Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Unasur respalda a Maduro y crea una comisión para investigar la violencia

Los líderes suramericanos piden un clima de tolerancia que beneficie al pueblo venezolano

Maduro, tras la reunión. EFE

Tras casi dos horas de reunión privada de los jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), a la que luego se sumaron otros delegados —cancilleres y embajadores—, el presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, salió sonriente, y agradeció, con el puño izquierdo en alto, la declaración de los mandatarios del bloque. El acuerdo de consenso fue presentado a la 1.15, hora de Lima, y concluyó con un saludo al sucesor del expresidente Hugo Chávez y un llamado al diálogo y a un clima de tolerancia.

En el primer punto, la declaración del Consejo de jefes y jefas de estado de Unasur —tras la reunión extraordinaria de Lima— “felicita al pueblo venezolano por su masiva participación en la elección del 14 de abril último” y “saluda al presidente Nicolás Maduro por los resultados de los comicios y su elección como presidente”.

El acuerdo insta “a respetar los resultados oficiales de la elección presidenciales emanados del Consejo Nacional Electoral (CNE), autoridad venezolana competente en la materia”, y afirma que “todo reclamo, cuestionamiento o procedimiento extraordinario que solicite alguno de los participantes del proceso electoral deberá ser canalizado y resuelto dentro del ordenamiento jurídico vigente y la voluntad democrática de las partes”.

La cita extraordinaria para abordar la situación en Venezuela se produjo pocas horas después del anuncio del CNE en Caracas de que realizaría la auditoría del 46% de máquinas de votación restantes. Por ello, el documento final refiere que los jefes de estado tomaron “nota positiva de la decisión del Consejo Nacional Electoral de implementar una metodología que permita una auditoría del total de las mesas electorales”.

Antes de la cita del bloque regional, el internacionalista Farid Kahhatt declaró a EL PAÍS que en situaciones de polarización como la que atraviesa Venezuela, ayuda que un tercero plantee a una de las partes una obligación, en vez de que lo haga el sector que está enfrentado, en este caso, la oposición liderada por Henrique Capriles. En esa línea, el punto cuarto de la declaración “hace un llamado a deponer todo actitud o acto de violencia que ponga en riesgo la paz social del país e invoca asimismo al diálogo y a contribuir un clima de tolerancia en beneficio de todo el pueblo venezolano”.

El bloque expresa también “su solidaridad con los heridos y las familias de las víctimas fatales del 15 de abril de 2013”, sin embargo, no toma posición acerca de los responsables de las agresiones, lo cual respalda la tesis de Maduro, quien atribuye la iniciativa de la violencia a la oposición.

Por último, en el punto quinto, la declaración de Unasur “acuerda la designación de una comisión para acompañar la investigación de los hechos violentos del 15 de abril de 2013”.

Después de que una funcionaria de protocolo leyera la declaración delante de todos los dignatarios reunidos en Palacio de Gobierno, el presidente peruano Ollanta Humala recalcó que con ese acuerdo expresaban la “posición de Unasur, de que siempre estaremos en la tarea de acompañar, fortalecer, cooperar en los procesos que se están dando, (y en) el fortalecimiento de la democracia”.

En los medios peruanos trascendió que las posiciones de los gobiernos de Chile y Colombia causaron cierto retraso para el logro del consenso. Los presidentes rápidamente dejaron el salón de la reunión. La mayoría de los jefes de estado seguirá su camino desde Lima a Caracas para asistir al juramento de Nicolás Maduro, quien deja el país andino fortalecido, aunque a la vez señalado por sus pares en cuanto a la necesidad de la tolerancia y diálogo. La comisión de Unasur que se forme tiene un encargo bastante serio si lo asume como tal.