Selecciona Edición
Iniciar sesión

Chicago nombra al ‘Chapo’ Guzmán como nuevo enemigo público número uno

El narcotraficante mexicano hereda la ‘distinción’ que inauguró Al Capone en 1930

Imagen de la nota en la página de la Comisión del Crimen de Chicago.

Alfonso Al Capone ya tiene heredero en Chicago. El narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán Loera ha sido designado por la ciudad estadounidense como su nuevo enemigo público número uno, un dudoso honor que se instauró hace 83 años para distinguir precisamente al mafioso de origen italiano.

En una nota difundida en su web, la Comisión del Crimen de Chicago asegura que es una decisión consensuada con la división de la DEA (agencia antidroga) de la ciudad. “A El Chapo se le busca en Chicago por participar en actividades de tráfico internacional de drogas en colaboración con otros 35 acusados. Es el jefe del cartel de Sinaloa y está acusado de usar la ciudad como su eje de narcotráfico en el Medio Oeste de EE UU y de hacer pasar por la ciudad entre 1.500 y 2.000 kilogramos de cocaína al mes”, asegura la Comisión.

Según la Comisión, desde que en 1930 se nombró a Al Capone como enemigo público número uno “no había surgido un criminal digno de dicha distinción”. Pero el narcotraficante mexicano ha “sobrepasado con facilidad la carnicería y la destrucción social causada por Capone”.

La nota concluye con un pronóstico optimista: “Estamos seguros de que con nuestro esfuerzo para recabar la colaboración ciudadana, junto al trabajo arduo de colaboración entre los organismos del orden público, este hombre (El Chapo) se enfrentará finalmente a la justicia por sus horribles crímenes”.

El Chapo está acusado desde agosto de 2009 por el Departamento de Justicia de EE UU de introducir en el país 200 toneladas de cocaína entre 1990 y 2008 y de ingresar de contrabando en México 5.800 millones de dólares producto de la venta de droga, según EFE. El narcotraficante está en paradero desconocido desde su huida de la cárcel de Puente Grande, Jalisco, en 2001. El Tesoro de EE UU ofrece cinco millones de dólares por su captura.