São Paulo vive una batalla campal entre policías y manifestantes

La ciudad vive una batalla de bombas de humo, gases lacrimógenos y pelotas de goma

Las calles del centro de São Paulo se convirtieron en la noche de este jueves en un campo de batalla por la cuarta manifestación contra el aumento de la tarifa del transporte público. La policía militar, que ya había advertido el miércoles de que iba a reprimir duramente a los manifestantes tras varios episodios de vandalismo en los que se rompieron escaparates y se formaron barricadas con fuego, cumplió su palabra. Al menos 55 personas resultaron heridas y el propio alcalde de la ciudad, Fernando Haddad, afirmó que en esta ocasión la protesta estuvo marcada por la "violencia policial".

El lanzamiento de gas pimienta, bombas de humo, gas lacrimógeno y pelotas de goma por parte de los antidisturbios de la policía militar comenzaron sobre las ocho de la noche, hora local, cuando la multitud se dirigía hacia la Avenida Paulista, uno de los centros financieros de la ciudad. La policía pretendía evitar la concentración en la avenida y cercaron a los manifestantes en la plaza Roosevelt, a unos tres kilómetros de la arteria principal de la urbe.

“Nos recibieron con bombas de humo y nos dispersamos en varios grupos. En el mío nos sentamos en el suelo, en un gesto de pasividad, y lo que recibimos fue una bomba de gas lacrimógeno que cayó en el pie de una chica. Ella se levantó sangrando”, relata William Jose Cega, estudiante de historia de 21 años. La policía arremetió contra los manifestantes incluso cuando se encontraban en grupos pequeños, alejados del tumulto.

Giuliana Vallone.

La agresividad de la policía la sufrieron también los periodistas. Siete reporteros de la Folha de S. Paulo resultaron heridos y a dos de ellos les dispararon pelotas de goma en el rostro mientras cubrían las protestas. Giuliana Vallone, reportera de la televisión del diario, estaba en un aparcamiento, alejada del conflicto, cuando le dispararon en la ceja y tuvieron que llevarla al hospital, donde le dieron 15 puntos de sutura. Su foto con el ojo hinchado y cubierta de sangre recorrió las redes sociales como símbolo de la desorbitada actuación policial.

Otros periodistas fueron detenidos, uno de ellos por llevar vinagre en la mochila. El vinagre, colocado en un pañuelo sobre la cara, inhibe el efecto del gas lacrimógeno y el spray de pimienta. La policía, sin embargo, lo consideró un arma potencial.

“Corrí 500 metros por la acera huyendo de un policía que me perseguía en moto, mientras la gente gritaba: ‘atropéllalo”. El relato de Rafael Cassio Vitor, estudiante de 24 años, refleja cómo la sociedad paulista se mantiene dividida en situaciones como esta.

“Nuestra élite da asco, es vergonzosa y solo se preocupa por ir bien vestida con su abrigo de piel. He escuchado comentarios horribles de personas cercanas a mí contra los que protestan”, lamentaba Adriana Arias, periodista de 47 años, una de las pocas manifestantes que superaba la treintena y que decía estar en contra del vandalismo de los últimos días.

“Yo rompí muchas cosas porque cuando ves todo ese aparato policial en tu cara y no sabes cómo defenderte, lo único que sabes hacer es pisar el callo de quien más tiene”, reconoce Cassio. “Pero es que el verdadero vandalismo es pasar dos horas en un autobús y la gente solo se preocupa porque rompamos vitrinas y se olvidan de lo que vivimos diariamente en esta ciudad. La discusión no es por 20 céntimos [el aumento del precio del transporte] es por lo que significa la circulación de personas. Doy clases a niños de la periferia que tienen que elegir un día para venir porque no tienen dinero para su transporte. Eso no puede llamarse transporte público”, clama Cassio en el metro una vez acabada la protesta.

Tanto el gobierno municipal del Partido de los Trabajadores de la presidenta Dilma Rousseff, como el estatal, del PSDB, principal opositor, acordaron aumentar la tarifa de 3 a 3,20 reales (de 1,4 a 1,5 dólares, de 1,05 a 1,10 euros) del autobús, metro y trenes del estado. Ambos edulcoraron la subida, de más de un 6%, argumentando que se sitúa por debajo de la inflación acumulada.

El argumento de Cassio lo repetían otros manifestantes. “Aún tenemos que escuchar que nos estamos manifestando por 20 céntimos”, lamenta Debora Ungaretti, estudiante de derecho de 23 años. “El acto no es solo contra esta subida puntual, es contra un aumento histórico durante 15 años en los que el billete ha subido mucho más que la inflación”, explica Ungaretti.

Tanto el alcalde Haddad como el gobernador Geraldo Alckmin descartaron una reducción de la tarifa tras la manifestación de ayer.

Durante los últimos días de manifestación la prensa brasileña, en manos de familias de la considerada élite, fue duramente criticada en las redes sociales por llamar vándalos a los manifestantes brasileños, mientras se calificaba de activistas a los turcos. Los titulares de este viernes ya son otros.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

A la caza del ‘pastel’ cubano

La normalización de relaciones abre negocios para los empresarios de EE UU

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

La exmujer del gobernador Arturo Montiel logra ver a los hijos después de tres años de lucha judicial

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana