Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Venezuela entra en un limbo político

El régimen proclama presidente a Nicolás Maduro sin esperar a un nuevo recuento de los votos como exige la oposición

Maduro se proclama presidente. EFE

Venezuela entró el lunes en un limbo político. La contestada victoria del candidato chavista Nicolás Maduro sobre el candidato opositor, Henrique Capriles, por menos de 300.000 votos, según los datos oficiales del controvertido Consejo Nacional Electoral (CNE), consagra la división de los venezolanos en dos mitades y pone fin al proyecto hegemónico de la Revolución Bolivariana. La crisis política se agudizó por la tarde cuando el CNE proclamó presidente electo por los próximos seis años a Maduro, el gran derrotado moral de estas elecciones, sin esperar al recuento de los votos que exige la oposición. En algunos barrios de Caracas estalló entonces una ensordecedora cacerolada con los ciudadanos haciendo ruido con todo lo que tenían a mano. También hubo grupos de opositores que bloquearon el tráfico en la autopista que cruza la capital de este a oeste.

La proclamación es considerada precipitada e ilegal por la oposición. Capriles había anunciado horas antes que había enviado una solicitud al CNE para que impidiera que se llevase a cabo. Anunció que de producirse la “cobarde” proclamación de Maduro, este se convertirá en “un presidente ilegitimo y espurio”. El líder opositor insistió en que no cejará hasta que se cuenten todos y cada uno de los votos. Maduro “seguirá encargado de la presidencia, pero los venezolanos tienen derecho a conocer la verdad”, añadió.

El CNE informó de los últimos datos de las elecciones con el 99,17% de los votos escrutados. La ventaja de Maduro sube al 1,7%, con 7.559.349 votos a su favor (55,756%) frente a 7.296.876 (48,98%) de Capriles. Una mínima diferencia que aún podría reducirse cuando se cuenten los votos de los 100.000 venezolanos que viven en el extranjero. Vicente Díaz, el único miembro no chavista de los cinco rectores del CNE, pidió una auditoría de las actas electorales sobre la que aún falta una decisión del tribunal electoral. La ley permite que se revisen el 54% de los votos, medida a la que Maduro no se opuso en la noche electoral.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, manifestó el lunes su apoyo al “recuento completo” de los votos y ofreció la ayuda del organismo para llevarlo a cabo. En el mismo sentido se pronunció el Gobierno de EE UU. La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, calificó esas iniciativas de “injerencias en la soberanía nacional”.

La reclamación opositora, basada en más de 3.000 irregularidades acreditadas, siembra de dudas el futuro inmediato del país. Estaba previsto que el nuevo presidente jurase su cargo ante la Asamblea Nacional el próximo día 19. “El recuento de los votos puede llevar semanas y más que dar un vuelco al resultado reducirá más la diferencia entre los dos candidatos. Lo probable es que acabe en una impugnación ante el Tribunal Supremo”, opina el analista Manuel Felipe Sierra. El último candidato que no reconoció un resultado fue Rómulo Betancourt , uno de los padres de la democracia venezolana, en 1958 cuando la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez.

También genera incertidumbre la capacidad de Maduro para gobernar en estas condiciones un país que atraviesa una complicadísima situación económica. “No podrá gobernar como si no hubiera pasado nada contra la mitad del país. Tiene que entablar un diálogo urgente con la oposición y abrirse a la inversión privada. Es un presidente muy débil y debe dar un cambio radical. Aferrarse al radicalismo sería un desastre”, afirma Armando Durán, exembajador en España.

La sensación de derrota entre los chavistas es indisimulable y ya han empezado a producirse movimientos internos que cuestionan el liderazgo de Maduro. Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), ha dicho que los resultados obligan a una profunda “autocrítica” y ha señalado en su cuenta de Twitter uno de los éxitos de Capriles al lamentar que algunos chavistas se dejaran seducir “por la derecha perversa”. Buena parte de los casi 700.000 sufragios más logrados ahora por Capriles respecto de las elecciones del pasado 7 de octubre se deben al trasvase de votos de sectores pobres a su candidatura.

“El proyecto hegemónico bolivariano ha muerto”, afirma César Miguel Rondón, conductor del programa de radio de mayor audiencia del país. “Los chavistas apostaron todo en la campaña a la deificación de Chávez y fallaron. Maduro actuó como el médium de una sesión de espiritismo nacional que fracasó”, añade Manuel Felipe Sierra.

Pese al abuso inmisericorde de los recursos del Estado a su favor y de los medios públicos, Maduro perdió más de 600.000 votos en comparación con los obtenidos por un Chávez ya gravemente enfermo en los comicios de octubre.

La victoria moral de Capriles refuerza su liderazgo de la oposición de una manera indiscutida y abre definitivamente una nueva página en la historia política de Venezuela.

Más información