ANÁLISIS

Los piratas y el nuevo desorden global

El reciente “desorden” mundial conlleva riesgos planetarios (en seguridad, alimentación, salud, financieros...) que urgen a reinventar la política global. Esta es la tesis del nuevo libro del catedrático de Filosofía Política y Social Daniel Innerarity, ‘Un mundo de todos y de nadie’

El mundo actual está lleno de paradojas, y una buena parte de ellas podría sintetizarse en la idea de que es un mundo de todos y de nadie. Proliferan los asuntos que son de todos (que a todos nos afectan y que exigen acciones coordinadas), pero de los que, al mismo tiempo, nadie puede o quiere hacerse cargo (para los que no hay instancia competente o de los que nadie se hace responsable). ¿Cuál es la diferencia entre lo común y lo ingobernable, entre la responsabilidad compartida y la irresponsabilidad generalizada? ¿Cómo distinguir lo de todos y lo de ninguno, lo que no tiene dueño y aquello de lo que nadie se ocupa?

Estamos ante una configuración del mundo que se parece a las formas arcaicas de las sociedades de colectores y cazadores, que lo conciben más en términos de itinerarios, de botines y pactos que como espacios cerrados y propiedades estables. No tiene nada de extraño que la figura del pirata reaparezca en un mundo así y que lo haga con toda su ambivalencia de libertad y barbarie.

El pirata encarna la figura de un tipo de enemigo que no amenaza tanto a un país en particular como a las naciones terrestres en general, no a una soberanía concreta como a la idea de soberanía en general. Un pirata no es un enemigo particular, sino el enemigo común de todos, como decía Cicerón. La piratería es lo contrario de la hegemonía, no en el sentido de que esté en condiciones de rivalizar con los imperios en el terreno del poder, sino porque impugna la idea de soberanía como tal. La piratería se inmiscuye en los intervalos que los ciclos de la soberanía no deja de abrir, en “el espacio sin testigos, en el vacío moral” (Sloterdijk). De esta hostilidad absoluta proceden nuestras actuales denominaciones para caracterizar los genocidios como “crímenes contra la humanidad” o el terrorismo de los “unlawful combatans”, que se parece menos a la guerra tradicional entre Estados que a la piratería que resulta del debilitamiento de las convenciones modernas acerca de la guerra territorial. El paralelismo entre la vieja piratería y el actual terrorismo internacional tiene su base en el hecho de que ambos fenómenos se sitúan al margen del cuadro territorial.

Las instituciones médicas y científicas denunciadas como piratas no destruyen la propiedad; la introducen donde no existía

Pues bien, no creo estar forzando la metáfora si afirmo que la piratería representa una nueva forma de estar en el mundo que se ha vuelto líquido. No me refiero solo al terrorismo global, sino a formas actuales de la globalización que retoman el modelo de la rapiña. Podríamos pensar en el comportamiento de los consumidores, tan similar al pillaje (como se pone de manifiesto el primer día de rebajas en los grandes almacenes o en cualquier forma de consumo que implica un daño sobre el medio ambiente). El éxito de los productos financieros es inexplicable si no fuera porque en ellos se promete una gran rentabilidad que ciega incluso para los riesgos que llevan consigo. Pienso también en la biopiratería, término que aparece a comienzo de los años noventa para designar la apropiación indebida de los recursos genéticos. En este caso, las instituciones científicas o médicas denunciadas como piratas no son llamadas así porque destruyan la propiedad, sino por introducirla en lugares en los que previamente no existía. Existe una relación entre muchos conflictos actuales y la disposición sobre determinados recursos naturales, por lo que podría hablarse de “una ecología política de la guerra”. En definitiva, la actual multiplicación del pillaje se explica por la debilidad de los Estados a la hora de controlar eficazmente sus territorios y por la agravación de las desigualdades que resulta particularmente insoportable.

La depredación, que era una forma de apropiación habitual en el mundo arcaico y clásico, que el Estado moderno quiso resolver con el establecimiento de formas de propiedad codificadas, ha tomado actualmente (en el mundo de las finanzas y la información) unas formas de enorme complejidad. Una de las figuras más elocuentes de la piratería contemporánea son los paraísos fiscales, esos lugares sin identidad, sin fiscalidad ni obligación de residencia. Allí se consagra el curioso derecho de abandonar todo espacio político sustrayéndose al impuesto que es el símbolo del poder territorializado.

El ciberespacio proporciona igualmente una gran cantidad de metáforas marítimas y piratas. Como los océanos y el aire, el ciberespacio es un territorio de navegación. El vocabulario de la Red es muy explícito a este respecto. Se navega por la Red, y los piratas asaltan, inmovilizan, sabotean y se hacen con los servidores, a veces por puro juego, otras por motivos criminales o geoestratégicos. Allí se mueven otros navegantes con la misma lógica libertaria con la que los expertos financieros inventan productos para escapar de una posible regulación. Los hackers se cuelan por los huecos de la Red y los financieros buscan los espacios off shore como los piratas circulan entre los espacios de la soberanía. Al igual que los piratas históricos, los navegantes de la Red viven en un archipiélago sobre el que el Estado impotente no tiene el monopolio de la violencia legítima.

Una de las figuras más elocuentes de la piratería contemporánea son los paraísos fiscales, lugares sin obligación de residencia

El sueño de las lógicas libres es lo que ha convertido a Internet en la utopía política que ha entusiasmado a una generación. Muchos comentadores han subrayado la cercanía de ciertos ideales contraculturales con el simple anarquismo liberal. Se trata de lo que algunos han denominado the californian ideology por tener su origen en el contexto antiautoritario de los setenta y que ha dado lugar a una cercanía ideológica entre los libertarios del mercado y la comunidad online, entre la hiperrealidad neoliberal y la hiperrealidad virtual, entre anarquismo hippy y liberalismo económico. Esta curiosa mezcla de MacLuhan y Hayek es algo que no solo se explica por una creencia común en el determinismo tecnológico, sino que tiene raíces más profundas. En diversas ocasiones se ha llamado la atención sobre el hecho de que los hippies contestatarios de los setenta, tan aferrados a la autonomía individual, no tuvieran demasiados problemas para aclimatarse a las políticas liberales y de desregulación.

Propongo entender esta nueva constelación —la dialéctica entre el todos y el nadie— como la condición que explica lo que podríamos llamar sin exageración metafórica el retorno de la piratería en la era global. Hay piratería siempre que aparecen nuevas realidades disponibles respecto de las cuales no termina de estar claro a quién pertenece o de quién es la competencia. Era lógico que con el incremento de los bienes públicos de la humanidad —como el clima, la seguridad, el saber o la estabilidad financiera— haya aumentado también la incertidumbre acerca de su propiedad y gestión. La tímida configuración de la humanidad como sujeto e instancia de apelación convierte eo ipso en piratas a quienes antes eran Estados soberanos, propietarios o practicantes de alguna unilateralidad. La actual fluidificación de la propiedad se corresponde con el debilitamiento de la soberanía política en un mundo de interdependencias; ambos fenómenos comparten y tienen su origen en la misma lógica. La cartografía del mundo ya no establece un conjunto coherente y completo de unidades autosuficientes, sino un mapa incompleto, con zonas de soberanía ambigua, espacios de difícil regulación y responsabilidades difusas. Todo ello nos obliga a articular un nuevo equilibrio entre Estado, mercado y sociedad.

Un mundo de todos y de nadie (Paidós) de Daniel Innerarity se publica el martes. 192 páginas. 18.90 euros.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana