantes, tantas que podrían no llegar a verlo jamás. "En las próximas semanas, cuando la idea de reforma sea más real, recuerden a todos los que han compartido antes las mismas esperanzas, que esto no es un debate político, sino humano".

Entre su discurso de hoy en Las Vegas (Nevada) y el que dio en mayo de 2011 en El Paso (Tejas) ha habido unas elecciones presidenciales que han probado que no se ganan sin el voto latino. Barack Obama dejó una cuenta pendiente en su primer mandato: rompió la promesa electoral de 2008 de que reformaría el sistema migratorio e intentó en El Paso hacer un guiño para controlar daños de cara a noviembre de 2012. En El Paso hubo generalidades porque la Casa Blanca no podía permitirse especificidades tras haber consumido más de la mitad de su legislatura en la reforma sanitaria. En Las Vegas, Nevada, uno de los Estados donde la población hispana ha crecido más en la última década y que ayudó al presidente en las legislativas de 2010 y en las presidenciales de 2012, se han pedido hechos y se han avanzado propuestas. “En este momento”, ha anunciado el presidente en el instituto Del Sol, “parece que hay un verdadero deseo de hallar una solución, lo que es muy alentador”.