Xi Jinping y Peña Nieto firman el ‘pacto del tequila’

Los presidentes de China y México acuerdan medidas para reequilibrar la relación comercial y profundizar en la asociación estratégica entre los dos países

Xi Jinping (i), junto a Peña Nieto en Ciudad de México. / José Méndez (EFE)

Los presidentes de China y México elevaron el martes la relación de sus países al nivel de asociación estratégica integral o, dicho de otra forma, firmaron el pacto del tequila, ya que la bebida nacional mexicana será a partir de ahora uno de los ingredientes principales del intercambio comercial entre las dos naciones. Xin Jinping y Peña Nieto se comprometieron a dejar atrás las desavenencias del pasado y a cooperar en el futuro en pie de igualdad.

En una comparecencia conjunta ante la prensa, el presidente mexicano señaló que en la reunión con su homólogo chino se había tratado como primer punto la necesidad de “buscar un mayor equilibrio de la balanza comercial”, que actualmente es desfavorable a México en más de 50.000 millones de dólares. Agradeció a Xi Jinping su apoyo para acabar con los obstáculos que han impedido en la última década la entrada de productos mexicanos en China y anunció sendos acuerdos para que el gigante asiático comience a importar carne de cerdo y tequila. El presidente chino cifró en 1.000 millones dólares los contratos comerciales acordados en esta materia.

Peña Nieto anunció también el compromiso de resolver de forma amistosa el litigio que mantienen los dos países en el sector textil –México ha denunciado a China ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por prácticas desleales como vender productos a precios por debajo de su coste o dar subvenciones gubernamentales a su industria- y la creación de dos grupos conjuntos de empresarios y funcionarios de alto nivel para explorar las oportunidades de inversión. En este sentido, apuntó que, además de aumentar las inversiones chinas en México –actualmente en un nivel insignificante, inferior a los 300 millones de dólares-, su país podría servir de plataforma para exportar productos chinos a Estados Unidos.

Esas posibilidades de inversión en México, precisó Xi Jinping, se enfocarán hacia las infraestructuras, el sector de la energía y la minería. El presidente chino anunció la celebración en México en 2015 de la primera cumbre de empresarios chinos y latinoamericanos y la creación en este país del primer centro cultural de China de toda América Latina. También se adoptaron acuerdos para el intercambio de estudiantes y el fomento del turismo entre las dos naciones.

Los dos líderes, que no fueron muy concretos a la hora de poner números y fechas a los acuerdos, sí enfatizaron que hay un nuevo clima de cooperación en la relación entre ambos países –Peña Nieto llegó a hablar de “hermandad”- y el ánimo de compartir una agenda en los foros multinacionales.

En los dos sexenios anteriores –durante las presidencias de Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012)- las relaciones entre los dos países estuvieron marcadas por el distanciamiento político y la competencia económica. México criticó en 2009 la decisión china de poner en cuarentena a los mexicanos residentes allí a raíz de la epidemia de gripe A y Calderón recibió al Dalai Lama en 2011, lo que motivó que Pekín congelase un acuerdo para la importación de carne de cerdo.

La rivalidad económica ha estado centrada principalmente en el sector de las manufacturas y en el acceso al mercado de EE UU. México ha sido superado por el gigante asiático en cuota de mercado en el vecino del norte. Las exportaciones de manufacturas chinas a EE UU, que en 2001, cuando entró en la OMC, suponían el 8% fueron en 2102 del 19%, mientras que las mexicanas representaron el año pasado el 12%, igual que en 2000, según la agencia Bloomberg.

Ninguno de los dos mandatarios hizo referencia alguna durante su encuentro con los medios al problema de la exportación por China de precursores químicos con los que se fabrican drogas sintéticas ni a la existencia de contrapartidas diplomáticas mexicanas a la nueva actitud de Pekín como el apoyo de México a sus reivindicaciones de soberanía en el Mar de China o para que ejerza su influencia para aislar a Taiwán en la región. La isla es reconocida por todos los países de Centroamérica, salvo Costa Rica.

El presidente chino aterrizó pasadas la una de la tarde del martes en la capital mexicana acompañado por su esposa, la soprano Peng Liyuan, y una amplia delegación de funcionarios y empresarios. El miércoles, Xi Jinping pronunciará un discurso en el Congreso y se reunirá con una representación de empresarios mexicanos. El jueves partirá para Yucatán donde visitará la zona arqueológica de Chichén Itzá, antes de viajar a EE UU.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Las claves del día 7 de mayo

El País Madrid

Cinco noticias que deberías conocer mientras desayunas

Diputado busca doble

Un parlamentario mexicano lanza un concurso para buscar un sosias que le represente en los actos públicos

El alquiler llega para quedarse

El parque dedicado al arrendamiento residencial ha crecido hasta el 15% con la crisis

EL PAÍS RECOMIENDA

La resaca eterna de Magaluf

Daniel Verdú Magaluf

La nueva normativa y los escándalos del año pasado no impiden que vuelvan las fiestas etílicas y siga la degradación

Quimeras para incubar órganos humanos

Un tipo de células madre permite crear tejidos humanos en embriones animales

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana