Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Nusra “imparte justicia” en Alepo

Los rebeldes aplican la ley islámica para juzgar los delitos cometidos en su zona de control

El Frente al Nusra, formado por yihadistas e islamistas radicales, aplica la 'sharía' con dureza

Milicianos rebeldes sirios, en un control de seguridad en la provincia de Latakia.
Milicianos rebeldes sirios, en un control de seguridad en la provincia de Latakia. AFP

“En el caso de que los soldados no tengan las manos manchadas de sangre", afirma el teniente coronel Abdul Houl, jefe del Ejército Libre Sirio (ELS) en la localidad de Salma (Latakia), "podrán irse tranquilamente a casa con sus familias”. “La mayoría de ellos son obligados a combatir contra su voluntad porque si no son sistemáticamente asesinados por los shabiha [matones del régimen]. Pero si tenemos pruebas de que han asesinado, son condenados a muerte”, afirma tajante este oficial de los rebeldes.

Un tribunal formado por un sheij (autoridad religiosa), abogados y militares son los encargados de dictar justicia en este pueblo sirio. “Durante los juicios, el encargado de dictar sentencia es el sheij; se aplica la sharía y también las leyes sirias. No es solo un tribunal islámico”, argumenta Houl. “Siempre que detenemos a algún soldado del régimen le damos un trato justo, ni se les ejecuta, ni se les humilla", continúa, "aunque a veces se producen incidentes y algún soldado puede golpear a los detenidos”.

Abu Hamia atiende en su despacho de una cárcel del distrito de Masaki Hanano (Alepo), abierta desde hace cinco meses y desde donde se encargan de los interrogatorios y las vistas orales antes de los juicios. En esta comisaria se encargan de todo tipo de crímenes; desde delitos comunes a crímenes de guerra. “El Gobierno de El Asad aplicaba una sharía muy liviana. Si Dios quiere implantaremos la sharía en toda Siria cuando caiga el régimen. Este país lo que necesita son leyes fuertes para que la población retome el camino de la rectitud y vuelvan a ser buenos musulmanes”, afirma Hamia, quien añade que saltarse la ley (islámica) con el régimen era fácil. “Si tenías dinero, podías sobornar al funcionario de turno para que tu caso no llegase ni siquiera a presentarse en un juicio. Eso no existirá en la nueva Siria”.

No obstante, en el Estado sirio, según está recogido en la actual Constitución, la ley islámica (sharía) es solo una de las fuentes de derecho. Esta se aplica en procesos civiles (divorcios, herencias...), mientras que el código civil rige en el resto de casos.

La fuerte presencia de islamistas dentro de las filas del ELS ha hecho que se creen dos sistemas judiciales dentro de Siria. El laico y el islámico, donde la sharía se aplica en su máxima expresión. “Les preguntamos si han asesinado, sin han torturado…", explica Hamia. "Después irán ante el jeque, que volverá a interrogarles y dictará sentencia. Depende de su benevolencia que el soldado reciba un castigo u otro. Yo solo interrogo, nada más”, prosigue.

“El sistema islamista está obsoleto, viene de los tiempos del profeta Mahoma, y desde entonces no ha evolucionado en absoluto, debe adaptarse a los tiempos que corren. En Alepo es un sistema secundario porque muy poca gente cree en ellos”, comenta el juez Marwan Gayn, uno de los siete que imparten justicia en los juzgados que el ELS habilitó hace cuatro meses en el barrio de Saif el Daula. El objetivo de este tribunal es “crear un sistema judicial en el que se vean reflejados la mayoría de los ciudadanos”.

En Alepo hay dos formas de impartir justicia, por la vía del ELS (más laica) o por la vía islamista, donde el Frente Al Nusra es quien dicta justicia a través de un sheij. La manera en el que se aplican las leyes en uno y otro lado son completamente distintas y la severidad de los castigos incomparable. “Hemos tratado en múltiples ocasiones de unificar los dos sistemas mediante reuniones con el líder de Al Nusra, con el fin de trabajar juntos, pero siempre lo ha rechazado”, comenta Gayn. “No se pueden aplicar las leyes conforme a Dios. Nosotros aplicamos también la sharía pero no de la misma manera que ellos”, sentencia.

“Por estos motivos", relata el juez, miembro del ELS hace tres meses, "no podemos trabajar con Al Nusra, son muy severos. Sus sentencias son de muerte o cortan mano si se cometen delitos de hurto. El islam es mucho más sencillo que todo eso; no debe aplicarse con tanta dureza. Además, son parte de Al Qaeda”,

“Sin la ayuda de la OTAN no lograremos expulsar nunca de Siria a Al Nusra”, señala Gayn, quien reclama además una intervención mayor de la comunidad internacional. “Aceptamos su ayuda [la de Al Nusra] porque estábamos solos”, asevera. El juez es pesimista con el futuro que le espera a Siria tras la caída de El Asad. “Después de la guerra habrá otra por el poder. Ahora el ELS está ocupado luchando para acabar con el régimen y no debemos entrar en luchas internas contra Al Nusra porque eso solo nos debilitaría. Cuando consigamos la victoria, trataremos de solucionar el problema con los islamistas”, afirma.