El ministro de Defensa de Colombia: “La paz se logrará por la razón o por la fuerza”

En su viaje a EE UU, Juan Carlos Pinzón defiende la labor de su cuerpo de seguridad como garante de las negociaciones con las FARC

El secretario de Defensa de EE UU, Chuck Hagel, saluda a su homólogo colombiano, Juan Carlos Pinzón. AFP

En su visita a Estados Unidos, el ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, ha constatado que, pese a que el presupuesto destinado por este país a Colombia ha descendido sustancialmente, el Estado sudamericano sigue siendo uno de los principales socios en materia de seguridad de EE UU en la región. La importancia fundamental de las fuerzas armadas en el debilitamiento de las FARC y la necesidad de garantizar su refuerzo para afianzar el proceso de paz es la consigna que Pinzón ha reiterado en sus reuniones con el director de la CIA, John Brennan, o con el secretario de Defensa, Chuck Hagel, cuyo encuentro con su homólogo colombiano es el primero con un miembro de un Gobierno de América Latina que mantiene desde que ocupó su cargo en febrero de este año.

Nuestras fuerzas de seguridad son las que han construido el futuro de la paz en Colombia"

Juan Carlos Pinzón

“Nuestras fuerzas de seguridad son las que han construido el futuro de la paz en Colombia. Es a costa de su esfuerzo cómo se ha forjado la paz y seguiremos manteniendo esa presión sobre los grupos terroristas, como quiere el presidente [Juan Manuel] Santos. Así es como se ha cambiado al pueblo colombiano y eso es lo que se lo seguirá cambiando”, ha asegurado Pinzón este miércoles en un encuentro con la prensa en Washington. El ministro es uno de los miembros del Gabinete de Santos más suspicaces con respecto al proceso de paz con las FARC que se está negociando en Cuba. “Colombia alcanzará la paz por la razón, como se está tratando de hacer en estos momentos, o por la fuerza, como hasta ahora”, ha asegurado el ministro.

Las negociaciones impulsadas por Santos ha puesto en el punto de mira los excesos realizados por los cuerpos y fuerzas de seguridad colombianos durante el conflicto. El Fiscal General de Colombia ha insinuado la posibilidad de que los militares con delitos de sangre también entren en el proceso de paz. “Nadie puede imaginarse un escenario de paz donde se ofrezcan ventajas a los criminales a quienes han violado el código criminal de arriba abajo y no se pueda considerar que algún tipo de beneficio pueda darse para los miembros de la fuerza pública que en este largo conflicto cometieron algún acto ilegal”, ha indicado el ministro.

EE UU, que respalda el proceso de paz, ha quedado un tanto relegado del mismo al desarrollarse, en una de sus fases, en Cuba, una isla con la que este país no mantiene relaciones. Las negociaciones con las FARC se siguen con interés en el Capitolio. La guerrilla colombiana remitió la semana pasada una carta a 62 congresistas estadounidenses en las que les solicitaba que ayudaran en el proceso. La misiva era una respuesta a la petición que los legisladores dirigieron al Departamento de Estado instándole a que diseñara políticas que sirvieran a las necesidades de las negociaciones. “En mis encuentros en Washington me he encontrado un deseo de apoyo al proceso del presidente Santos y una voluntad de fortalecer a las fuerzas armadas para acelerarlo”, ha asegurado Pinzón. Sobre la carta de las FARC: “Obviamente no hemos hablado de eso, es como si esa carta no hubiera existido”.

Colombia necesita de unas fuerzas de seguridad creíbles para garantizar el desarrollo y el fortalecimiento de las actividades de paz”

Juan Carlos Pinzón

Aunque Santos ha optado por el diálogo, su ministro de Defensa sigue apostando por el fortalecimiento de su cuerpo policial y militar, contrariamente a lo que han demandado las FARC en sus reuniones en Cuba. “Este es un tema que a Santos ni siquiera se le ocurre entrar a discutir con los grupos terroristas”, ha asegurado Pinzón. “Colombia necesita de unas fuerzas de seguridad creíbles para garantizar el desarrollo y el fortalecimiento de las actividades de paz”, ha insistido.

En su viaje, el ministro colombiano ha buscado la garantía de que EE UU continúe apoyando económicamente a sus fuerzas de seguridad, que él ha presentado como claves para el proceso de paz, pese a la reducción de las ayudas a Colombia por parte de la Administración Obama. “Nuestras relaciones trascienden del Plan Colombia y ahora se van a centrar en el apoyo de capacidades y estrategias específicas para seguir combatiendo el narcotráfico y el crimen organizado. En ese esfuerzo por mantener la seguridad contamos con el apoyo de EE UU”, ha afirmado Pinzón.