Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fieles de EE UU critican la actitud del Papa ante la pederastia en la Iglesia

La mayoría de los católicos de EE UU piden al sucesor de Benedicto XVI que modernice la Iglesia

Benedicto XVI.
Benedicto XVI. AFP

Los casi 80 millones de estadounidenses que se confiesan católicos consideran que Benedicto XVI no ha sabido lidiar de manera adecuada con los escándalos de pederastia que han minado la credibilidad de la Iglesia en este país, según un estudio publicado por el Centro Pew. La mayoría de los encuestados demanda al próximo pontífice que inicie una reforma para modernizar la Iglesia.

De acuerdo con el informe, el 63% de los católicos consultados considera que la respuesta del Papa Ratzinger ante los escándalos por abusos a menores en distintas diócesis estadounidenses ha sido “pobre” o “poco adecuada”. Sólo un tercio asegura que su forma de encarar el problema ha sido “excelente”.

El 63% de los católicos consultados considera que la respuesta del Papa Ratzinger ante los escándalos por abusos a menores en distintas diócesis estadounidenses ha sido “pobre” o “poco adecuada"

En las últimas dos décadas, los numerosos casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes católicos denunciados en EE UU, han obligado a su Iglesia a desembolsar más de 2.000 millones de dólares en abogados y acuerdos. Muchos fieles han criticado la actitud de Roma y la de los prelados de EE UU, proclive a  proteger a sus obispos y sacerdotes, en lugar de favorecer una mayor apertura y transparencia para dar respuesta a los escándalos. Asediados por la controversia suscitada en torno a los casos de pederastia, la Conferencia Episcopal de EE UU votó en junio de 2011 mantener la política de tolerancia cero que ya adoptara en un documento de 2002, en contra de las peticiones de muchas víctimas que exigían una amplia revisión de ese texto.

En el cónclave que elegirá al próximo Papa se encuentran dos obispos de EE UU señalados por los escándalos de pederastia y que en las últimas semanas han sido llamados a declarar por casos de abusos a menores. Timothy Dolan, el arzobispo de Nueva York , fue interrogado justo hace una semana sobre cuándo y qué hizo sobre las acusaciones de abusos durante su etapa al frente de la archidiócesis de Milwaukee. El cardenal y antiguo arzobispo de California, Roger M. Mahony, que testificó el sábado pasado sobre su presunto encubrimiento de otros casos de pederastia por parte de sacerdotes de su diócesis, también se encuentra en Roma, pese a la oposición de varios grupos de católicos que le pidieron que no asistiera para no mancillar el proceso de elección del nuevo Pontífice.

Más allá de las sombras de los escándalos sexuales, la mayoría de los católicos encuestados en el informe del Centro Pew apoya un cambio en la dirección de la Iglesia católica. Si bien es cierto que los católicos que acuden a misa como mínimo una vez por semana, se muestran más reticentes a un relajamiento de las tradiciones de la Iglesia (el 63% prefiere que todo se quede como esté), entre quienes no visitan tanto los centros de culto, son mayoría, un 54%, los que apoyan una Iglesia romana más abierta.

Seis de cada diez encuestados (58%) están a favor de que los curas puedan casarse, de acuerdo con el informe del Centro Pew

Entre los cambios que demandan los católicos de EE UU al próximo Pontífice destaca la autorización para que los sacerdotes contraigan matrimonio. Seis de cada diez encuestados (58%) están a favor de que los curas puedan casarse, de acuerdo con el informe. En ese cambio de dirección que se exige, se encuentran peticiones que todavía cuentan con un tibio apoyo, como la del sacerdocio femenino (9%), la aceptación de los homosexuales y del matrimonio gay (9%) o una defensa de los métodos anticonceptivos (7%).

Con 78,2 millones de fieles, según datos de la Universidad de Georgetown, la religión católica es la que cuenta con mayor número de seguidores en EE UU. Aunque el número de sacerdotes ordenados sigue su descenso en picado -en 2012, había 38.964 frente a los 45.000 de una década atrás, de acuerdo con la Universidad de Georgetown-, este país es el segundo, por detrás de Italia, en número de curas. Eso explica que nueve de cada 10 encuestados esté al tanto de la decisión de Benedicto XVI de renunciar al papado, según la encuesta del Centro Pew.

Más información