Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro francés de Hacienda dimite por una cuenta secreta en Suiza

Jérôme Cahuzac renuncia acusado de blanqueo de dinero y de cobrar fondos ilegales

El ministro francés de Prespuestos, Jérôme Cahuzac, este martes.
El ministro francés de Prespuestos, Jérôme Cahuzac, este martes. Reuters

El excirujano y ministro de Hacienda francés, Jérôme Cahuzac, mantuvo supuestamente abierta durante años, antes de llegar al Gobierno, una cuenta secreta en la Unión de Bancos Suizos (UBS) de Ginebra, según reveló en diciembre la página web Mediapart. Tras negar durante tres meses esta información, Cahuzac ha acabado dimitiendo de su cargo este martes, tras saber que la Fiscalía le considera sospechoso no solo de blanqueo de dinero y fraude fiscal, sino también de haber cobrado fondos ilegales de la industria farmacéutica cuando ejercía como médico. El Elíseo ha comunicado que François Hollande había “cesado en sus funciones a Jérôme Cahuzac a petición de este”, y ha añadido que le sustituirá el actual viceministro para Asuntos Europeos, Bernard Cazeneuve.

La primera crisis del Gobierno de Hollande, que prometió una República “irreprochable” al ganar las elecciones en mayo pasado, supone un nuevo revés político para el cada vez más impopular presidente socialista. Cahuzac era una pieza básica del equipo tributario y financiero de Hollande. Artífice de la reforma fiscal que, con medidas simbólicas como el impuesto del 75% a las rentas superiores al millón de euros —luego anulada—, trataba de hacer pagar más a los más ricos; gestor celoso de los Presupuestos y defensor de los recortes reclamados por Berlín, Cahuzac contó siempre con el apoyo de sus jefes y con la comprensión de la oposición, que nunca llegó a reclamar su dimisión.

Su renuncia demuestra que la política francesa mantiene un nivel de exigencia ética mayor que el de sus vecinos del sur. Según la investigación de Mediapart, Cahuzac abrió presuntamente una cuenta en Suiza a finales de los años ochenta, cuando era asesor del entonces ministro de Sanidad, Claude Évin, y la cerró en 2010, poco antes de convertirse en presidente de la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional. El diario digital aseguró que Cahuzac trasladó aquella cuenta —cuyo montante nunca ha trascendido— desde Suiza hasta Singapur, otro paraíso fiscal, mediante un complejo mecanismo de sociedades interpuestas.

Excirujano especializado en implantes capilares, Cahuzac habría ganado, según algunos testigos oídos por la fiscalía, grandes cantidades de dinero durante su carrera médica en estrecha relación con uno o varios laboratorios farmacéuticos. Además de blanqueo de dinero, la Fiscalía justificó la apertura de la causa judicial en “la complejidad de las investigaciones a realizar en Suiza y también en Singapur”. Y añadió que quiere aclarar el origen del dinero, ya que sospecha que, cuando ejercía la profesión médica, Cahuzac pudo percibir “emolumentos de una empresa cuyos servicios o productos dependen de la Seguridad Social”.

El día que Mediapart publicó la información, el todavía ministro declaró: “No tengo cuenta en Suiza y nunca la he tenido, y está claro que si ustedes publican eso, les atacaré”. Al ser preguntado sobre si viajó a Ginebra en 2010, Cahuzac dijo: “No más que a Milán, Turín o Nueva York”.

El diputado socialista, que desde que estalló el caso ha reivindicado su inocencia con singular énfasis, ha vuelto a negar las acusaciones este martes: “Dimito por el buen funcionamiento del Gobierno y de la Justicia”, ha explicado en un comunicado. “Pero esto no cambia nada sobre mi inocencia ni sobre el carácter calumnioso de las acusaciones lanzadas contra mí, y a eso voy a consagrar ahora todas mis energías”.

Esto no cambia en nada mi inocencia ni el carácter calumnioso de las acusaciones

Jérôme Cahuzac

La existencia de la cuenta suiza fue detectada en 2008 por Rémy Garnier, un inspector fiscal de Burdeos que fue denunciado por sus jefes por haber consultado sin permiso un banco de datos confidenciales de la agencia tributaria llamado Adonis. La principal prueba contra Cahuzac es una grabación telefónica del año 2000, que publicó Mediapart, en la que se oye a una voz —la policía ha confirmado que es la del exministro— confesar a un abogado especializado en asuntos fiscales que la cuenta suiza existía y le suponía “un problema” porque no sabía cómo cerrarla.

El director de Mediapart, Edwy Plenel, había pedido a la fiscalía, a través de una carta enviada el 17 de diciembre, que abriera una investigación contra Cahuzac. Un día después, este interpuso una denuncia contra la web por difamación.

El exministro, que acababa de comenzar a recibir a sus compañeros de Gabinete para meter la tijera a los presupuestos de cara a reducir el déficit público en 2014, será reemplazado por el viceministro de Asuntos Europeos, Bernard Cazeneuve, que a su vez será sustituido por Thierry Repentin, actual ministro delegado para la Formación Profesional.

Más información