Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel II deja el hospital un día después de ingresar por gastroenteritis

La Reina de Inglaterra fue atendida este domingo en un hospital de Londres por una gastoenteritis

Isabel II visita el Centro Nacional de Investigación en Innovación Quirúrgica Intestinal de la Universidad Queen Mary de Londres el pasado miércoles.
Isabel II visita el Centro Nacional de Investigación en Innovación Quirúrgica Intestinal de la Universidad Queen Mary de Londres el pasado miércoles. EFE

La reina Isabel II de Inglaterra ha sido dada de alta este lunes del hospital de Londres en el que permanecía ingresada desde ayer domingo debido a una gastroenteritis. La soberana ha estado internada apenas 24 horas para ser examinada por los médicos después de que, el viernes, se anunciase que padecía síntomas de esa dolencia estomacal.

Ante la expectación de numerosos fotógrafos y periodistas, Isabel II salió por su propio pie del hospital King Edward VII, en el centro de Londres, y se metió en un vehículo Bentley para ser trasladada a su residencia.

Isabel II fue ingresada ayer en el hospital Rey Eduardo VII, en el centro de Londres, aquejada de gastroenteritis. La monarca británica, de 86 años, que el viernes por la noche ya había cancelado una visita el sábado a Swansea con motivo de la festividad de san David, patrón de Gales, suspendió una visita a Roma programada para esta semana.

El ingreso se decidió “como medida de precaución”, según el palacio de Buckingham. Es la primera vez en 10 años que la reina Isabel, que goza de excelente salud a pesar de su avanzada edad, ha sido ingresada en un hospital. En aquella ocasión ingresó con motivo de una operación menor en la rodilla. Aunque en ocasiones no pudo ocultar su cansancio, la monarca británica soportó el pasado verano con notable fortaleza la apretada agenda de festejos por el 60º aniversario de su llegada al trono. Quien sí cayó enfermo entonces fue su marido, el duque de Edimburgo, que incubó una infección al estar más rato del aconsejable a la intemperie y poco abrigado durante una cabalgata fluvial por el Támesis.

Isabel II fue trasladada en coche privado al hospital y se encontraba “con buen ánimo”, según sus portavoces. Antes había asistido a una entrega de medallas en el palacio de Windsor a pesar de que la gastroenteritis empezó a mostrar sus síntomas justo antes del fin de semana. Los médicos han decidido hospitalizarla hoy para poder evaluar mejor su estado físico. “Está bien. Se trata de una medida de precaución. No se decidió llevarla al hospital al detectarse los primeros síntomas. Se trata simplemente de permitir a los médicos poder evaluar su estado de forma más fácil”, han señalado sus portavoces. Es conocido que la reina Isabel no es amiga de llamar demasiado la atención de forma alarmista y seguramente habrá hecho todo lo posible para evitar el ingreso hospitalario.

La gastroenteritis suele ser una infección viral relativamente benigna, aunque molesta, porque puede provocar inflamación del estómago y los intestinos, y quienes la sufren pueden verse afectados de vómitos, diarreas y deshidratación.

La reina canceló o aplazó todos sus compromisos para los próximos días. Portavoces de la presidencia italiana han confirmado que ha sido anulada la visita que tenía previsto realizar a Roma los días 6 y 7 de este mes a invitación del presidente Giorgio Napolitano. La decisión fue comunicada a la oficina de Napolitano por el embajador británico en Roma, Christopher Prentice, que explicó que la soberana debe someterse a “exámenes médicos”. Isabel II no asistirá tampoco a una recepción de diputados de los Comunes y diputados del Parlamento Europeo prevista para el martes en el palacio de Buckingham.