“Muy lúcido, muy visionario”

Los activistas del movimiento 15-M reaccionan a la muerte de Stéphane Hessel

Los indignados posiblemente no se hubiesen llamado indignados sin Stéphane Hessel, fallecido hoy, 27 de febrero. Su libro Indignaos fue un “referente empático” para las miles de personas que a partir del 15 de mayo de 2011 se lanzaron a las plazas españolas para reivindicar que otra sociedad es posible.

Simona Lévi. / C.R.

Así lo ve Simona Lévi, una de las activistas más reconocidas del movimiento del 15-M en Barcelona. “No lo sabía, no me había enterado”, confiesa por teléfono sobre su muerte, recordando que justo hace unos días comentaba con unos colegas un artículo de Héssel sobre las elecciones y la importancia de partidos nuevos como el partido X. “Nos había sorprendido por ser muy atento con la contemporaneidad y muy visionario. Muy lúcido”, recuerda.

Para Levi, ¡Indignaos! era “un grado más conciliador” de lo que ha sido el movimiento en España. “Ha sido importante el lenguaje que ha usado para definir un estado novedoso de rebelión, palabras nuevas, como lo de la indignación, muy relacionadas con el sentimiento de la gente, y no solo con la acción, profundamente anclada en el movimiento del 15-M. Sentimientos y empoderamiento de la acción”, explica. Aunque para ella, a Héssel “no se le pude considerar el intelectual del movimiento, a nivel de contenidos, es más un referente empático”.

Aitor, activista del 15-M en Barcelona, reconoce el efecto del libro del Hessel en la sociedad, pero niega que haya sido el “catalizador o el desencadenante” del movimiento en España. “El libro se escribe pensando en Francia en el 2010. El movimiento aquí se organiza a través de las redes sociales en invierno de 2010 y 2011. El libro se publica en marzo o abril, poco después de que hubiésemos hecho la convocatoria… Para entonces, no era un referente para las personas que lo estábamos organizando”, cuenta.

“Ha sido definido como el padre intelectual del movimiento, cuando la gente que lo empezó no sabía del libro ni de su existencia”, añade el joven, quien reconoce sin embargo el poder de la obra para “apelar a la dignidad de la sociedad, para que se rebele contra los gobiernos”. “No se le pueden negar las buenas intenciones ni los efectos”, sostiene, pero matiza que sobre todo ha sido “un fenómeno editorial”.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista EL PAÍS en Barcelona

Últimas noticias

Ver todo el día

El Banco del Vaticano ganó 69,3 millones de euros en 2014

Agencias Roma

El Instituto para las Obras de Religión suma 66 millones más que en el año anterior

Más de un millón de euros

El País Bilbao

Solo el PNV supera esa cantidad en subvenciones tras las elecciones

Evolución del apoyo a los partidos

Variación del número de votantes a los partidos entre las elecciones autonómicas de 2015 y 2011

EL PAÍS RECOMIENDA

Los costes de vivir en un planeta conectado 24 horas

La vida sin pausa del capitalismo del siglo XXI genera conflictos

¿Recuerdas cuando éramos capaces de leer de corrido?

Ana Carbajosa Madrid

Los efectos de la exposición a Internet despierta preocupación entre científicos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana