Los manifestantes de São Paulo son tachados de vándalos por las autoridades

Las manifestaciones protestan contra el aumento de los precios del transporte público

Las protestas dejaron 85 autobuses dañados y 137 líneas paralizadas

Protesta en São Paulo este martes. / NELSON ALMEIDA (AFP)

Las manifestaciones del martes por la noche en São Paulo contra el aumento de las tarifas de los transportes públicos, que duraron cinco horas y casi paralizaron a la ciudad, fueron tachadas de “clima de guerra” por las autoridades. Los 5.000 manifestantes también fueron calificados con dureza de “vándalos” por el gobernador del Estado, Gerardo Alckmin del partido opositor PSDB.

El alcalde, Fernando Haddad, del partido del Gobierno (PT), condenó por su parte la manifestación. “Personas que no se conforman con el estado democrático de Derecho, pasaron a adoptar la provocación, la intimidación, la agresión y la destrucción”, dijo desde París, donde se encuentra con Alckimin, quién agregó: “Es intolerable la acción de revoltosos y de vándalos destruyendo el patrimonio público y deben pagar por ello. Se trata de un patrimonio colectivo. Destruir autobuses, que son exactamente para servir a la población, es inaceptable”. 

Según Haddad, “la libertad de expresión está siendo garantizada, pero los métodos adoptados para la protesta no son aprobados por la propia sociedad”.

Para los seguidores del Movimiento Passe Livre, que se dice apartidista pero cuenta con la participación de izquierda y movimientos anarquistas, la confrontación fue el resultado más bien de una “revuelta popular” y de la “excesiva violencia de la policía”. El grupo organizador de la protesta se dijo contrario a la violencia y reconoció que en un cierto momento “no consiguió controlar a los manifestantes”.

El balance de la policía de las acciones violentas fue de 85 autobuses dañados, que paralizaron 137 líneas del transporte público en el que viaja más de un millón de pasajeros al día. También resultaron dañadas varias estaciones de metro y las agencias de los bancos Itaú, Bradesco y Santander.

El movimiento organizador de la manifestación está recogiendo dinero para pagar las fianzas de las decenas de personas detenidas por la policía.

Las manifestaciones de São Paulo, a las que este jueves seguirá otra en el centro de Río, adquieren al mismo tiempo una fuerza política: el año próximo tendrán lugar las elecciones presidenciales, junto con las de gobernadores y diputados federales y estadales. En São Paulo el expresidente Lula da Silva consiguió el año pasado la elección de su pupilo Haddad, ministro de Educación del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff pero desconocido en Sâo Paulo.

El año próximo, el reto de Lula es arrancar al opositor PSDB el mando del mayor Estado del país, que gobierna desde más de una década. Sin embargo, en el último sondeo Alckmin aparece como favorito para su reelección y para disputar el Gobierno del Estado con Lula. Según algunos medios políticos, le ganaría por un 46% contra un 24%. 

La dureza del gobernador contra las manifestaciones puede funcionar también, según los analistas, como una forma de ganarse a la clase media, algo fundamental para su reelección.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana