Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Gendarmería mexicana será presentada el 16 de septiembre

La nueva fuerza de seguridad operará en lugares donde actualmente se encuentra el Ejército

La Gendarmería mexicana, anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto en diciembre, tendrá su presentación a los ciudadanos en el desfile del 16 de septiembre, día de la Independencia del país, ha anunciado Carlos Humberto Toledo Moreno, Inspector General de la Comisión Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación (Interior). En el Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia, el funcionario ha detallado las tareas de los primeros 10.000 elementos de esta fuerza de seguridad que ya se encuentra en preparación.

Toledo ha señalado que de todos los elementos unos 8.500 son soldados y 1.500 marinos. Según el funcionario, el entrenamiento de estos miembros de la Gendarmería servirá para que su mentalidad militar cambie a la de un policía que se acerca a la ciudadanía. Además, ha reconocido que se seleccionaron a fuerzas castrenses debido a la premura con la que el Gobierno mexicano debía preparar el lanzamiento de este grupo. “No podría hacerse una selección, una preparación, una adaptación tan rápido con elementos que no estuvieran familiarizados con los temas de disciplina y vocación de servicio”, ha dicho en un panel de discusión.

Las funciones de la nueva Gendarmería mexicana, ha asegurado Toledo, no invadirán las tareas de la Policía Federal. Incluso ha explicado que ocupará sitios donde ahora está el Ejército mexicano y por lo que el Gobierno ha sido cuestionado. “La Policía Federal va a estar fundamentalmente en las carreteras, en las ciudades, concretamente como policía de proximidad. La Gendarmería va a estar ubicada fundamentalmente en lugares estratégicos, digamos instalaciones de PEMEX, lugares donde el Ejército en estos momentos se encuentra presente”, ha dicho.

Toledo fue insistente en que la Gendarmería no será un cuerpo esencialmente militar aunque en sus inicios sólo cuente con elementos con preparación castrense. El anuncio ocurrió en medio de una mesa redonda sobre la función de las policías en México, en la que también participaron el general Óscar Naranjo, asesor externo de la Presidencia de la República; Rodrigo Medina, Gobernador del Estado mexicano de Nuevo León; y Ernesto López Portillo, director del Instituto para la Seguridad y la Democracia. Fue López Portillo quien cuestionó a Toledo frente al público del foro sobre la implementación de la Gendarmería. “Ojalá no (ocurra), no a la militarización de la función pública, ojalá tengamos tiempo para consultarlo y generar alternativas”, ha expresado.

Por su parte, el general colombiano Óscar Naranjo, asesor en materia de seguridad de la Presidencia de la República, ha dicho estar de acuerdo con la decisión de iniciar el proyecto con militares a pesar de que en su ponencia señaló que “la militarización de la policía hace mucho daño”. Naranjo ha asegurado que existirán constantes auditorías a este cuerpo policial para evitar que desarrolle funciones militares.“Entiendo que el propósito no es militarizar la policía, simplemente dar origen a un cuerpo institucional, que en apoyo a una visión de una Policía Federal, con mayor capacidad, movilidad y especialización asuma ese reto”, ha expresado.

Los integrantes de la mesa de debate coincidieron que entre los problemas de la policía mexicana están las deficientes condiciones de trabajo de los elementos que poseen bajos sueldos y pocas prestaciones, su integración en la sociedad a la que protegen, así como una confusión sobre la autoridad que sus mandos policiales y el Ministerio Público tienen sobre sus funciones.