Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela difunde una grabación que muestra disensos entre la oposición

Los ministros de Maduro muestran una grabación de la diputada María Corina Machado que cuestiona el liderazgo de Capriles

La diputada opositora venezolana María Corina Machado.
La diputada opositora venezolana María Corina Machado. EFE

“Le ha dicho al Departamento de Estado que la única manera de salir de esto es provocar y acentuar una crisis”. Son las palabras que una voz - que supuestamente correspondería a la antigua precandidata presidencial y diputada opositora María Corina Machado - atribuye a Ramón Guillermo Aveledo, Secretario Ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) – la alianza unitaria de los partidos de oposición en Venezuela-, quien la semana visitó Washington DC. La afirmación la comparte con un respetado historiador y exdiplomático venezolano, Germán Carrera Damas, en una conversación grabada de manera furtiva que el Gobierno de Maduro difundió este miércoles en Caracas.

El ministro de Información y Comunicación, Ernesto Villegas, y el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, hicieron las veces de filtradores de la grabación en una rueda de prensa que buscaba satisfacer el morbo que se ha despertado entre medios y público venezolanos, tras una cadena de audios obtenidos de escuchas ilegales y que han sido dados a conocer en las últimas semanas. Villegas emplazó a Aveledo a que revele el cometido de su reciente encuentro con funcionarios del Departamento de Estado y atenúe las sospechas de que, como el Gobierno se ha apresurado en concluir a partir del audio, intentaba vender a Washington un cortocircuito para derrocar al gabinete de Nicolás Maduro. De todas maneras, Jorge Rodríguez –que también fue jefe de campaña del oficialismo en las recientes elecciones presidenciales de abril- adelantó su opinión: “Ir a hablar con el Gobierno de un país extranjero para agredir las instituciones de la patria venezolana está tipificado como traición a la Patria".

La diputada Machado ha admitido que se trata de su voz y de una conversación en la que participó, pero editada y condensada a conveniencia del Gobierno. “Asumo la responsabilidad de lo que dije pero no de lo que me inventan”, ha sido su argumento de defensa, a la par que denunciaba la intromisión del Estado en una conversación privada que tenía lugar en una residencia particular.

Sin embargo, la divulgación ha dado publicidad a las versiones, hasta ahora soterradas, sobre el disenso que se gesta en el interior de la alianza opositora por lo que, según juzgan algunos de sus sectores, se trata de una inexplicable parálisis del liderazgo que encarna el excandidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, frente a una presunta debilidad del régimen chavista. “Lo de Capriles, que ha tomado unas posiciones firmes pero que, al retractarse el miércoles 17, nos dio una terrible señal”, dice Machado a su interlocutor en la grabación. Sus palabras harían alusión a la fecha en que el también gobernador del Estado Miranda suspendió una marcha multitudinaria que se proponía alcanzar la sede del organismo electoral en Caracas para demandar un recuento de los votos.

En esas primeras semanas del Gobierno de Maduro, este parecía escorado por el drenaje de legitimidad y de apoyo electoral. Luego, las revelaciones producidas por un audio en el que Mario Silva, un influyente conductor de programas de opinión de la televisión oficial, pasaba revista a las disputas intestinas del chavismo, se dejaron oír como un réquiem para la revolución en declive.

Pero lo que parecía la ofensiva final del asalto al poder por parte de la oposición fue perdiendo fuelle. Este jueves, el propio Capriles Radonski se vio obligado a aclarar que en los sectores antigubernamentales existen “espacios para pensar distinto”, al desestimar el significado de la grabación divulgada por el Gobierno También llamó a sus seguidores a organizarse para enfrentar con éxito las venideras elecciones municipales del 8 de diciembre.

Acuciado por esas críticas y por líderes de opinión que exigen que el comando de Capriles libere otros audios de Mario Silva, el excandidato presidencial debió aclarar que, si bien “lo que vaya a suceder, el segundo o tercer audio, lo que exista, se le informará al país”, no debería ser ese el foco de atención de los movimientos de contestación al bolivarianismo. “Los audios no son los que van a cambiar al Gobierno. No por mucho madrugar amanece más temprano. Esto hay que conducirlo con cabeza”.