Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un congresista republicano se refiere a los inmigrantes como “espaldas mojadas”

El partido conservador critica las palabras de su colega, que llegan en plena transformación para atraer al electorado hispano

El congresista republicano, Don Young.
El congresista republicano, Don Young. AP

El Partido Republicano se ha desmarcado de las declaraciones de uno de los suyos, el representante por Alaska, Don Young, que este jueves se refirió a los inmigrantes indocumentados como “espaldas mojadas”. El epíteto racista de Young llega justo en pleno proceso de reconversión estratégica del partido para atraer al electorado hispano. Desde el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, hasta el presidente de la formación, Reince Priebus, pasando por el líder de la mayoría republicana en la cámara Baja, Eric Cantor, y el número dos del mismo partido en el Senado, John Cornyn, los líderes conservadores han sido extremadamente duros en su reprobación al congresista por el uso de ese término peyorativo.

Mi padre tenía un rancho. Solíamos tener entre 50 y 60 espaldas mojadas para recoger tomates. Hoy sólo hacen falta dos para coger la misma cantidad de tomates porque casi todo lo hacen las máquinas”

Don Young

Preguntado sobre la reforma migratoria que se está negociando en el Congreso, Young respondió así durante una entrevista concedida a una radio local de Alaska. “Mi padre tenía un rancho. Solíamos tener entre 50 y 60 espaldas mojadas para recoger tomates. Hoy sólo hacen falta dos para coger la misma cantidad de tomates porque casi todo lo hacen las máquinas”. El Partido Republicano ha salido en tromba para denunciar las palabras de Young. “Las declaraciones de Young son ofensivas y son indignas del cargo que él ostenta”, ha dicho Boehner en un comunicado. “No me importa por qué las hizo. No hay excusa y debería ofrecer disculpas de inmediato”.

Aunque el propio Young emitió un comunicado horas después de que se emitiera la entrevista asegurando que usó “el término que solía emplearse en California cuando era pequeño” y que era consciente de que “en la actualidad el significado no es el mismo”, sus colegas de partido no parecen haber aceptado su aclaración.

En la misma línea que Boehner, Cantor ha dejado clara en otra nota que “no hay excusa suficiente parea emplear este tipo de lenguaje en público”. El presidente del Comité Nacional Republicano ha asegurado que las palabras de Young no representan el sentir de su partido. “El término empleado por el congresista no encarna, en absoluto, los principios y los valores del Partido Republicano”, ha asegurado Priebus en un comunicado. “Nuestra formación simboliza la igualdad de oportunidades de cada uno de los americanos y es un faro de esperanza para todos aquellos que buscan la libertad en el mundo”.

El término empleado por el congresista no encarna, en absoluto, los principios y los valores del Partido Republicano”

Reince Priebus

Hace dos semanas la dirección del Partido Republicano reconoció la necesidad de acometer reformas estructurales que permitan a la formación virar en profundidad su política para recuperar el apoyo del electorado. En un documento extremadamente autocrítico, la formación plantea abrirse a las minorías y abrazar la reforma migratoria que reclaman los votantes hispanos, que apoyaron la reelección de Barack Obama con más del 70% de los votos.

La agrupación de los políticos hispanos en el Congreso, presidida por el demócrata Rubén Hinojosa, ha tachado los comentarios de Young de “decepcionantes” y “detestables”. Entre las voces críticas con las palabras del congresista se han echado de menos la del senador de origen cubano, Marco Rubio, uno de los principales impulsores de la reforma migratoria que se negocia estos días en el Senado y uno de los líderes en alza del Partido Republicano. Su oficina ha informado de que Rubio no hará declaraciones porque está “observando una fiesta religiosa”.

Young, de 79 años, lleva representando a Alaska en el Congreso desde 1973. En la actualidad está siendo investigado por el Comité de Ética de la Cámara de Representantes por aceptar regalos y viajes de caza.