La renuncia del Papa sacude al clero mexicano en crisis aún por el caso Maciel

La Iglesia Católica vive una situación paradójica: la jerarquía está cada vez más cuestionada, mientras la religiosidad popular sigue siendo viva y dinámica

Juan Pablo II, junto a Marcial Maciel / Pliino Lepri (AP)

El fin del papado de Benedicto XVI marca también al clero de México, sumido en una crisis como consecuencia de los escándalos de los sacerdotes pederastas, en particular por las secuelas del caso de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y quien fuera obligado por este papa a dejar el ministerio en 2006.

La noticia de la renuncia del pontífice “nos llenó de estupor, de tristeza, y nos dejó un sentimiento de orfandad, de desamparo” anunció el miércoles pasado el arzobispo primado de México, Norberto Rivera, en una carta escrita a Benedicto XVI. Las palabras de uno de los tres purpurados mexicanos que participarán en el cónclave para elegir nuevo pontífice pudieran usarse también para ilustrar el estado de la iglesia católica mexicana al final de un papado en el que el propio cardenal Rivera fue relegado.

Especialistas consultados por EL PAÍS coinciden en que en el momento del anuncio de Benedicto XVI la fe católica vive una situación paradójica en México: la autoridad del sacerdote o de la jerarquía está en entredicho por los escándalos de los curas pederastas, al tiempo de que el catolicismo popular sigue siendo rico y dinámico.

Junto con Brasil, México es considerado un gran bastión del catolicismo en América Latina, a pesar de que los católicos son cada vez menos en términos proporcionales. Según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, en el censo de 2010, último disponible, 83,9% de los mexicanos se decían católicos, mientras que en 2000 fueron 88% los que dijeron profesar esa fe y en 1990 representaban 89,7%.

Ese universo, equivalente hoy a 93 millones de personas, fue sacudido el pasado lunes por la noticia de que el último día de febrero Benedicto XVI dejará de ser Papa. Pero el anuncio no había sido recibido igual por todos. Según el estudioso de las religiones Bernardo Barranco, la decisión no puede sino representar alegría para el cardenal Rivera “porque había quedado relegado durante el pontificado de Benedicto XVI". "Él estaba muy identificado con la vieja guardia del Vaticano, con el grupo que apoyó siempre a Marcial Maciel, aliado de Angelo Sodano, conocidos como el Club de Roma, donde tienen estrechos vínculos orgánicos, programáticos y de corrupción, que operaron durante el pontificado de Juan Pablo II”, asegura.

Para Barranco, cuando Benedicto XVI decide retomar los casos de abusos de sacerdotes, Norberto Rivera y ese grupo cercano a Maciel queda fuera políticamente. Y en la visita de Benedicto a México (marzo de 2012) el cardenal Rivera "quedó invisible, relegado a un tercer o cuatro plano, debilitado sobre todo porque es cuestionado por encubrimiento de abusos sexuales”.

Rivera fue interrogado en 2007 por una corte de California por el caso de Nicolás Aguilar Rivera, un sacerdote que llegó en 1987 a Los Ángeles recomendado por Rivera, que era entonces obispo de Tehuacán, Puebla. En una carta confidencial hecha pública hace dos semanas por la Archidiócesis de Los Ángeles, el entonces obispo Rivera decía al arzobispo californiano Roger Mahony que había varias acusaciones sobre la “homosexualidad” de Aguilar Rivera. En la misiva, el obispo no menciona nada de casos de abusos de niños por parte de Aguilar Rivera, y en su declaración dijo que nunca supo nada al respecto. El hoy cardenal de la ciudad de México fue exonerado en 2009, pero su nombre surge a menudo al recordar los escándalos de curas pederastas.

Fernando M. González, coautor de La voluntad de no saber; lo que sí se conocía sobre Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944, expresa que los ultraconservadores reciben con profundo beneplácito la noticia de la salida de Benedicto XVI. "Si bien Ratzinger fue cómplice total de la política estructural del silencio sobre los pederastas, a partir de que reabre el caso Maciel lo vieron como una amenaza. Aunque ni siquiera fue coherente. Porque después de haber destronado en diversas partes a obispos y a sacerdotes, aquí no tocó ni con el pétalo de una rosa a nadie, entre ellos a Norberto Rivera”.

El también miembro del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM subraya que a final de cuentas Benedicto XVI aplicó en México una política de “sí, pero no” con respecto a los abusos en contra de niños. Aunque obligó a Maciel a retirarse, en la visita del Papa del año pasado, por ejemplo, fue la única de sus giras en la que no recibió a las víctimas de los sacerdotes pederastas. El Vaticano dijo entonces que los obispos mexicanos nunca habían solicitado la audiencia para las víctimas y el episcopado mexicano capoteó el reclamo sin dar mucha importancia al tema.

“El affaire de los Legionarios de Cristo ha sido un fuerte golpe para la iglesia católica de México. Fue un desencanto fortísimo. Mucha gente buscó salida hacia otras religiones o se alejó desencantada”, sostiene Renée de la Torre, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de Antropología Social (CIESAS) .

“En las encuestas vemos que hay una baja en el interés hacia la iglesia, a relacionarte con el rito, con el sacerdote, mas no con Dios. Lo que sale del control de los curas está aceptado, pero hay desaprobación por la conducta en los escándalos y cada vez apreciamos menos ganas de la gente de tener que ver con las figuras eclesiales”, agrega la autora, junto con Cristina Gutiérrez Zúñiga, del Atlas de la Diversidad Religiosa en México 1950-2000.

Y en contraste, los entrevistados mencionan que a pesar de los escándalos, las fiestas religiosas populares gozan hoy de gran convocatoria, y que lo mismo ocurre con fenómenos como el culto a la Santa Muerte, “culto del submundo mexicano, de la economía informal, prostitución, rateros, narcomenudeo”, explica el investigador Barranco. En el mismo sentido, De la Torre sostiene que hay una “tendencia muy fuerte al neopaganismo, sobre todo en las clases medias, y un gran regreso a la magia popular. Eso está creando nuevas tensiones internas adentro del catolicismo. Han surgido sacerdotes sanadores y otros exorcistas, que en distintas ciudades y con mucho carisma están logrando gran convocatoria”.

Para monseñor Eugenio Lira, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el reto al que se enfrenta la Iglesia Católica en el país es la evangelización y la llegada de una cultura de secularización, “es decir se está perdiendo la noción de la trascendencia por una actitud de vivir el aquí y el ahora sin mucha preocupación, sin buscar el sentido de la vida ni el servicio a los demás”.

Cuestionado sobre los costos para la iglesia de casos como el de Maciel, Lira dijo que “sin pretender minimizar el caso, que es grave y que no debe permitirse jamás, no es el mayor de los retos, no es algo que esté difundido, que sea como una plaga. Sería inexacto pensar que un caso aislado representa la verdad total de la iglesia en México (…) Es como si cuando miramos la aleta de un tiburón se piensa que esa parte es el todo. Eso no es el tema de la iglesia católica en México”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los ayuntamientos tenían en 2011 302 euros de deuda por vecino

El informe de entidades locales concluye que las entidades supramunicipales debían 564 millones de euros

El Gobierno publica un listado de víctimas para organizar actos

La Secretaría de Paz y Convivencia ha concluido los mapas de Vitoria (42 víctimas), Bilbao (94) y San Sebastián (126)

Quién gana y quién pierde con la apreciación del dólar

La escalada penaliza a los emergentes con inflación y deuda externa España, beneficiada

Mas-Colell advierte de más recortes si no hay Presupuestos

La oposición carga contra el Gobierno de Mas por el fiasco de ATLL

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana